Indra convocará una junta extraordinaria para designar a los nuevos consejeros independientes

La empresa mantendrá, de momento, la estructura de un presidente no ejecutivo y un consejero delegado

Sede de la multinacional española Indra, en Alcobendas (Madrid).
Sede de la multinacional española Indra, en Alcobendas (Madrid).Luis Millan (EFE)

La empresa tecnológica española Indra convocará una junta extraordinaria para aprobar a los nuevos consejeros independientes, que serán seleccionados siguiendo el código de buen gobierno corporativo, según ha anunciado este miércoles la empresa a través de una nota en la Comisión Nacional de los Mercados de Valores (CNMV).

La decisión pretende calmar la situación de la empresa después de que el pasado 23 de junio los principales accionistas (SEPI, SAPA y Amber Capital, primer accionista de PRISA, aprobaran la destitución inmediata de cuatro consejeros independientes, la no renovación como consejera de Isabel Torremocha, también independiente; y el nombramiento de Jokin Aperribay como consejero dominical de SAPA Placencia. La revolución en el consejo desató cierta polémica y provocó la reacción de la CNMV. El supervisor ha requerido información a la empresa para analizar si el proceso se ajustó al código de buen gobierno y no hubo una acción concertada. El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, dijo: “Lo que ha pasado es llamativo y preocupante”. Y añadió: “Habrá que analizar cómo la compañía recompone el porcentaje de independientes en el consejo”.

Ahora la empresa de tecnología y defensa da pasos para recuperar la normalidad. Indra ha anunciado que el consejo estará formado por 14 miembros, de los que siete serán independientes, que también serán ratificados en la junta. Además, el presidente no ejecutivo, Marc Murtra, renunciará a su voto de calidad en el consejo. En una nota la empresa señala que “se consolidará la división entre el papel del presidente no ejecutivo y el principal ejecutivo de la compañía (el consejero delegado) y se impulsará la relevancia del consejero independiente coordinador, tal como establecen los estándares más exigentes de gobierno corporativo”.

El poder que ostentará el presidente es una de las claves en el futuro de la sociedad. Cuando hace un año Murtra fue elegido como primer ejecutivo de la compañía, el consejo de administración le retiró los poderes ejecutivos que sí había ostentado su antecesor, Fernando Abril-Martorell. Y aprobó una estructura para visibilizar la doble alma de la compañía con una consejera delegada al frente del área de tecnología y transportes, Cristina Ruiz; y otro consejero delegado, Ignacio Mataix, al frente de la división de defensa. Ruiz presentó su dimisión hace un par de meses alegando motivos personales, pero en la empresa no eran ningún secreto las tensiones con Mataix y Murtra. Durante meses Murtra maniobró para intentar recuperar los poderes ejecutivos para relanzar su proyecto de convertir al grupo en un líder nacional de la industria de la defensa. El mensaje enviado por la empresa a la CNMV, sin embargo, no significa que la empresa en el futuro no decida restituir los poderes ejecutivos a Murtra, sino que durante todo este proceso se mantendrá sin ellos para tratar de lanzar una imagen de más independencia.

Indra quiere recuperar la imagen de profesionalidad y buen gobierno. Para ello ha encargado el proceso de selección de los nuevos miembros del consejo a la empresa internacional de cazatalentos Korn Ferry, que asesorará a la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo. Además, el proceso de búsqueda de candidatos estará coordinado por los dos consejeros independientes que aún permanecen en el consejo, Ignacio Martín y Francisco Javier García Sanz. “La contratación de Korn Ferry refuerza el compromiso adquirido por Indra de cumplir las buenas prácticas de gobierno corporativo”, recalca la compañía.

El proceso de búsqueda de candidatos se hará siguiendo además criterios de género para intentar que el órgano sea lo más paritario posible. Tras los ceses y la no renovación de la junta se produjo además la renuncia de otra consejera independiente, Silvia Iranzo, y la renuncia en diferido a partir de octubre de otro de los independientes. Ante esta situación, la empresa tendrá que buscar a seis consejeros independientes y otro a partir de octubre. Las acciones de Indra se han anotado una subida en la sesión de este miércoles del 4,2% hasta los 8,93 euros, el mayor incremento en un valor del Ibex 35 en la jornada.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS