La deuda pública marca un nuevo máximo histórico en septiembre, con 1,43 billones, y se sitúa en el 122% del PIB

El Gobierno prevé que la deuda cierre el año en el 119,5% del producto interior bruto tras las dos amortizaciones importantes en octubre y noviembre

Fachada de la sede del Banco de España, en Madrid.
Fachada de la sede del Banco de España, en Madrid.Efe

La deuda pública española está inmersa en dos fenómenos paralelos: por un lado, registra niveles nunca vistos si se observa en dinero contante y sonante lo que deben las Administraciones Públicas. Por otro, el porcentaje de deuda respecto al PIB, el indicador más fiable para medir la capacidad de un país para devolver su pasivo, sigue por debajo de los máximos históricos alcanzados en mayo, cuando llegó a estar por encima del 125% del PIB. En el dato de septiembre, publicado este miércoles por el Banco de España, la cantidad aumentó en términos absolutos en 12.885 millones de euros hasta alcanzar los 1,432 billones, una cifra que representa el 122,1% del PIB español.

El elevado endeudamiento se ha convertido en una de las herencias más pesadas de la pandemia. Los Estados han primado salvar el tejido empresarial y los empleos ligados a él aun a costa de que su pasivo se dispare, y el Banco Central Europeo ha permitido mantener a raya los intereses que pagan, un ahorro que se multiplicará conforme expiren los bonos emitidos en lo peor de la crisis de deuda, cuando el precio que pagaba España por financiarse era muy distinto: por ejemplo, el próximo 31 de enero las arcas públicas ya no tendrán que pagar los casi 12.000 millones que abonaba hasta ahora.

El Ministerio de Asuntos Económicos espera, en cualquier caso, que el porcentaje de deuda siga reduciéndose respecto al PIB hasta final de año: el objetivo oficial es del 119,5%, aunque la inesperada revisión a la baja del crecimiento en el segundo trimestre por parte del Instituto Nacional de Estadística complica que se haga realidad. Pero si en el lado de la actividad hay malas noticias, en el de las emisiones sucede lo contrario: en el último trimestre se reducirá el ritmo de emisiones y se producirán dos importantes amortizaciones aún por contabilizar: una ya realizada en octubre por importe de 20.329 millones, y otra este mes de 6.254 millones.

Los ayuntamientos reducen la deuda

Si se amplía el foco y la comparación se realiza con septiembre del año pasado, las necesidades de capital de la pandemia se hacen más evidentes: en ese tiempo la deuda se ha incrementado en 124.097 millones, un 9,5% más. La crisis redujo la recaudación de las Administraciones y elevó los gastos para financiar las medidas de apoyo puestas en marcha por el Gobierno. La deuda del Estado se situó en septiembre en 1,24 billones de euros, 15.178 millones más que en agosto (un 1,23% más). En términos interanuales, la Administración central vio aumentar su deuda un 6,2%. Por su parte, las comunidades autónomas redujeron su deuda en septiembre un 0,3% respecto al mes anterior, hasta los 312.177 millones de euros, y la elevaron un 3,4% comparada con septiembre de 2020. Los Ayuntamientos también rebajaron ligeramente su deuda en septiembre, un 0,2% respecto a agosto, hasta los 22.422 millones de euros, y en tasa interanual es el único subsector que baja la deuda, un 5,6%.

Por último, el saldo de deuda de las Administraciones de Seguridad Social se situó en 91.855 millones, prácticamente la misma cifra del mes anterior (91.854 millones), aunque un 22,7% más que un año antes. Este incremento se debe a los préstamos concedidos por el Estado a la Tesorería General de la Seguridad Social para financiar su desequilibrio presupuestario.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS