_
_
_
_
_

El Bundesbank espera una inflación de dos dígitos en Alemania en otoño y ve “más probable” la recesión

La entidad advierte del “alto grado de incertidumbre” sobre el suministro del gas este invierno

Industria acerera DHS
Industria acerera DHS, en Saarlouis. Alemania.BRUNO ARBESU

Otro jarro de agua fría para la economía germana. Según el informe mensual que el Bundesbank ha publicado este lunes, la recesión en Alemania, la mayor economía de la zona euro, es cada vez más probable y la inflación seguirá acelerándose y podría superar el 10% este otoño. Con su industria muy expuesta al gas ruso, Alemania es uno de los países más vulnerables a cualquier corte en el suministro de energía y el aumento de los costes ya está afectando a la producción, con lo que se esperan más problemas. “El descenso de la producción económica en los meses de invierno es ahora mucho más probable”, señala el Bundesbank en el documento. “El alto grado de incertidumbre sobre el suministro de gas este invierno y las fuertes subidas de precios probablemente pesen sobre los hogares y las empresas”, añade.

Rusia ha recortado las exportaciones de gas en respuesta a las sanciones occidentales por su guerra en Ucrania, lo que ha llevado a muchos economistas a ver ahora una recesión alemana como algo inevitable. Los elevados precios y la escasez de gas ya están obligando a Alemania a reducir el consumo y los sectores que hacen un uso intensivo de la energía, desde la producción de metales hasta la de fertilizantes, se ven muy afectados.

Tras el estancamiento del verano, el Bundesbank espera una recesión en invierno y advierte de que el Producto Interior Bruto (PIB) de Alemania se puede contraer a finales de 2022 o principios de 2023 debido a la actual crisis energética. “La probabilidad de que el PIB disminuya en el próximo semestre de invierno ha aumentado considerablemente debido a la evolución desfavorable del mercado del gas”, indica.

“Las tasas de inflación de dos dígitos se midieron por última vez en Alemania hace más de setenta años”, dijo el presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, en una entrevista publicada el sábado en el periódico Rheinische Post. Nagel abogó por nuevas subidas de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) en su próxima reunión del 8 de septiembre, sin concretar cuánto. El BCE inició el cambio de rumbo de los tipos de interés en julio, con un incremento de medio punto, hasta el 0,50%. Fue el primer aumento del tipo de interés en 11 años.

Precios de la energía al alza

Según el Bundesbank, los costes de la energía seguirán empujando la inflación al alza. “En general, la tasa de inflación podría alcanzar el 10% en otoño”, dijo el Bundesbank. “El riesgo al alza para la inflación es elevado, en particular en caso que se interrumpa por completo el suministro de gas desde Rusia”, agrega. A pesar de la crisis del gas y de los pronósticos pocos favorables para el futuro inmediato, el Bundesbank ve buenas razones para cumplir de nuevo con el freno de la deuda alemana el próximo año. “Por cierto, esto no conduce a un freno fiscal total que ahogue el desarrollo económico”, señala el banco y sostiene que el déficit se reducirá casi automáticamente porque se suspenderán las medidas de apoyo destinadas a combatir la pandemia que ya no son necesarias.

El freno de la deuda, anclado en la Constitución desde 2009, sólo permite al Gobierno federal contraer nuevos préstamos de forma limitada. En 2020 y 2021, debido a las elevadas cargas pandémicas, el Gobierno Federal hizo uso de la exención para levantar temporalmente este instrumento en situaciones de emergencia. “La confianza en unas finanzas públicas sanas es importante, entre otras cosas para que el Estado pueda estabilizarse en las crisis. Las normas fiscales pueden salvaguardar la solidez de las finanzas públicas y, por tanto, generar confianza”, explicaron los economistas del Bundesbank. También se refirieron a la inflación, que actualmente está en su nivel más alto en décadas.

El ministro federal de Finanzas, Christian Lindner (FDP), también quiere mantener el freno de la deuda en el próximo año, ya que es una exigencia constitucional. En junio, el Bundestag suspendió el techo de la deuda por tercer año consecutivo. La Ley Fundamental lo permite en una “situación de emergencia excepcional”. El gobierno federal lo justificó con la gestión de la pandemia de coronavirus y las consecuencias de la guerra de Ucrania. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido a Alemania del peligro de volver a aplicar prematuramente el freno de la deuda en 2023 en caso de que la economía no funcione bien.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_