Rusia amenaza con reducir el flujo de gas a Europa

La UE estudia medidas para disminuir en un 80% su dependencia energética con Moscú este mismo año

Un cartel de Gazprom, la empresa estatal rusa de gas
Un cartel de Gazprom, la empresa estatal rusa de gasDPA vía Europa Press (Europa Press)

Rusia ha amenazado este martes con cortar el suministro de gas a Europa a través del gasoducto Nord Stream 1 en respuesta a las sanciones impuestas por Occidente por su invasión a Ucrania. El viceprimer ministro Alexander Novak ha afirmado que Moscú tiene todo el derecho a tomar medidas si se imponen nuevas sanciones a sus exportaciones energéticas. La restricción del gas, si se aprobara, podría aumentar la agitación en los mercados de energía y alimentar aún más la escalada alcista de los precios energéticos. Pero también tendría importantes consecuencias para el gigante euroasiático, una economía muy dependiente de las exportaciones de combustibles fósiles (gas y petróleo) y que necesita, ahora más que nunca, esta fuente de ingresos.

“Europa consume alrededor de 500.000 millones de metros cúbicos de gas al año, y el 40% proceden de Rusia. Durante décadas, Rusia ha sido un socio confiable, pasara lo que pasara. E incluso ahora, Gazprom cumple plenamente con sus compromisos contractuales, sus obligaciones de entregar gas a Europa”, ha recordado el viceprimer ministro en declaraciones recogidas por la agencia Interfax. Los mercados apenas han reaccionado a las declaraciones de Novak porque consideran que se trata de un órdago más en la escalada belicista de Rusia, una campaña que necesitan financiar con el mismo gas que amenazan con cortar.

La dependencia de Europa del gas ruso ha sido un factor clave en los esfuerzos de los líderes del continente para acordar cómo responder a la invasión de Ucrania. El pasado febrero, cuando empezó la invasión, Alemania canceló el proyecto del gasoducto Nord Stream 2 con una inversión de 11.000 millones. Ahora, los funcionarios de la UE aseguran que trabajan en un plan para reducir las necesidades de importación del bloque desde Rusia en casi un 80% este mismo año. Y algunos de los países que más necesitan del suministro ruso, como Italia, ve factible romper amarras totalmente con ese país en un máximo de dos años y medio.

El aviso del viceprimer ministro ruso llega después de varias jornadas fuertemente alcistas en los mercados europeos del gas, con un aumento de los precios de casi el 80% por el temor a una interrupción de los suministros de Rusia o, más recientemente, a una ampliación de las sanciones occidentales, hasta ahora muy cuidadosas en la exclusión al sector energético.

Los envíos a Europa a través de Ucrania se han incrementado hasta los 109 millones de metros cúbicos al día, según las cifras aportadas por Novak, lo que equivale a envíos con destino a Europa de alrededor de 40.000 millones de metros cúbicos por año. “El tránsito se está cumpliendo al 100% hasta el día de hoy. Pero, al mismo tiempo, tras las acusaciones infundadas contra Rusia con respecto a la crisis energética de Europa y la prohibición de Nord Stream 2 tenemos todo el derecho a tomar represalias e imponer un embargo sobre el gas bombeado a través de Nord Stream 1″, ha agregado.

La decisión aún no ha sido tomada, según el viceprimer ministro, que ha recordado que con sanciones mutuas sobre el gas “nadie gana (...) a pesar de que los políticos europeos, con sus reclamos y acusaciones, nos estén empujando hacia ello. Una vez más, los funcionarios europeos están tratando de culpar a Rusia de sus problemas y los errores de su propia política energética de los últimos años”, ha afirmado al tiempo que se quitaba cualquier responsabilidad en el reciente aumento de los precios y en la volatilidad del mercado gasista. “Rusia no tiene nada que ver con eso”, ha zanjado.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS