LaLiga vuelve a ser la segunda competición europea con más ingresos pero sigue muy lejos de la Premier

El campeonato español facturó 3.400 millones de euros en la temporada 2018-19, un 10% más que en el anterior ejercicio, y supera por poco a la Bundesliga alemana, según Deloitte

Messi protege el balón ante Ramos y Marcelo durante el partido entre Barcelona y Madrid en marzo.
Messi protege el balón ante Ramos y Marcelo durante el partido entre Barcelona y Madrid en marzo.OSCAR DEL POZO / AFP

Desde que Javier Tebas se hizo con la presidencia de LaLiga en abril de 2013, su principal objetivo no ha sido otro que la revalorización del campeonato español en el panorama internacional teniendo siempre como referencia la explotación comercial de la Premier League, en la vanguardia del fútbol europeo en cuanto a su cotización mercantil, y que le ha llevado liderar el mercado desde hace más de una década.

No sin ciertas reticencias por parte de las estructuras más conservadoras de una institución poco dada al cambio, el mandamás de la patronal del fútbol de Primera y Segunda División, en la que se engloban 42 equipos, ha ido engordando el peso de un producto que, según la 29ª edición del informe Annual Review of Football Finance elaborado por la consultora Deloitte, le ha llevado a convertirse en la segunda competición que más ingresos generó en la temporada 2018-19, con 3.400 millones de euros. Un montante superior al de la Bundesliga alemana (3.300), dueña de ese segundo escalón en el ejercicio anterior, aunque ambas siguen observando desde muy lejos el botín de la competición inglesa, que facturó 5.900 millones de euros y mejoró en un 7% su anterior resultado.

Consciente de que el grueso de los ingresos que puede generar una competición deportiva proviene de la venta de sus derechos audiovisuales, la renegociación de los contratos de los clubes con las distintas plataformas televisivas, sumada a la presencia de estos en las competiciones europeas -en las que la UEFA aumentó su distribución- han logrado generar un incremento considerable en la bolsa común de los equipos españoles, y que Deloitte cuantifica en 300 millones de euros, un 10% más que los obtenidos en la temporada 2017-18. “Su éxito en la internacionalización de la marca y la comercialización de las retransmisiones en plataformas digitales le han permitido lograr un nuevo récord de ingresos”, indica el informe, que analiza el impacto económico y comercial generado por las principales ligas de fútbol en Europa.

Por detrás de las competiciones de Inglaterra, España y Alemania se sitúan la Serie A italiana (2.495 millones), la Ligue 1 francesa (1.902), la Premier League rusa (752) y la Superliga turca (748). Los tres últimos puestos de esta clasificación de diez campeonatos son para la Eridivisie holandesa (594), la Primeira Liga portuguesa (440) y la First División belga (344). Sumando los ingresos de todas estas ligas, el mercado europeo generó 28.900 millones de euros, un 9% más que la temporada anterior, aunque este crecimiento se debe principalmente a la aportación de las cinco ligas principales (Inglaterra, España, Alemania, Italia y Francia) que suman 16.968 millones a esa hucha.

Ningún club con pérdidas en España

El sorpasso de LaLiga a la Bundesliga se produjo a partir del cambio que realizó la competición alemana durante la temporada 2018-19: con la mezcla de clubes desde la promoción y el descenso, redujo los ingresos comerciales y permitió a LaLiga recuperar el segundo lugar en términos de ingresos a través de su superior crecimiento, según detalla el estudio. En él también se recoge que los clubes españoles de Primera lograron un beneficio operativo agregado de 445 millones de euros, y que por primera vez en la historia de la máxima competición, ningún club reportó pérdidas operativas.

"Si bien la venta centralizada de los derechos de transmisión ha sido sin duda un factor clave, también se debe otorgar crédito al entorno regulatorio de LaLiga, que monitorea el gasto de los clubes e impone restricciones si corresponde”, señala Concha Iglesias, socia responsable de la industria de Sports de Deloitte. "Los aumentos de ingresos están asegurados para el próximo ciclo de derechos de los medios nacionales, y LaLiga ha manifestado públicamente su deseo de reducir la proporción de distribuciones centrales entre los clubes que ganan más y menos. Hermanado con un entorno regulatorio estricto, es probable que se pueda lograr una rentabilidad sostenida en toda la competición a largo plazo”, añade Iglesias.

Sin embargo, la aparición de la covid-19 y la inmediata paralización de todas las competiciones europeas, a excepción de la liga bielorrusa, ha supuesto un frenazo en la tendencia alcista en la recaudación de las competiciones. El informe valora el impacto en aproximadamente 1.100 millones de euros en el caso de la Premier League. “El 50% se pierde permanentemente debido, principalmente, a la merma de ingresos de las jornadas y a los descuentos en los contratos de transmisión y comerciales por los partidos que se retrasan y se juegan a puerta cerrada”, indica el estudio; “El resto se aplazará hasta el ejercicio del 2020/21, debido al retraso de casi un cuarto de la temporada más allá del 30 de junio”. "El éxito de la vuelta de cada liga y el tipo de relación que mantengan con los socios comerciales y las cadenas de retransmisión tendrán un impacto significativo y a largo plazo tanto en la solidez de los clubs como de las ligas en general”, apostilla Iglesias. Todas las competiciones volverán a estar de nuevo en marcha durante este mes de junio salvo la francesa, que resultó finalizada por orden del Gobierno de la República.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50