_
_
_
_
_

¿Si cobro el salario mínimo cuándo notaré la subida? ¿Me afecta si trabajo de empleada del hogar por horas?

Claves del aumento del SMI hasta los 1.080 euros, que afectará a dos millones y medio de trabajadores

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante una comparecencia en Madrid. Foto: ALBERTO ORTEGA (EUROPA PRESS)

Desde el pasado 31 de enero, ningún empleado que desempeñe un trabajo a jornada completa podrá cobrar menos de 1.080 euros repartidos en 14 pagas. En España esta subida afectará a 2,5 millones de trabajadores que cobran el mínimo legal, según las estimaciones de los sindicatos. Tras el anuncio del martes, el salario mínimo interprofesional (SMI) crece un 8% con respecto a los 1.000 euros que estaban estipulados hasta ahora y alcanza los 15.120 euros anuales.

¿Cuándo entrará en vigor el alza del SMI?

La medida, que anunció este martes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se aprobará el próximo 14 de febrero en Consejo de Ministros y tendrá carácter retroactivo desde el 1 de enero. Se aplicará a todos los sectores, estén o no regulados por convenios.

¿Cómo ha progresado el SMI en los últimos años?

En la última década, el mínimo que puede percibir un trabajador por su actividad ha escalado desde los 645,3 euros mensuales en 2013, hasta llegar a los 1.080 actuales. El mayor incremento histórico se produjo en 2019, cuando el Gobierno le dio un impulso del 22,3%, incrementando la cuantía desde los 735,9 a los 900 euros. En total, desde 2018, se ha subido la retribución mínima en casi un 50%.

¿Afecta la medida a los subsidios por desempleo?

Sí, el aumento en los sueldos base también tendrá impacto en las rentas de los subsidios por desempleo. La razón es que para poder cobrar esta ayuda, la persona desempleada no puede tener rentas superiores al 75% del salario mínimo interprofesional. Al subir el SMI, ese 75% pasa de ser de 750 euros a ser de 810 euros. Así, el número de potenciales beneficiarios del subsidio de desempleo también aumentará ligeramente.

¿Quiénes se beneficiarán de la subida?

En España hay 8,5 millones de personas que cobran menos de 15.120 euros al año, según un informe del sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha). Dentro de este grupo, que supone el 46,1% de los trabajadores, se incluyen aquellos que tienen jornadas parciales, por lo que la nueva regulación no les afectaría directamente a todos, solo a los dos millones y medio que cobran actualmente el salario base.

¿Cómo se aplica a quiénes trabajan por horas?

El salario pactado tiene que ser igual o mayor al salario mínimo interprofesional (SMI) establecido cada año. Si la jornada acordada es de 40 horas a la semana y la retribución se abona en 14 pagas al año, el SMI establecido para 2023 es de 1.080 euros al mes. Si se abona en 12 pagas es de 1.260 euros. Si el trabajo se retribuye por horas, se aplicará el SMI por hora.

El caso de las empleadas del hogar

Para el empleo doméstico, el salario mínimo por hora estaba estipulado en 7,82 euros en 2022. Esta cifra ya incluye la parte proporcional de domingos y festivos, pagas extraordinarias y vacaciones. Tras la reforma, se recalculará para adaptarlo a la nueva subida. Por lo tanto, si aplicamos a este salario base el 8% de subida anunciado por el Gobierno, el SMI por hora quedaría en 8,4 euros.

Aumento de los costes laborales en el sector agrario

En el sector agrícola será donde más trabajadores se beneficien de la subida. En esta rama profesional, los sindicatos estiman que el 46,9% de los trabajadores a jornada completa cobran el salario base actualmente. Este es, precisamente, uno de los puntos por los que la CEOE se ha levantado de la mesa de negociaciones, ya que tanto la patronal, como las organizaciones agrarias COAG y Asaja, reclaman un plan específico para el sector del campo que amortigüe la subida de los costes salariales.

¿Por qué se sube el SMI?

Hay cuatro circunstancias económicas que se tienen en cuenta a la hora de acometer una subida del salario mínimo, según la Ley del Estatuto de los Trabajadores: el índice de precios al consumo (IPC), la productividad media nacional alcanzada —es decir, cuántos bienes se han producido en relación a las horas empleadas en hacerlo—, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general. La pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores debido a la inflación es uno de los principales factores que se pretende contrarrestar elevando el salario base. En 2022 los precios subieron un 8,4%, pero la subida media en los convenios laborales se quedó en el 2,8%. La patronal CEOE, por su parte, advierte de que esta medida podría impactar negativamente en el empleo al desincentivar la contratación por parte de las empresas.

¿Qué agentes sociales están implicados?

En las negociaciones participa el Gobierno, los sindicatos y la patronal, que decidió no ir a la última reunión para acordar la cifra final. Tras el anuncio, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, señaló este miércoles: “Es un paso adelante muy importante”. Por su parte, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, afeó a la patronal que no se haya sentado a la mesa para negociar. “Ya conocía que no querían subir el salario mínimo, pero la CEOE española tiene que ir a la mesa de diálogo social”, dijo Díaz. La CEOE ha mostrado su desacuerdo con la decisión anunciada por el Ejecutivo. La propuesta de la patronal consistía en un incremento del 4%, hasta los 1.040 euros brutos mensuales, y un pacto para tratar la situación del sector agrario y de los contratos públicos que ya estaban cerrados, y que se verán afectados por la medida.


La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_