La telefonía 5G solo alcanza al 8% de los usuarios mundiales

La GSMA espera que en 2025 una cuarta parte de los móviles tendrá la nueva tecnología, aunque a Europa llegará con retraso

Un visitante del MWC de Barcelona frente al logo del 5G.
Un visitante del MWC de Barcelona frente al logo del 5G.PAU BARRENA (AFP)

La telefonía móvil 5G, llamada a revolucionar las comunicaciones y la industria, es el principal reto de las compañías de telecomunicaciones que se reúnen esta semana en Barcelona en el Mobile World Congress (MWC), pero apenas ha despegado. Solo el 8% de las líneas móviles dispone actualmente de esta tecnología en todo el mundo, aunque se espera que a finales de 2025 el 5G representará alrededor de una cuarta parte del total de conexiones móviles y más de dos de cada cinco personas en todo el mundo podrán disfrutar de la nueva generación de telefonía móvil, según el informe sobre la economía móvil presentado por la GSMA, la asociación de operadores que organiza el MWC.

En total, 176 operadores móviles en 70 mercados de todo el mundo habían lanzado servicios comerciales 5G en 2021, entre ellos los cuatro principales españoles (Telefónica, Vodafone, Orange y MásMóvil). Se espera que a finales de este año el número de conexiones mundiales de 5G alcance los 1.000 millones, una cantidad relativamente exigua respecto a los 8.300 millones de SIM que hay ahora. La extensión del 5G se ha visto impulsada por una serie de factores, incluida la recuperación económica de la pandemia, el aumento de las ventas de teléfonos 5G, las expansiones de la cobertura de la red y los esfuerzos generales de marketing, según el informe.

No obstante, la GSMA recalca que para la expansión sea más rápida será preciso que se abaraten los móviles. Para ello, confía en que una nueva ola de despliegues de 5G en grandes mercados con niveles de ingresos modestos (como Brasil, Indonesia e India) podría incentivar aún más la producción en masa de dispositivos 5G más asequibles para atender a los consumidores en los tramos de ingresos más bajos.

Cita como ejemplo a Samsung, que ha revelado que espera que los smartphones 5G representen más de la mitad de todas las ventas de móviles en su cartera en 2022. También podría ser un acicate el desarrollo de nuevas aplicaciones 5G para consumidores y empresas en mercados emergentes. Un hecho significativo, dado que la mayoría de las aplicaciones y casos de uso de 5G hasta la fecha se han centrado en mercados más avanzados. Mientras tanto, el precio minorista promedio de un teléfono 5G ahora ha caído por debajo de 500 dólares (445 euros), con dispositivos de menos de 150 dólares (125 euros) disponibles de algunos proveedores, como Realme. Un buen augurio para la adopción de 5G en mercados menos ricos y que abre la puerta a servicios innovadores construidos en torno a la tecnología.

No obstante, el informe de la GSMA hace hincapié en que el desarrollo del 5G por zonas será muy desigual y que Europa va a quedar rezagada frente a otras áreas. Así, mientras que para 2025 se espera que la penetración del 5G sea del 64% en los países más avanzados de Asia-Pacífico, del 63% en Estados Unidos y del 52% en China, en Europa apenas alcanzará el 44%. La estadística confirma las denuncias que llevan haciendo durante años los responsables de los operadores europeos más importantes como Telefónica, Orange o Vodafone de que la rigidez de las autoridades de competencia de la Unión Europea impide la existencia de compañías fuertes como ocurre en China o en Estados Unidos y hace muy costosa la inversión en redes, dada la multiplicidad de operadores en cada país.

5.300 millones de usuarios

A finales de 2021, 5.300 millones de personas tenían al menos una línea móvil, lo que representa el 67% de la población mundial, aunque el número de tarjetas SIM alcanzó los 8.300 millones (porque un mismo suscriptor tiene más de una línea). El informe espera que hasta 2025 habrá 400 millones adicionales de nuevos suscriptores móviles, la mayoría de ellos del área de Asia Pacífico y África subsahariana, hasta alcanzar los 5.700 millones (70% de la población mundial).

Los operadores móviles se enfrentan a un requisito de inversión de capital de más de 600.000 millones de dólares (535.000 millones de euros) en todo el mundo entre 2022 y 2025 para la extensión y el mantenimiento de sus redes, aproximadamente el 85% de los cuales irán a parar a las redes de 5G.

El informe de la GSMA revela que las tecnologías y servicios móviles generaron el 5% del PIB a nivel mundial el año pasado, una contribución que ascendió a 4,5 billones de dólares (4 billones de euros) de valor económico agregado, y se prevé que esta contribución aumente a casi 5 billones de dólares para 2025 a medida que los países de todo el mundo se beneficien cada vez más de las mejoras en la productividad y la eficiencia provocadas por la mayor utilización de los servicios móviles.

El ecosistema móvil da empleo a 12 millones de trabajadores en 2021 y realizó una contribución sustancial a la financiación del sector público, con más de 500.000 millones de dólares (440.000 millones de euros) recaudados a través de impuestos generales.

El informe hace también referencia a la oportunidad que supondrá el metaverso para los operadores. En la era 5G (y posteriormente del 6G), el metaverso podría proporcionar una oportunidad para monetizar aún más la conectividad de alto rendimiento, además de cosechar ingresos incrementales para nuevos servicios. Sin embargo, la demanda en la red infraestructura, especialmente con adopción masiva, podría ser significativo, lo que resultaría en un gasto de capital adicional para cumplir con los requisitos de capacidad, advierte la GSMA.

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS