Iberdrola se adjudica su mayor proyecto de redes en Brasil: 1.100 millones por una línea de 1.700 kilómetros

La eléctrica redobla su apuesta en el país sudamericano, del que valora la “seguridad jurídica”. Los ingresos quedarán ligados a la inflación

Sede de la filial brasileña de Iberdrola, Neoenergía, en Río de Janeiro.
Sede de la filial brasileña de Iberdrola, Neoenergía, en Río de Janeiro.

Brasil y Estados Unidos se han convertido en los últimos tiempos en los mayores catalizadores del resultado de Iberdrola. Y todo parece indicar que la tendencia seguirá: la filial de la eléctrica española en el gigante sudamericano, Neoenergia, se adjudicó el jueves su mayor proyecto de redes en el mundo en una subasta celebrada por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica brasileña (Aneel). Será una línea de 1.707 kilómetros entre los Estados de Minas Gerais y São Paulo por la que percibirá 5.500 millones de reales (algo más de 1.000 millones de euros al cambio actual), una vez sumada otra adjudicación de 291 kilómetros en Mato Grosso do Sul. La construcción de ambas permitirá, según los cálculos de la empresa, la creación de 11.000 empleos.

Sin sumar estos proyectos, Iberdrola cuenta con más de 2.300 kilómetros de líneas de transmisión en operación en Brasil y otros 4.000 kilómetros en construcción. La energética pone en valor el “atractivo marco regulatorio”, con ingresos ligados a la inflación en un momento en el que los precios han pasado a primera línea de preocupaciones, y la “seguridad jurídica” del país más grande y poblado de América Latina.

“La adquisición de los activos refuerza la expansión de Neoenergia en el segmento de transmisión y consolida el compromiso de la compañía en el desarrollo del sector eléctrico del país”, apunta Eduardo Capelastegui, consejero delegado de Neoenergia a partir del 15 de julio de 2022, en un comunicado publicado este viernes. “Tenemos un papel relevante en la ejecución del proyecto de transmisión en los últimos cinco años que nos fortalece en este mercado. Las excelentes alianzas con empresas constructoras y proveedoras nos permiten lograr condiciones muy favorables”.

El principal proyecto adjudicado tiene como meta la ampliación de la capacidad de transmisión de la región norte de Minas Gerais, para que fluya electricidad de origen renovable. Además de tres líneas, incluye también la construcción de una nueva subestación. La filial brasileña de la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán dispondrá de 60 meses para su ejecución, a contar desde el próximo 30 de septiembre, cuando está prevista la firma del contrato de concesión.

La otra red adjudicada en la subasta, en Mato Grosso do Sul, consistirá en dos líneas y una subestación y tendrá por objetivo la integración de tres pequeñas centrales hidroeléctricas. En este caso, el plazo estimado por el regulador para su finalización es de 48 meses.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS