Indra reconstruye su consejo de administración para dejar atrás la crisis de gobernanza

La junta de accionistas aprueba el nombramiento de seis nuevos consejeros independientes y otro dominical

Marc Murtra, presidente de Indra, durante la junta de accionistas celebrada hoy.
Marc Murtra, presidente de Indra, durante la junta de accionistas celebrada hoy.

Indra, el grupo tecnológico y de defensa, ha dado un nuevo paso en la normalización de su funcionamiento orgánico. Los accionistas han aprobado en una junta extraordinaria celebrada este viernes el nombramiento de los seis nuevos consejeros independientes y otro consejero dominical para restituir el consejo de administración, que estará compuesto por 14 miembros. También han suprimido el voto dirimente del presidente no ejecutivo en caso de empate entre los consejeros, lo que obliga a que las decisiones del consejo sean aprobadas con un acuerdo entre vocales independientes y dominicales. La junta exprés, que se ha despachado en menos de media hora, ha servido para restañar las heridas abiertas con la destitución y dimisión de seis consejeros independientes en la reunión ordinaria de accionistas del pasado junio.

“Damos cumplimiento a los compromisos adquiridos por el Consejo de Administración, tras lo acontecido en la pasada Junta General Ordinaria, de llevar a cabo las actuaciones necesarias para restaurar la estructura de gobierno corporativo con el objetivo de que el Consejo de Administración de la Compañía cuente con, al menos, el 50% de consejeros independientes, así como de atribuir a todos y cada uno de los miembros del Consejo el mismo poder de voto”, ha señalado Marc Murtra, presidente de la multinacional tecnológica en el inicio del cónclave de accionistas.

Los accionistas han avalado con un respaldo superior al 98% el nombramiento de los nuevos vocales del consejo elegidos por la comisión de nombramientos de la empresa a propuesta de Korn Ferry, la consultora de selección de ejecutivos: Belén Amatriain, Virginia Arce Peralta, Axel Arendt, Coloma Armero Montes, Olga San Jacinto Martínez y Bernardo José Villazán. También han dado luz verde al nombramiento de Juan Moscoso como consejero dominical en representación de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que tiene un 28% del capital de la multinacional española.

“El proceso se ha llevado a cabo manteniendo un riguroso respeto a las políticas y normativas internas de la compañía, a su vez alineadas con las recomendaciones de buen gobierno de las compañías cotizadas”, ha insistido Murtra. La compañía ha vivido meses agitados desde la junta de accionistas del pasado 24 de junio. Entonces, un grupo de accionistas liderados por la SEPI, el brazo industrial del Gobierno, la empresa vasca de defensa SAPA y el fondo de inversión Amber (primer accionista de PRISA, grupo editor de EL PAÍS) forzaron la destitución de varios consejeros y la dimisión de otros que se habían opuesto a los planes del presidente de la compañía. Murtra, un ejecutivo con un currículo notable, vinculado al partido socialista, había desembarcado en la compañía un año antes con el objetivo de convertir a Indra en el protagonista de la consolidación del sector de la defensa en España. El objetivo del presidente se aceleró tras el estallido de la guerra en Ucrania y el compromiso de los países de la OTAN de aumentar el gasto militar en los próximos años. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció tras la cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid que duplicaría el gasto en defensa hasta 2029.

Para acelerar el plan estratégico, Murtra planteó la entrada en ITP Aero, el fabricante vasco de componentes aeronáuticos, lo que suscitó la rebelión de los anteriores consejeros. Eso precipitó el movimiento en la junta de accionistas del pasado junio. La operación ejecutada por los principales accionistas provocó el malestar del presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, quien calificó de “llamativa y preocupante” la salida de los seis consejeros independientes. El presidente del organismo supervisor de los mercados bursátiles advirtió: “Habrá que analizar cómo la compañía recompone el porcentaje de independientes en el consejo”.

Prácticas de buen gobierno corporativo

Por ese escrutinio de la CNMV, la cúpula de Indra ha sido especialmente cuidadosa en los pasos para reconstruir el consejo cumpliendo todas las exigencias de gobierno corporativo. Y de ahí la insistencia del presidente no ejecutivo en recalcar durante la junta celebrada este viernes en el escrupuloso respeto a los procesos. “Las propuestas presentadas a esta junta general permiten que la compañía vuelva a contar con un consejo de administración que cuenta con una composición equilibrada y alineada en gran medida con las prácticas de buen gobierno, y con la experiencia y capacidad necesarias para afrontar el futuro en el mejor interés de los accionistas y stakeholders”, ha manifestado Murtra.

A pesar de ello, siguen latentes ciertas suspicacias en la cúpula de la compañía. Varias fuentes admiten que hay movimientos internos que buscan mover al consejero delegado y que cuestionan al presidente, al que le reprochan falta de liderazgo para desarrollar su proyecto. También señalan la pasividad de la SEPI, que pese a ser el primer accionista, ha evitado expresar en público sus apoyos a la estrategia de la empresa.

En cualquier caso, en la empresa creen que con la junta de accionistas celebrada este viernes se pone punto y final a la crisis de gobernanza que arrastraba el grupo desde el pasado verano. Defienden que es hora de rebajar la tensión y recuperar la actividad en la empresa que ha estado paralizada por los problemas en el consejo.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS