Rusia dejará de bombear gas a Alemania durante tres días alegando razones técnicas

El precio del combustible marca un nuevo máximo histórico en el mercado europeo

El Nord Stream 1, a su paso por Lubmin (Alemania), en marzo.
El Nord Stream 1, a su paso por Lubmin (Alemania), en marzo.HANNIBAL HANSCHKE (REUTERS)

La gasista estatal rusa Gazprom ha anunciado este viernes que el próximo día 31 detendrá durante tres días el bombeo de gas a Alemania para llevar a cabo el servicio técnico de la única instalación de bombeo en funcionamiento. “El 31 de agosto de 2022 el Trent 60, único equipo de bombeo operativo, se detendrá durante tres días para llevar a cabo labores de servicio técnico y mantenimiento rutinario”, ha informado la energética en su canal de Telegram.

El gigante ruso ha explicado que la única estación de bombeo que sigue activa se paralizará temporalmente y que, una vez concluidos los trabajos, el flujo de gas se retomará a un nivel de 33 millones de metros cúbicos diarios, según informa la agencia Interfax.

El gasoducto Nord Stream 1 es clave para el suministro de gas hacia el centro de Europa, no funcionará hasta el 2 de septiembre, según la compañía Gazprom, que ha justificado esta parada por razones de “mantenimiento”. Cada vez que se produce una de estas paradas, sin embargo, los analistas temen que Rusia no vuelva a retomar los bombeos hacia la UE.

Alemania confía en este gasoducto para cubrir la demanda interna, después de que otro proyecto alternativo, el Nord Stream 2, haya quedado aparcado definitivamente por el inicio de la invasión rusa sobre Ucrania, en febrero. El Gobierno de Olaf Scholz ha rechazado este viernes que se pueda aprobar una exención temporal para revivir ese segundo tubo, apenas unas horas después de que lo sugiriese una voz autorizada de los liberales —uno de los tres socios de Gobierno, junto a socialdemócratas y verdes—, Wolfgang Kubicki.

Tras conocerse la noticia, el precio del gas natural en el mercado holandés TTF, el de referencia en el mercado europeo, marcaba este viernes por la tarde un nuevo máximo histórico al cierre, al cambiarse a 247,6 euros por megavatio-hora (MWh). La cotización de este combustible, vital para la industria y las calefacciones, ha escalado otros siete euros en la sesión, una revalorización de casi el 3%.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS