El mercado eléctrico rompe todos los récords y eleva la presión para que Bruselas desligue su precio del gas

La luz se dispara este lunes por encima de los 400 euros por megavatio hora en España, Alemania, Francia e Italia. La invasión rusa de Ucrania es el detonante final de una escalada que, sin embargo, empezó mucho antes

Varias torres eléctricas en Madrid, en una imagen de archivo.
Varias torres eléctricas en Madrid, en una imagen de archivo.Jesús Hellín (Europa Press)

Nadie, ni el más agorero de los analistas, habría podido predecir hace un año que el precio de la luz llegaría hasta donde está hoy. La electricidad costará este lunes una media de 442,54 euros por megavatio hora (MWh) en el mercado mayorista español, la cifra más alta de toda la serie histórica. Hace solo 12 meses eran 54 euros, ocho veces menos.

Siempre a rebufo del gas natural —que ya cotiza a 200 euros por MWh en Europa tras pulverizar, también, cualquier registro previo—, la escalada eleva la presión sobre la Comisión Europea para que desligue ambos caminos. Con los cuatro grandes países del bloque —Alemania, Francia, Italia y España— claramente por encima de los 400 euros por MWh y la inflación de la eurozona a un paso del 6%, son cada vez más las voces que exigen a Bruselas medidas urgentes para evitar una sangría de consecuencias económicas impredecibles.

El mercado mayorista, del que emanan directamente las tarifas reguladas —más de diez millones de hogares y pymes— disparará este lunes un 17% su precio respecto a 24 horas antes. El resto de familias y empresas, los que están en el mercado libre y negocian caso por caso sus condiciones con las comercializadoras, sufrirán la subida a medida que les toque renovar. Por tramos horarios, la luz costará este lunes 500 euros por MWh —algo también inédito— entre las siete y las nueve de la mañana, y entre las siete y las ocho de la tarde. Y solo bajará de los 400 entre las tres y las cuatro de la tarde, y entre las once y las doce de la noche.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia —el segundo mayor productor de gas natural del mundo y el primer proveedor europeo— ha sido el detonante final para el estallido del recibo eléctrico. La anomalía, en cambio, venía de bastante antes: en julio del año pasado se superó por primera vez el umbral de los 100 euros por MWh, en octubre quedaron atrás los 300; en diciembre, los 350; y hoy, los 400. El gas, que primero subió por el brutal repunte pospandemia de la demanda asiática y que ahora lo hace al calor de la ofensiva militar de Moscú, ha sido el factor determinante de la escalada: cada euro de subida en el mercado TTF holandés —la referencia europea— se traduce en un repunte de alrededor de dos euros en la factura regulada de la luz.

Por primera vez desde que empezó la crisis energética, el verano pasado, en las últimas semanas el Ejecutivo comunitario ha empezado a abrir la puerta a olvidar una de sus grandes líneas rojas e introducir cambios el sistema de fijación de precios. Hoy, la fuente de energía que aporta el último megavatio hora que entra en el mercado —la más cara— es la que fija el valor de la luz en cada tramo horario y, por tanto, también la retribución del resto de tecnologías sea cual sea su coste de generación.

Este lunes, los ciclos combinados —alimentados con gas natural— serán los que fijen precio en 10 de las 24 franjas horarias; la hidráulica convencional lo hará en otras 11; y la hidráulica convencional y las renovables, en una cada una, según los datos del Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE). La paradoja es que, en los últimos días, casi la mitad de la energía generada proviene de dos fuentes muy baratas, con un precio que ronda los 30 euros por MWh en las últimas subastas: la eólica y la solar, de acuerdo con Red Eléctrica de España (REE). Los ciclos combinados, entre tanto, aportan menos del 10% del total pero arrastra consigo toda la curva de precios.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS