Elon Musk renuncia a comprar Twitter con deuda vinculada a sus acciones de Tesla

El inversor tendrá que poner más dinero de su bolsillo o sumar más socios al proyecto

Elon Musk, en una imagen de archivo.
Elon Musk, en una imagen de archivo.Hannibal Hanschke (AP)

Desde que Elon Musk anunció que compraba Twitter, es mucho menos rico. Las acciones de Tesla, su principal propiedad, han perdido en torno a un 40% de su valor en Bolsa. La caída se debe en parte a la evolución del mercado ante el temor a un menor crecimiento, a la subida de los tipos de interés y otras incertidumbres. Pero otra parte se debe también a que la oferta sobre Twitter ha lastrado indirectamente a Tesla. Musk ha decidido intentar cortar ese vínculo y ya no financiará su opa con deuda vinculada a sus acciones de Tesla.

Musk anunció este miércoles por la noche el cambio en las fuentes de financiación su oferta sobre la red social. En una comunicación registrada ante la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (la SEC, por sus siglas en inglés), el hombre más rico del mundo anunció que financiará los aproximadamente 44.000 millones de dólares (unos 41.000 millones de euros) de su oferta en su mayor parte con dinero de su bolsillo o de otros socios. Esa parte serán 33.500 millones de dólares. El resto lo cubre con un préstamo garantizado por los activos de la propia red social.

El magnate anunció un plan para comprar Twitter en parte con unos 21.000 millones capital propio y en parte con deuda. La deuda, a su vez, era de dos tipos: hasta 12.500 millones de dólares con un préstamo cuya garantía serían sus acciones del fabricante de coches y otros 13.000 millones, garantizados por los propios activos de la red social comprada.

La caída de Tesla

Eso, sin embargo, metía presión sobre la cotización de Tesla. Más aún cuando Musk decidió también vender acciones del fabricante de coches por importe de unos 8.500 millones de dólares para la aportación de capital propio en efectivo. El empresario también logró una alianza para incorporar a inversores a su oferta que aportarán unos 7.000 millones de dólares y que sigue abierta a más socios. Aquello ya sirvió para reducir en la financiación de la oferta la deuda vinculada a las acciones de la automovilística.

Con el desplome de Tesla, las acciones empeoraban como garantía y obligaban a Musk a aportar más en prenda. El riesgo de nuevas ventas lastraba la cotización. Al final, Musk ha decidido cortar por lo sano. Ahora afirma que la parte a aportar por él y otros inversores es de 33.500 millones de dólares. Intenta que actuales accionistas de Twitter, entre ellos su fundador, Jack Dorsey, sigan siendo socios. Aparte, cuenta con el préstamo de 13.000 millones, que no se ha alterado. Pero ya no hay deuda vinculada a Tesla.

Ahora, lo que falta en realidad es que la oferta siga avanzando. El propio Musk ha sembrado dudas acerca de que vaya a pagar los 54,20 dólares por acción prometidos, alegando como excusa que Twitter tiene muchas más cuentas falsas de las que reconoce. El problema es que no cumplir su contrato no solo le obligaría a pagar los 1.000 millones de dólares de cláusula penal, sino que podría dar lugar a responsabilidades legales mayores e incluso a que le fuercen a pagar lo prometido.

Multa de 150 millones de dólares por vender datos de usuarios

Twitter ha acordado pagar 150 millones de dólares (unos 140 millones de euros) ante las acusaciones de la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos de que utilizó indebidamente los números de teléfono de los usuarios para el envío de publicidad, según informó el Departamento de Justicia.
El uso de los números de teléfono por parte de Twitter incumplía un acuerdo de 2011 con la FTC, en el que la plataforma de redes sociales se comprometía a proteger mejor los datos personales de los usuarios, según una denuncia presentada por el Departamento de Justicia en nombre de la agencia, informa Bloomberg. La denuncia también alega que Twitter mintió al decir que cumplía la normativa de privacidad de los usuarios en el marco de los acuerdos de transferencia de datos entre la UE y Estados Unidos.
La empresa de redes sociales se une a Google, de Alphabet, y a Facebook, de Meta Platforms, entre las sancionadas por la FTC por reincidir en violaciones de la privacidad. "Mantener los datos seguros y respetar la privacidad es algo que es algo que nos tomamos muy en serio, y hemos cooperado con la FTC", dijo Damien Kieran, director de privacidad de Twitter en un blog. 

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS