La OCDE reclama a la UE un presupuesto anticrisis y un seguro de paro comunitario

El organismo advierte del riesgo de un aumento de la morosidad en las entidades financieras

El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, en una imagen de archivo.
El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, en una imagen de archivo.SAM MOOY (Getty)

La crisis de la covid-19 permitió alumbrar un fondo comunitario para la recuperación económica. A la vez que eso sucedía, los países de la Unión Europea fulminaban un modesto embrión de presupuesto de la zona euro, que debía nacer este 2021 con una pequeña dotación de 17.000 millones de euros. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) aboga por retomar el debate para la creación de un instrumento fiscal común y un seguro europeo de desempleo que actúe como estabilizador automático. La OCDE también recomienda a la UE que se rearme para hacer frente a una eventual escalada de la morosidad en el sector financiero como consecuencia de la crisis de la covid-19, incluyendo la posibilidad de crear una red de empresas de gestión de carteras.

Más información

El informe de la OCDE reconoce que la magnitud de la crisis provocada por la pandemia impulsó una profundización en la integración fiscal de la UE. Lo hizo mediante el fondo de recuperación Next Generation EU, dotado con 800.000 millones de euros; el instrumento SURE para financiar las ayudas a instrumentos como los ERTE para mantener el empleo, o la creación de nuevos impuestos para financiar esas medidas. “Sin embargo, están destinados a ser solo temporales” y vinculadas al presupuesto de la UE de entre 2021 y 2027, apunta el Economic Review of the Euro Area publicado este viernes por la OCDE.

Los halcones, sin embargo, dejaron claro que esos instrumentos debían ser temporales y vinculados a reformas estructurales. Al comienzo de las negociaciones, el entonces presidente del Eurogrupo Mário Centeno, ofreció emplear el llamado presupuesto de la zona euro, una herramienta creada por los ministros de Finanzas tras largas disputas, para gestionar esos fondos. Pero los países defensores de la austeridad alegaban que el fondo de recuperación trascendía a la zona euro al englobar a los 27 países y, además, creían que podía servir para dar una enorme potencia de fuego a una herramienta que habían aprobado a regañadientes. Su suerte fue muy distinta a la que pretendía Centeno: acabó desapareciendo de los Presupuestos de la UE.

Los organismos internacionales, que alaban la creación del Next Generation EU, creen que la Unión Europea debe tener un instrumento para controlar los vaivenes provocados por las crisis. La OCDE es de la misma opinión, y hace mella en algo que, de nuevo, se ha repetido en esta crisis: el sur acaba desangrándose siempre más que el norte. “Mientras que la zona euro está construida actualmente sobre un modelo de integración fiscal limitada, una capacidad de estabilización fiscal común daría recursos para reducir las divergencias en las fluctuaciones cíclicas entre sus miembros, complementando la capacidad de los miembros de la zona euro para dirigir sus políticas fiscales contracíclicas”, apunta el documento, que añade con claridad: “Un debate sobre la creación de una capacidad de estabilización fiscal común de la zona euro debería restablecerse”. Como alternativa, el organismo con sede en París propone dar más poder a Bruselas en la recaudación de impuestos, lo cual se ve también con recelos desde las capitales.

La OCDE también cree que los países de la moneda única deben tener su suerte de estabilizadores automáticos. Es decir, mecanismos que se activen de inmediato en caso de crisis. Por ello, reclama un reaseguro comunitario de desempleo que de transferencias “no discrecionales” a corto plazo a los países miembros. Según el informe, debería poder endeudarse por una cantidad equivalente al 2,5% del producto interior bruto (PIB), es decir, alrededor de 300.000 millones de euros. Eso supondría triplicar la potencia del actual fondo SURE, de 100.000 millones. Francia, España e Italia vienen defendiendo las dos propuestas, que se topan con la oposición de los países nórdicos, encabezados por Austria y Holanda. La Comisión Europea se comprometió a sacar adelante en este mandato una propuesta para el fondo de desempleo europeo.

El informe advierte también del peligro de que la salida de la crisis suponga un aumento de las carteras de préstamos morosos de la banca, de lo que vienen avisando ya tanto la Comisión Europea como el Banco Central Europeo y la Autoridad Bancaria Europea. La OCDE pide que se aprueben una serie de reformas en marcha y se considere la creación de una red de compañías de gestión de activos o bancos malos.


Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción