_
_
_
_
_

Ryanair remonta las pérdidas de la pandemia al ganar 1.430 millones en su último ejercicio fiscal

La aerolínea de bajo coste aumenta un 10% sus tarifas y espera aumentar su tráfico también un 10%

Ryanair
Sede de Ryanair en Dublín.CLODAGH KILCOYNE (REUTERS)
Ramón Muñoz

Ryanair registró un beneficio neto en su último ejercicio fiscal (del 1 de abril de 2022 al 31 de marzo de 2023) de 1.430 millones de euros, frente a las pérdidas de 355 millones del ejercicio anterior, afectado aún por los efectos de la pandemia. Los ingresos totales alcanzaron los 10.780 millones de euros, lo que supuso un aumento del 124% frente a los 4.800 millones del ejercicio fiscal previo. Del total de facturación, destacó la venta de servicios complementarios (equipajes, servicio a bordo, elección de asiento, etcétera) que generó 3.840 millones de euros, una media de 23 euros por pasajero.

La compañía ha explicado que estos resultados se deben “a la fuerte recuperación del tráfico en el ejercicio, la mejora de las tarifas, una base de costes líder en el sector y unas ventajosas coberturas de combustible”. No obstante, en el cuarto trimestre fiscal la aerolínea de bajo coste perdió 154 millones

El tráfico en el año fiscal aumentó un 74%, hasta 168,6 millones de pasajeros (+13% sobre el tráfico del ejercicio 2021-2022). El factor de ocupación se situó en el 93% frente al 82% del ejercicio anterior. Las tarifas anuales aumentaron un 10% respecto a los niveles anteriores a la covid, y los costes unitarios sin combustible cayeron a 31 euros. Los costes operativos de Ryanair se elevaron un 75% alcanzando los 9.200 millones de euros debido al conjunto de varios factores. Por un lado, los costes de combustible se duplicaron hasta los 3.900 millones, mientras que el resto de costes crecieron un 54%.

La cuota de mercado de Ryanair ha crecido “significativamente” en la mayoría de los mercados de la Unión Europea (UE), ya que en el ejercicio 2023 operó el 116% de su capacidad anterior a la covid, ha explicado la compañía. Los aumentos más notables se registraron en Italia (del 27% al 40%), Polonia (del 26% al 36%) e Irlanda (del 49% al 58%). En España, las ventas alcanzaron los 1.883 millones de euros en este periodo, duplicando los obtenidos en el ejercicio anterior, y convirtiendo al español en el segundo gran mercado geográfico, solo por detrás de Italia.

En cuanto a la situación financiera, el flujo de caja a 31 de marzo era de 560 millones de euros positivos, en comparación con los 1.450 millones de deuda neta que registraba la empresa un año antes, enjugando incluso la inversión en capital, que alcanzó los 1.900 millones de euros. La compañía mantendrá el efectivo para minimizar los costes financieros ya que, a partir del año 2027, tendrá que afrontar una inversión en aviones de más de 2.000 millones de euros por año.

Ryanair ha anticipado que este verano operará “la mayor programación de su historia”, con casi 2.500 rutas con más de 3.000 vuelos diarios, aprovechando el restablecimiento del tráfico y los acuerdos de crecimiento plurianuales negociados por sus equipos. “Las reducciones estructurales de capacidad en la UE tras las numerosas quiebras o reducciones de flota de las aerolíneas europeas durante la covid, los altos precios del petróleo (que disuaden a las aerolíneas más débiles y sin cobertura de riesgos de añadir capacidad), la escasez de aviones (nuevos y alquilados) y el regreso de los visitantes asiáticos y estadounidenses a Europa (debido a la gran fortaleza del dólar) hacen que, aunque la capacidad europea de corto recorrido siga por debajo de los niveles anteriores a la covid, la demanda sea notablemente sólida”, ha explicado Ryanair.

La compañía ha añadido que su creciente ventaja en costes unitarios sobre todos los competidores, su cobertura de combustible, su sólido balance y su cartera de pedidos de aviones de muy bajo coste, así como su probada resistencia operativa, “crean enormes oportunidades de crecimiento en los próximos años”.

De cara al próximo año fiscal, Ryanair espera aumentar el tráfico hasta los 185 millones de usuarios (+10%), aunque los recientes retrasos en las entregas de Boeing pueden reducir ligeramente este objetivo. Asimismo, prevé un aumento de costes, especialmente en el de las coberturas del combustible. La compañía concluye que su creciente ventaja en costes unitarios sobre todos sus competidores, su cobertura de combustible, su sólido balance y su cartera de pedidos de aviones de muy bajo coste, así como su probada resistencia operativa, “crean enormes oportunidades de crecimiento en los próximos años”

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ramón Muñoz
Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_