TURISMO

La llegada de turistas extranjeros a España cierra su peor primer semestre desde que hay registros

Entre enero y junio visitaron el país 5,4 millones de viajeros, la mitad que un año antes y muy lejos de los más de 38 millones de 2019

Dos trabajadores colocan un cartel informativo en la playa de Alcúdia, en Mallorca, el 12 de mayo.
Dos trabajadores colocan un cartel informativo en la playa de Alcúdia, en Mallorca, el 12 de mayo.CATI CLADERA / EFE

El sector turístico español enfiló la temporada de verano en el momento más crítico de su historia. Entre enero y junio de este año, viajaron a España 5,4 millones de turistas internacionales, según ha publicado este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto es la mitad que la misma fecha del ejercicio anterior (10,7 millones) y muy lejos de los guarismos de 2019 (38,1 millones). Se trata además del peor semestre desde que hay registros mensuales —la estadística de Turespaña y el INE comenzó en el año 2000—. Por la parte del gasto tampoco hay tregua y la caída es similar: entre enero y junio los visitantes extranjeros gastaron 5.765 millones de euros, la mitad que el año pasado y un 85% menos que en el mismo periodo de 2019.

La crisis del coronavirus comenzó a azotar con fuerza a mitad de marzo del año pasado. Y desde entonces la industria sobrevive con unos ingresos muy mermados, gracias entre otras cosas al apoyo público en forma de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), créditos ICO y a la espera de la llegada de las ansiadas ayudas directas anunciadas en marzo. 2020 dejó el nivel más bajo de llegadas internacionales en medio siglo y el primer semestre de este año ha subido la apuesta con los peores primeros seis meses del siglo.

Más información

Si se mira la evolución mensual, la tendencia es muy positiva. En junio llegaron a España 2,2 millones de turistas extranjero, casi el doble que en mayo y un 984,7% más que en el mismo mes de 2020. Un incremento muy alto que se explica porque entonces estuvieron las fronteras cerradas a cal y canto para la movilidad por ocio hasta finales de junio. Con estos datos, la mejora en los últimos meses es indudable, aunque si se pone en contexto con los niveles previos a la pandemia queda todavía muy por debajo y es difícil hablar de recuperación. Por ejemplo, en junio de 2019 visitaron el país 8,8 millonesde viajeros, más que en todo el primer semestre de este ejercicio.

Además, en los datos de pernoctaciones hoteleras y extrahoteleras los datos acumulados de la primera mitad del año tampoco son halagüeños en la comparación con los niveles previos a la covid. Si se miran de forma conjunta las pernoctaciones de los turistas nacionales —se han recuperado más y es a lo que se agarra el sector para salvar la temporada— y de los extranjeros, entre enero y junio hubo 51,7 millones de pernoctaciones. Esto es, casi un 74% menos que en 2019.

Eso sí, este indicador —muy certero sobre la salud del sector y el empleo, ya que suma las noches gastadas en alojamientos de los viajeros— da algo de esperanza en la comparación con el año pasado. En este caso, la brecha en los seis primeros meses es solo del 14%. Esto se explica por varios motivos: entonces estuvieron los alojamientos cerrados desde mitad de marzo hasta casi el final del semestre, por lo que solo pudo operar los dos primeros meses y parte de marzo. Aunque también hay que tener en cuenta que en la primera mitad de 2021 estuvieron limitados los movimientos entre comunidades autónomas (incluso entre provincias en regiones como la andaluza) y las llegadas internacionales fueron mínimas ante las olas de contagios de coronavirus y las restricciones vigentes en los mercados emisores.

Francia y Alemania, los grandes caladeros de viajeros

Por lugar de origen, los viajeros residentes en Francia y en Alemania han sido los que más han empujado. Desde el país vecino visitaron España en el primer semestre 1,187 millones de personas, mientras que desde el país germano lo hicieron 1,169 millones. Ambos mercados quedaron casi a la par y el gran ausente en la cabeza de esta clasificación es el Reino Unido (solo viajaron a España en este periodo 273.333 personas). Esto se explica por el cierre decretado por el Gobierno británico, que prohibió los movimientos por turismo hasta mayo.

Con la entrada del verano, las restricciones se relajaron con la mayoría de mercados emisores, especialmente con los de la Unión Europea. En el caso del Reino Unido se retrasó algo más y no fue hasta mitad de julio cuando los británicos vacunados con pauta completa pudieron viajar a España sin necesidad de guardar cuarentena a su regreso. Una medida que ahora vuelve a estar en duda. En caso de dar marcha atrás, supondría un nuevo golpe bajo para el sector turístico español.

Si se mira solo el mes de junio, Alemania fue el país que aportó más turistas (500.010), seguida muy de cerca por Francia (438.560 viajeros). Entre los dos aportaron cuatro de cada diez visitantes extranjeros que fueron a España en el mes. A estos dos grandes mercados les siguieron Países Bajos (147.312 turistas) y el Reino Unido (142.507).

Por la parte del gasto, el desembolso medio por turista fue de 1.090 euros en junio y el gasto medio diario de 147 euros. Ambos datos están por encima de los registrados en 2020, pero por debajo de los de 2019. Eso sí, la diferencia no es tan grande como en el número de llegadas o gasto total: en el mes de junio de antes de la pandemia el gasto medio por turista fue de 1.096 euros, solo seis euros más que este año. En el desembolso medio diario sí hubo algo más de diferencia, del 10%: en 2019 se gastaron 17 euros más al día por viajero que en este junio.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50