Elecciones para sanar las heridas del Círculo de Economía

Jaume Guardiola y Rosa Cañadas se embarcan en una campaña para presidir la entidad

Jaume Guardiola y Rosa Cañadas, candidatos a presidir el Círculo de Economía.
Jaume Guardiola y Rosa Cañadas, candidatos a presidir el Círculo de Economía.

El Círculo de Economía ha conservado, a lo largo de su historia, una doble voluntad como si se tratara de una obsesión: influir y que sus interioridades quedaran a buen recaudo. La batalla por la presidencia entre Rosa Cañadas y Jaume Guardiola, que se dirimirá el 12 de julio, es un signo de que al menos la segunda de esas manías se ha quebrado. Sobre todo, porque el primer enfrentamiento abierto entre dos candidatos vuelve a poner de manifiesto una división que afloró hace dos años, cuando algunos expresidentes del prestigioso club barcelonés afearon al actual presidente, Javier Faus, sus formas de hacer al frente de la institución y, especialmente, lo criticaron por lo que consideraban un uso del cargo con fines personales.

Aquellas heridas se restañaron de urgencia, pero todavía supuran. Cañadas, experta en las relaciones del Mediterráneo y vinculada también al mundo de las finanzas desde Trea Capital, no ha tenido problemas en romper la tradición que marcaba que el presidente saliente ungía al nuevo, una fórmula que evitaba a toda costa el proceso electoral. Guardiola, elegido por Faus, no tiene problemas en asumir su rol continuista. Las fuerzas, en todo caso, parecen desiguales: mientras que la primera ha logrado 216 avales, el segundo reunió 588. Cañadas no duda en acusar a Guardiola de haber iniciado la búsqueda de avales antes de tiempo.

Uno de los interrogantes que responderá el futuro es si las elecciones han llegado para quedarse en la entidad. El socio número uno y expresidente del Círculo de Economía, Joan Mas Cantí, es de los que creen que el tiempo lo pondrá todo de nuevo en su lugar. “Diseñamos un sistema justamente para evitar una batalla electoral. Ahora —apunta— eso se ha roto, pero todo lo que está pasando demostrará que el sistema anterior tenía sentido. No es que celebrarlas sea malo, pero lo de antes era eficaz”. Aunque lo discutieron, ni Guardiola ni Cañadas quisieron ir de segundos para facilitar una única candidatura, tal y como demandaban el consejo de expresidentes de la institución.

Un antiguo miembro de la junta que ahora duda sobre si seguirá siendo socio de la entidad en el futuro destaca el poder del Círculo de Economía. Es capaz de abrir puertas en La Zarzuela y en La Moncloa, o de llevar a Barcelona a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pese a su reducido número de socios (1.176 podrán votar el mes que viene) y a la existencia de un poblado ecosistema institucional de la capital catalana: allí compiten por el mismo protagonismo la patronal Foment del Treball, la Cámara de Comercio o Barcelona Global, pese a que todas remarquen que cada una nace con su propio prurito. Y su participación fue un catalizador del apoyo empresarial a los indultos a los líderes independentistas presos por el referéndum del 1 de octubre de 2017.

José Manuel Lara, quien fuera presidente de Grupo Planeta y también del Círculo, tenía una forma de presentar la entidad a sus invitados que no acababa de agradar a todos los socios. “Por un lado están los empresarios y los propietarios [de empresas]. Por otro, los intelectuales y los académicos”, empezaba. Pero, básicamente, levantaba ampollas cuando se refería a la última agrupación. “Y un tercer grupo que son los directivos y los empleados”, recuerda una de las personas que estuvo en su junta. Esos ejecutivos son precisamente los que le tomaron —con la excepción del economista Antón Costas— el relevo al empresario editorial, hasta que hace tres años la llegada de Javier Faus representó el reconocimiento del nuevo capitalismo financiero de los fondos.

Los dos candidatos quieren ahora darle una nueva vuelta de tuerca y persiguen introducir en la entidad la nueva economía barcelonesa de las tecnológicas, presencia que ahora solo cubría en la junta Laura Urquizu, socia y consejera delegada de Red Points, empresa especializada en la antipiratería online. Guardiola, que mantiene a buena parte de la junta actual, ha integrado a Rita Almela (101 Ventures, inversora en startups tecnológicas), Maite Barrera (fundadora de Bluecap y futura presidenta de Barcelona Global). Por su parte, Cañadas ha fichado a cinco personas de menos de 40 años: Sacha Michaud (fundador de Glovo), Gerard Garcia Esteve (Deale), Joan Francesc Bañó (Open House Games), Josep Gómez (Reby) y Ramon Palou (Onsecur).

A la espera de si se acaban enfrentando en un debate cara a cara, ambos aspirantes a presidente están celebrando encuentros con los asociados para intentarlos convencer de que la suya es la mejor propuesta. Más allá de los nombres, ambos apuestan por más debate en la elaboración de las notas de opinión, el gran escaparate público de la entidad. Las dudas radican en si sus propuestas serán capaces de movilizar el voto de los asociados, o si los niveles serán similares a los de hace tres años, cuando apenas votaron 424. Una portavoz de la candidatura de Cañadas asegura que las elecciones al menos han permitido sacudir a la entidad. Desde la de Guardiola consideran que la campaña ha puesto en el escaparate la entidad, lo que podría impulsar nuevos asociados al club.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS