La luz alcanzará el martes el tercer precio más alto de la historia: 459,4 euros por megavatio hora

Es el nivel más elevado desde que entrara en vigor el tope al gas el 15 de junio

Puesta de sol junto a una torre de alta tensión en las Sierras de las Subbéticas cordobesas.
Puesta de sol junto a una torre de alta tensión en las Sierras de las Subbéticas cordobesas.Rafa Alcaide (EFE)

El precio de la electricidad continúa en máximos y este martes alcanzará el tercer nivel más alto de la historia, con una media diaria de 459,4 euros por megavatio hora (MWh). Es el mayor pico desde que empezó a aplicarse la excepción ibérica a mediados de junio, según los datos provisionales publicados este lunes por el Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE), y supone un 8,5% más que el marcado este lunes. Hay que remontarse a los primeros compases de la invasión rusa en Ucrania para encontrar cifras superiores: el pasado 8 de marzo se registró el récord absoluto, con 544,98 euros por MWh, seguido por los 472,97 euros del día siguiente.

Los 459,4 euros/MWh que se registrarán este martes incorporan la compensación por el tope al gas. Es decir, ese importe es la suma entre el resultado de la subasta en el mercado mayorista y la compensación que se paga a las centrales de ciclo combinado por aplicar la excepción. Esto significa que al precio del pool, como también se conoce al mercado mayorista de la electricidad, de 201,96 euros por MWh para el martes, hay que añadir la devolución por el tope al gas, de 257,44 euros en promedio para el 30 de agosto. La hora más cara marcada por la subasta es entre las 21.00 y las 22.00 (237 euros/MWh), y la más barata entre las 17.00 y las 18.00 (160 euros/MWh).

España y Portugal, que conforman un único mercado eléctrico, el ibérico, recibieron de la UE el visto bueno para introducir este amortiguador que reduce el peso del gas natural, en máximos tras el estallido del conflicto en Ucrania, sobre la formación del precio de la electricidad. Y lo lograron gracias a la peculiaridad de la península en términos energéticos, bautizada como excepción ibérica: interconexiones muy escasas y un peso específico importante de las renovables —además de la baja dependencia del gas ruso—. El mecanismo, que beneficia a quien tenga tarifa regulada o indexada al mercado, empezó a funcionar el pasado 15 de junio y limita el precio del gas para la generación eléctrica a una media de 48,8 euros por MWh durante 12 meses.

Desde su entrada en vigor, el precio de la luz superó solo en tres ocasiones los 400 euros/MWh, todas durante la última semana. El mayor pico hasta ahora se registró el pasado miércoles 24 de agosto, con 450,85 euros/MWh. Este repunte se debe a que el precio del gas continúa por las nubes, alimentado en los últimos días por el anuncio de la rusa Gazprom de cortar el bombeo de gas a Alemania a partir del 31 de agosto y durante tres días.

De no aplicarse el tope al gas, el precio habría sido de 521,3 euros por MWh este martes, 61,9 euros más. Su aplicación está limitando el contagio del coste desorbitado del gas al resto del mercado eléctrico, y ha permitido que España y Portugal se hayan ido alejando del resto de las grandes economías europeas: los precios mayoristas de la electricidad en la península, aunque sigan en niveles récord, empiezan a ser considerablemente más bajos con respecto a los de los países vecinos.

“Precios desorbitados”

Este martes, los precios medios diarios de la electricidad se dispararán en todo el continente. Francia será el país con el nivel más elevado: 743,8 euros el MWh. En Alemania, el mercado marcará los 660,2 euros, los 706,4 euros en Italia y los 614,3 euros en el Reino Unido. Alemania, además, ha alcanzado un nuevo récord: el coste mayorista de la electricidad en el mercado germano para 2023 ha superado este lunes por primera vez los 1.000 euros el MWh, duplicando su precio en apenas dos semanas, según datos de Bloomberg recogidos por EP.

Al problema evidente que supone una factura energética elevadísima, que está disparando la inflación hasta niveles desconocidos en décadas y generando un sobrecoste a veces inasumible para empresas y hogares, se suma otro temor, aún mayor: que Rusia cierre del todo el grifo del gas hacia Europa. Por ello, Bruselas tiene todas las alarmas encendidas, ha pedido a los Estados miembros que reduzcan su consumo de gas a través de políticas de ahorro energético y que en septiembre presenten un plan de contingencia. Este lunes, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha dado un paso más: ha anunciado una reforma del mercado eléctrico europeo.

En una intervención en la cumbre Estratégica de Bled (Eslovenia), la jefa del Ejecutivo comunitario ha asegurado que Bruselas está trabajando en una “intervención de emergencia” para acometer una reforma estructural del mercado eléctrico. Von der Leyen ha subrayado que el actual sistema, donde el precio final de la electricidad en el pool lo fija la última tecnología que entra a cubrir la demanda —la más cara, en este caso el gas—, se diseñó “para otras circunstancias” y que los actuales precios “desorbitados” de la electricidad están evidenciando sus limitaciones. “Fue desarrollado para diferentes circunstancias, por eso ahora estamos trabajando en una intervención de emergencia y una reforma estructural del mercado eléctrico”, ha señalado Von der Leyen.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Laura Delle Femmine

Es redactora en la sección de Economía de EL PAÍS y está especializada en Hacienda. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Trieste (Italia), Máster de Periodismo de EL PAÍS y Especialista en Información Económica por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS