El Ibex cae un 2,48% ante el miedo a que se acelere el deterioro económico

Los otros índices del Viejo Continente también se dejan más de un 2%

Vistas del selectivo español Ibex 35.
Vistas del selectivo español Ibex 35.Altea Tejido (EFE)

El temor a una recesión sigue perturbando a los inversores. Tras abrir la sesión de este martes con subidas moderadas, las Bolsas europeas se han dado la vuelta y han acelerado sus caídas. El Ibex 35 ha cerrado la jornada con una pérdida del 2,48% y ha perdido así los 8.000 puntos, hasta caer al nivel más bajo desde el inicio de la guerra, cuando los operadores de Bolsa entraron en pánico. Fráncfort, Milán y París también han caído entre un 2% y un 3%, con la moneda única en niveles mínimos de 20 años frente al dólar. Al otro lado del Atlántico, Wall Street está teñido de rojo desde los primeros compases de la jornada, con el Dow Jones y el S&P 500 que pierden casi un 2%.

Dentro del selectivo español, Caixabank, Repsol y Sabadell han sido los valores más castigados, al dejarse más de un 5%. En cambio, Cellnex, Fluidra y Telefónica son los únicos que han cerrado en verde, aunque los aumentos que se han anotado no superan el 1%. El nerviosismo se percibe entre los operadores de Bolsa, que ya tienen la vista puesta en los resultados empresariales del segundo trimestre del año, señala Diego Morín, analista de mercados de IG. “Tendremos más datos sobre el impacto de la inflación y el disparo de los precios de la energía en sus cuentas. Habrá que esperar una rotura por alguno de los niveles mencionados, de lo contrario, el Ibex seguirá incrustado en el lateral”, agrega.

La publicación de los PMIs, un indicador adelantado sobre la actividad económica, ha avivado las preocupaciones ante una ralentización al crecimiento. Aunque la expansión tanto de la industria manufacturera como de la actividad de servicios se mantiene sólida, la escalada de precios merma a los presupuestos de las empresas, que en muchas ocasiones se ven obligadas a repercutir la subida de costes a sus clientes, ya sometidos a una fuerte presión a la hora de controlar sus gastos.

El miedo a que se acelere el deterioro económico ha afectado también el precio del petróleo, que se ha hundido este martes hasta un 9%. A pesar de esta caída, los elevados costes energéticos siguen siendo entre los principales responsables de la subida de precios: ya elevados por la fuerte recuperación pospandemia, se han disparado tras la invasión de Rusia en Ucrania. Según las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía, los precios del gas en el mercado holandés TFF, que sirve de referencia en Europa, no solo van a sextuplicar este año los que había en 2019, antes del comienzo de la crisis del coronavirus, sino que en 2025 seguirán siendo prácticamente el triple.

A medida que los bancos centrales endurecen la política monetaria para frenar la inflación galopante, los temores de una recesión siguen provocando volatilidad en los mercados bursátiles mundiales. “Con la primera mitad del año pasando al espejo retrovisor, los inversores no pueden evitar preguntarse qué les espera en un año que hasta ahora ha generado elevados niveles de incertidumbre, que han sacudido los valores de las clases de activos en todo el espectro”, ha advertido John Stoltzfus, estratega jefe de inversiones de Oppenheimer & Co, en declaraciones recogidas por Bloomberg. De hecho, las probabilidades de una recesión en Estados Unidos el próximo año alcanzan actualmente el 38%, según las últimas previsiones de la agencia económica.

Tras el festivo por el Día de la Independencia, Wall Street ha retomado su actividad, con los inversores que generan un alto volumen de negociación. En Estados Unidos, las dos principales citas que el mercado se espera esta semana son las actas de la reunión de la Reserva Federal y el informe de empleo en junio, que se darán a conocer este miércoles y viernes, respectivamente.

Los mercados asiáticos han cerrado de forma mixta, tras unos datos económicos positivos y las señales de que la tensión entre Washington y Pekín está disminuyendo. Los PMIs chinos elaborados por Caixin de junio muestran una notable recuperación gracias al levantamiento de restricciones de la pandemia, aunque el mantenimiento de la política cero covid —que ya está suponiendo nuevos confinamientos— entorpece una recuperación sostenida, alertan desde la casa de análisis Renta 4. La Bolsa de Shanghái se ha dejado un 0,04%, mientras que el Nikkei japonés ha avanzado un 1%.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS