Volkswagen anuncia por sorpresa el cese de Herbert Diess como consejero delegado

La decisión se hará efectiva el 1 de septiembre y el relevo lo tomará Oliver Blume, actual ejecutivo de Porsche

Herbert Diess, consejero delegado de Volkswagen, en una foto de 2019.
Herbert Diess, consejero delegado de Volkswagen, en una foto de 2019.FABIAN BIMMER (REUTERS)

Relevo sorpresa al frente de la cúpula de Volkswagen. El gigante alemán de la automoción ha anunciado este viernes que su consejero delegado, Herbert Diess, cesará en ese puesto a partir del próximo 1 de septiembre. Su puesto lo ocupará Oliver Blume, actual director de Porsche (una de las marcas del grupo). Arno Antlitz, actual director financiero, asumirá el cargo de director de operaciones.

La abrupta salida de Diess supone la culminación a los enfrentamientos que el máximo ejecutivo ha mantenido con los poderosos sindicatos del fabricante alemán y otros grupos de interés claves en la compañía. El trasfondo de esa pelea era la revisión de la estrategia de la firma y los recortes de costes. Volkswagen planea sacar a Bolsa su marca más preciada, Porsche, con el objetivo de obtener liquidez para financiar las inversiones en electrificación y equipamiento informático de sus vehículos que debe acometer.

Diess, de 63 años, fue contratado en 2015, procedente del grupo rival BMW. Poco después, Volkswagen admitiría haber trucado millones de vehículos diésel para superar las pruebas de emisiones, el denominado escándalo dieselgate. En su currículo también queda el haber sido, seguramente, el ejecutivo del sector que ha impulsado de manera más agresiva la electrificación, lo que le valió elogios del Elon Musk, fundador de Tesla.

Blume, de 54 años, ha figurado algún tiempo en las quinielas a la sucesión de Diess, aunque sus opciones parecieron perder fuerza cuando el contrato de este último se alargó hasta 2025. Sus inicios en el grupo automovilístico remiten a Audi, aunque luego pasó por otras marcas del fabricante, como la española Seat o la propia Volkswagen, antes de ser nombrado jefe de producción de Porsche en 2013. Contuvo con éxito el daño para Porsche en el diéselgate, pese a que la marca también había recibido motores fabricados por Audi que no cumplían con la normativa de emisiones.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS