_
_
_
_

Las Bolsas mundiales se instalan en el nerviosismo por la crisis de Ucrania

El Ibex 35 cierra plano tras haber abierto en mínimos anuales en una jornada de fuertes altibajos en Europa

El Ibex-35, como el resto de bolsas europeas, arranca este martes con pérdidas por el conflicto de Ucrania.
El Ibex-35, como el resto de bolsas europeas, arranca este martes con pérdidas por el conflicto de Ucrania.ALTEA TEJIDO (EFE)
Lluís Pellicer

La escalada de las tensiones de los últimos días en Ucrania se ha trasladado a las bolsas mundiales, que viven instaladas en la volatilidad y el nerviosismo. Los parqués europeos experimentaron este martes una jornada de altibajos, en la que empezaron hundiéndose al compás de las noticias de llegaban de Moscú sobre su decisión de reconocer la independencia de las regiones ucranias en manos de los separatistas prorrusos y enviar tropas hacia esos territorios. Tras las caídas generalizadas en los selectivos asiáticos, los números rojos se trasladaron a Europa a primera hora de la mañana. El país más castigado era Rusia, que en la apertura perdía más de un 9%, mientras que el rublo caía a su nivel más bajo en los últimos 15 meses. Pero incluso esa plaza lograba dar la vuelta al calcetín y acabó el día con una subida del 1,59%. Algo parecido experimentó el Ibex 35, que arrancaba la jornada derrumbándose un 2,27%, hasta los 8.296 puntos, el nivel más bajo en lo que va de año. Sin embargo, el índice español terminó la jornada apuntándose el primer avance en los últimos cinco días con un exiguo 0,05%.

El agravamiento del conflicto en Ucrania sigue sometiendo a los parqués a una extrema volatilidad. El peligroso paso emprendido por Putin y al anuncio de sanciones de Washington y Bruselas provocó a primera hora de la mañana una nueva tanda de ventas masivas en las bolsas. El secretario de Estado de EE UU, Anthony Blinken, había advertido de que el reconocimiento ruso de las regiones de Donetsk y Lugansk, en el Donbás, es un “claro ataque” a la soberanía de Ucrania e insistía en un inminente ataque de Rusia a Ucrania.

Un soldado, del ejército ucraniano, camina por la línea del frente, a 19 de febrero de 2022, en Avdiivka, Oblast de Donetsk (Ucrania).Foto: DIEGO HERRERA | Vídeo: EPV

Ante ese panorama, Wall Street ya había cerrado el lunes con pérdidas: el Dow Jones retrocedió un 0,69%, mientras que el Nasdaq, se dejó un 1,23%. Las bolsas asiáticas le tomaron el relevo con una cascada de números rojos. Durante la madrugada del martes, las bajadas se generalizaron en Australia (-1%) y los principales parqués asiáticos, entre ellos, Tokio (-1,68%), Shangái (-1,5%) y Hong Kong (-3,18%). A continuación, las pérdidas llegaron a las principales capitales europeas: en Fráncfort (-2,6%), París (-2,5%), Milán (-2,6%) y Londres (-1,4%). El Eurostoxx, el índice de referencia en Europa, caía un 1,48%.

El selectivo español abría con su mínimo de 2022 después de haber ido retrocediendo de forma consecutiva durante las cuatro jornadas anteriores. La fuerte caída del 2,27% lo llevaba hasta los 8.296 puntos, el nivel más bajo en lo que va de año. El mercado español había sufrido ya a finales de 2021 y principios de 2022 por los temores a la nueva oleada de covid-19 y las expectativas renovadas sobre una subida de tipos por parte del BCE dada la elevada inflación que registra la zona euro. Pero tras la fuerte bajada de primera hora, el índice logró un rebote que lo llevó incluso a avances de 0,5% respecto al día anterior, saliendo de la zona de mínimos. Al final, logró cerrar por primera vez en las últimas cinco jornadas con un leve aumento, casi plano, de apenas el 0,05%.

Subida de la prima de riesgo

Esa misma situación la vivieron el resto de las bolsas europeas, en las que predominó el nerviosismo. París y Roma, de igual modo que el Eurostoxx, acabaron casi como empezó, con una exigua bajada tras un día en el que alternaron el rojo y el verde. Fráncfort registró una bajada del 0,26%, mientras que Londres avanzó el 0,16%. Los inversores fueron cambiando el paso mientras observaban de cerca los futuros de Estados Unidos. A media jornada, el Dow Jones caía un 1,29% y el Nasdaq, un 1,37%. Axel Botte, estratega global de Ostrum AM, advirtió de que la “la renta variable europea se ha desplomado un 2% en cinco sesiones, lo que ha provocado una nueva ampliación de los diferenciales de crédito” a causa de la “preocupación de los inversores”, que se tradujo en “un aumento de la volatilidad y en grandes compras de protección en los derivados de crédito”.

Los bandazos de los inversores quedaron patentes también a la hora de buscar un refugio para su capital. A primera hora, el oro y la renta fija, en especial la de Alemania, parecía ser ese cobijo. Sin embargo, a lo largo del día el oro entraba en terreno negativo y el rendimiento del bono alemán a diez años se incrementaba en 0,037 puntos básicos. La deuda española todavía aumentaba más, en 0,085 puntos, de modo que la prima de riesgo superaba de nuevo los 100 puntos básicos. Y lo mismo ocurría con la italiana, que daba un rendimiento a 10 años del 1,935%. La deuda, pues, volvía a repuntar tras varias jornadas bajo la lupa de los inversores por las especulaciones sobre los próximos pasos del BCE y la Reserva Federal.

El mercado de la energía siguió con su escalada de precios por el temor de que las sanciones que se impongan a Moscú acaben por afectar los recursos naturales que vende Rusia. El precio del barril de Brent subía un 1,9%, acelerando su carrera hacia los 100 dólares. Los mercados de criptodivisas, en cambio, siguen teñidos de rojo. A primera hora de esta mañana el bitcoin retrocedía más de un 5% y perdía la cota de los 37.000 dólares. Lo seguían la mayoría del mercado de criptoactivos: ethereum (-6,83%), litecoin (-9,33%) y cardano (-13,38%). Este mercado ha demostrado que, lejos de ser un refugio como sostenían sus principales defensores, ha acabado por seguir las dinámicas del resto de las finanzas, incluso con una mayor volatilidad. De hecho, en apenas tres meses el mercado de las criptomonedas ha perdido 1,26 billones de dólares de valor, lo que equivale a prácticamente la mitad, según CoinMarketCap.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Lluís Pellicer
Es jefe de sección de Nacional de EL PAÍS. Antes fue jefe de Economía, corresponsal en Bruselas y redactor en Barcelona. Ha cubierto la crisis inmobiliaria de 2008, las reuniones del BCE y las cumbres del FMI. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_