La subida de precios en la zona euro marca un nuevo máximo en enero

La inflación añade presión sobre el Banco Central Europeo un día antes de la reunión de su Consejo de Gobierno

Compradores haciendo cola para pagar en un supermercado.
Compradores haciendo cola para pagar en un supermercado.

Máximo en décadas sobre máximo en décadas. Así se están moviendo los precios en los últimos meses. En enero el índice de precios al consumo de la zona euro subió un 5,1% respecto al mismo mes de 2021. En la serie de Eurostat, que arranca en 1997, no hay un dato más alto. Y como se aprecia en las cifras divulgadas este mismo miércoles por la oficina europea de estadísticas, la principal causa hay que buscarla en la energía, que en un solo año se ha encarecido un 28,6%.

La marcha de los precios añade más presión a los planes del Banco Central de Europeo (BCE) de ir retirando poco a poco los estímulos monetarios que ha desplegado para luchar contra las consecuencias económicas de la pandemia y de dejar para más adelante una subida de los tipos de interés, al contrario de lo que está haciendo la Reserva Federal estadounidense. De hecho, hace unas semanas, una de las voces más autorizadas del Consejo de Gobierno del BCE, la alemana Isabel Schnabel (uno de los nombres que sonó con fuerza para sustituir a Jens Weidmann al frente del Bundesbank), advirtió de que la alta cotización de la energía podría no ser algo tan coyuntural como se preveía al principio. Si esto fuera así, la inflación permanecería más tiempo de lo planeado y obligaría a replantearse esos planes a Fráncfort.

No obstante, todavía son mayoría las voces que hablan de una subida de precios temporal. “Las expectativas de inflación a largo plazo siguen estando por debajo del 2%, por lo que el BCE querrá ser paciente”, pronostica Talib Sheikh, de la gestora de inversiones Jupiter. En favor de esta lectura está también la diferencia entre la inflación total y la subyacente, en la que se descuentan los elementos más volátiles de la estadística, como la energía y los alimentos no procesados, y que se quedó en el 2,5% respecto a enero de 2021, cinco décimas menos que en diciembre.

Los altos precios de la energía han disparado los precios, especialmente, en países como los bálticos Lituania y Letonia, con aumentos del IPC del 12,2% y del 11,7%, respectivamente. Algo menos han aumentado en Bélgica (8,5%) y en Letonia (7,7%), según las primeras estimaciones.

Entre las grandes economías de la zona euro, solo en Italia ha crecido la presión de la inflación en enero, al pasar su índice de precios de un 4,2% en diciembre a un 5,3% en enero. En las otras tres, Alemania, Francia y España, la evolución ha sido la contraria, es decir, el IPC se ha frenado. Aunque estos países parten de posiciones muy diferentes, puesto que Alemania y España registran porcentajes de crecimiento del 5,1% y del 6,1% frente a Francia (3,3%).

Saber cuánto tiempo va a continuar la inflación en los niveles actuales es una de las grandes incógnitas de la economía europea y estadounidense en este momento. La situación actual debe mucho a lo disparada que está la cotización del gas natural por diversos factores, entre ellos por la tensión geoestratégica entre Rusia y Ucrania. De la marcha de este conflicto, depende buena parte de lo que pase con los precios de la energía en Europa en los próximos meses. También tendrá algo que decir lo que suceda en las cadenas de suministro, aunque en este caso parece que la situación irá mejorando en el medio plazo.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Manuel V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS