_
_
_
_

El regulador de Estados Unidos presenta una demanda para bloquear la compra de Activision por Microsoft

La FTC considera que la operación de 69.000 millones de dólares dañaría a la competencia en el mercado de las consolas de videojuegos

Instalación de Activision Blizzard en una imagen de archivo de una exposición tecnológica en Los Ángeles.
Instalación de Activision Blizzard en una imagen de archivo de una exposición tecnológica en Los Ángeles.Jae C. Hong (AP)
Miguel Jiménez

La Comisión Federal de Comercio (FTC) ha presentado una demanda para bloquear la compra del desarrollador líder de videojuegos Activision Blizzard y sus videojuegos, incluido Call of Duty, por parte del gigante tecnológico Microsoft. El regulador estadounidense alega que la operación de 69.000 millones de dólares, la mayor de Microsoft y la mayor de la historia en la industria de los videojuegos, permitiría al gigante tecnológico hacer desaparecer a competidores de sus consolas de juegos Xbox y de su negocio de contenidos de suscripción y juegos en la nube, que crece rápidamente.

La decisión se ha tomado por tres votos a uno y es el mayor desafío del regulador contra la consolidación de los gigantes tecnológicos. La FTC, encargada de vigilar la competencia, ha tomado un enfoque agresivo desde que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, nombró como presidenta de la misma a Lina Khan, que se significó por su oposición al poder de las grandes tecnológicas. En lugar de buscar acuerdos y compromisos para facilitar las operaciones de concentración, la FTC se ha mostrado dispuesta a pelear en los tribunales para vetarlas.

En una demanda publicada este jueves, la FTC señala el historial de Microsoft de adquirir y utilizar valiosos contenidos de juegos para suprimir la competencia de las consolas rivales, incluida su adquisición de ZeniMax, empresa matriz de Bethesda Softworks (un conocido desarrollador de juegos). Microsoft decidió convertir varios títulos de Bethesda, como Starfield y Redfall, en exclusivos de Microsoft, a pesar de haber asegurado a las autoridades antimonopolio europeas que no tenía ningún incentivo para retirar juegos de consolas rivales.

“Microsoft ya ha demostrado que puede retirar y retirará contenidos de sus rivales en el sector de los videojuegos”, ha declarado a través de un comunicado Holly Vedova, directora de la Oficina de Competencia de la FTC. “Hoy pretendemos impedir que Microsoft se haga con el control de un importante estudio de juegos independiente y lo utilice para perjudicar la competencia en múltiples mercados de juegos dinámicos y de rápido crecimiento”.

Microsoft ofrece un servicio líder de suscripción a contenidos de videojuegos llamado Xbox Game Pass, así como un servicio puntero de streaming de videojuegos en la nube. La compra de Activision estaba considerada la clave para convertir a Microsoft en el Netflix de los videojuegos y por eso despertó reticencias desde el principio. Además, las Xbox Serie S y Serie X de Microsoft son uno de los dos únicos tipos de consolas de videojuegos de alto rendimiento.

“Los juegos son hoy la categoría más dinámica y apasionante del entretenimiento en todas las plataformas y desempeñarán un papel clave en el desarrollo de plataformas de metaverso”, afirmó Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, al anunciar la operación en enero.

Activision es uno de los pocos gigantes desarrolladores de videojuegos del mundo. En su catálogo están algunos de los títulos de videojuegos más emblemáticos y populares, como Call of Duty, World of Warcraft, Diablo, Candy Crush y Overwatch. Tiene un total de 154 millones de usuarios activos mensuales en todo el mundo, según la denuncia de la FTC.

La estrategia actual de Activision consiste en ofrecer sus juegos en muchos dispositivos, independientemente del fabricante, pero, según la FTC, eso podría cambiar si se permite que el acuerdo siga adelante. “Con el control de las grandes franquicias de Activision, Microsoft tendría tanto los medios como los motivos para perjudicar a la competencia manipulando los precios de Activision, degradando la calidad de los juegos de Activision o la experiencia de los jugadores en consolas y servicios de juegos rivales, cambiando las condiciones y el calendario de acceso a los contenidos de Activision o reteniendo por completo los contenidos de los competidores, lo que perjudicaría a los consumidores”, señala.

La compra también genera rechazo entre las autoridades de Competencia de la Comisión Europea, ante las que Microsoft no ha ofrecido medidas paliatorias para vencer las reticencias. Los inversores llevan tiempo desconfiando de que la operación se cierre con éxito y las acciones de Activision cotizan muy lejos de los 96 dólares por acción de la oferta de Microsoft.

Microsoft batallará en los tribunales para sacar adelante la operación. “Seguimos creyendo que este acuerdo ampliará la competencia y creará más oportunidades para los jugadores y los desarrolladores de juegos. Nos hemos comprometido desde el primer día a abordar los problemas de competencia, incluso ofreciendo a principios de esta semana propuestas de concesiones a la FTC”, ha señalado Brad Smith, presidente de la compañía en un comunicado. “Aunque creíamos que había que dar una oportunidad a la paz, confiamos plenamente en nuestro caso y agradecemos la oportunidad de presentarlo ante los tribunales”, ha añadido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_