La Bundesliga desbanca a LaLiga como la segunda competición de fútbol con más ingresos

De las cinco grandes de Europa, solo la inglesa y la española recuperarán los niveles previos a la pandemia esta temporada, según Deloitte

Luka Modric, en primer término, durante un partido de la pasada Liga de Campeones entre Real Madrid y Chelsea en Londres, sin público en el estadio.
Luka Modric, en primer término, durante un partido de la pasada Liga de Campeones entre Real Madrid y Chelsea en Londres, sin público en el estadio.Neil Hall / EFE

La pandemia ha trastocado las finanzas de los clubes profesionales de fútbol, hasta el punto de llevar al límite la viabilidad de algunos de los grandes transatlánticos europeos. El parón en las competiciones, primero, y los partidos a puerta cerrada, después, han provocado una merma sin precedentes en la caja de las ligas y sus equipos. Estos vaivenes, que han tenido mayor virulencia en España, han propiciado que la Bundesliga alemana vuelva a ser la segunda competición con más ingresos en la temporada 2019-2020, desbancando de esa plaza a LaLiga, que había logrado escalar hasta ahí en la temporada anterior, según recoge el informe Annual Review of Football Finance 2021 de Deloitte publicado este jueves.

El coronavirus ha llevado al negocio del balón a un tiempo de vacas flacas, de apretarse el cinturón y de olvidarse de grandes desembolsos en fichajes o salarios estratosféricos, más allá de lo que se puedan permitir los clubes Estado. La principal conclusión del estudio es que la industria del fútbol europeo en su conjunto se contrajo por primera vez en una década, algo que no ocurría desde la Gran Recesión, con una caída de ingresos del 13% en la primera temporada que impactó la covid: se esfumaron 3.700 millones de euros hasta quedarse en 25.200 millones de euros entre las ligas del Viejo Continente.

Más información

La Premier League inglesa, que se mantiene como la que más factura con diferencia, redujo sus ingresos hasta los 5.100 millones de euros (unos 700 millones menos que la campaña anterior). Este hecho no es baladí, ya que se trata del primer retroceso que sufre esta liga. Le sigue la Bundesliga, que generó 3.208 millones (solo 137 millones menos), algo por encima de los 3.117 millones ingresados por LaLiga (bajó desde los casi 3.378 millones de un año antes). Es decir, la competición de fútbol española sufrió más el embate del coronavirus que la liga alemana, que fue la que menos terreno perdió, de ahí el descenso de un peldaño en la lista. Fuera del podio quedan la Serie A italiana (2.052 millones) y la Ligue 1 francesa (1.598 millones).

La gran pregunta es cuándo podrán volver a los niveles económicos prepandemia. Para esta nueva temporada, que comienza en unas semanas, las expectativas son de mejoría, pero en la mayoría de casos no será suficiente como para recuperar el socavón dejado por la covid. Además, todavía hay mucha incertidumbre sobre si podrá volver la afición a los estadios con cierta normalidad y, con ello, una de las grandes fuentes de ingresos de los clubes, que es el negocio que se genera en los días de partido. Según el informe de Deloitte, esta temporada 2021-2022 solo recuperarán los ingresos previos a la pandemia la Premier League (lo superará incluso) y LaLiga, que recuperaría la segunda plaza como competición con más ingresos. Mientras, la Bundesliga, la Serie A y la Ligue 1 tendrán que esperar al menos un año más para su recuperación completa.

“El ejercicio 2019/20 ha visto cómo los ingresos totales han caído en cada una de las cinco grandes ligas, ya que el impacto de completar las temporadas a puerta cerrada y el pago de reembolsos a las televisiones se dejó sentir en los clubes. En total, los ingresos generados por los equipos de las cinco grandes ligas cayeron un 11% hasta los 15.100 millones de euros”, recoge el informe.

Problema con los salarios

Uno de los grandes quebraderos de cabeza para los grandes transatlánticos del balón ha sido cuadrar las cuentas. Con unos ingresos muy mermados, el problema era de qué forma reducir los costes salariales. “Era aritméticamente inevitable que la relación entre los salarios y los ingresos aumentara considerablemente en 2019/20. Tanto la Premier League (73%) como la Ligue 1 (89%) registraron los ratios más altos de su historia. LaLiga [67%], la Serie A [78%] y la Bundesliga [56%] reportaron también los más altos desde hace más de 15 años”, añade el informe de Deloitte.

Esta ratio significa cuánto se dedica de los ingresos al pago de salarios. Es decir, el esfuerzo que supone hacer frente a esta partida sobre el total del negocio generado. De esta forma, en la temporada pasada, casi 9 de cada 10 euros que ingresaron los equipos franceses se tuvieron que dedicar al pago de las nóminas. Un nivel insostenible: la recomendación es que no supere el 60% de los ingresos, algo que solo la liga alemana ha conseguido entre las cinco grandes competiciones. “El tipo de contrato plurianual de muchos jugadores ha supuesto un reto significativo para los clubes con intención de contrarrestar el impacto en los ingresos a partir de reducciones en los costes salariales. Será interesante apreciar, transcurrido un tiempo, la evolución del equilibrio entre salarios e ingresos en esta temporada y las próximas”, explica Javier Moncada, experto en Sports & Entretenimiento de Deloitte.

En este contexto, con las cajas de los clubes muy mermadas y una posición financiera complicada, se espera una actividad limitada en el mercado de fichajes este verano. El informe pone como ejemplo de ello la situación del Barcelona: “El FC Barcelona se encuentra actualmente en una posición de no poder inscribir a nuevos jugadores debido a que incumple los controles económicos de La Liga. Esto obliga al club a vender o ceder jugadores para reducir los costes y poder inscribir nuevos fichajes, e incluso para acordar una reducción del sueldo a la mitad del mejor jugador de su historia [Leo Messi]”.

Así, el estudio de Deloitte avisa: “Debería de servir de advertencia para el resto del fútbol europeo para que todos trabajen en el control necesario sobre los costes de los jugadores para garantizar la sostenibilidad de la industria”. Esta situación preocupante ya se arrastra de la temporada anterior, cuando la covid ya impactó en la parte final de la campaña. De hecho, la caída en el gasto en fichajes el verano pasado ya fue del 40%: se pasó de desembolsar en el conjunto de las cinco grandes ligas unos 5.500 millones de euros a unos 3.400 millones, según el cálculo realizado por Deloitte.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50