Energías renovables

Acciona saca a Bolsa la joya de la corona

La filial de renovables debutará en el parqué el próximo 1 de julio. La valoración inicial se ha visto recortada por la volatilidad del mercado y cambios en el marco legislativo

El parque eólico Eurus, de Acciona, se encuentra ubicado en el Estado de Oaxaca (México).
El parque eólico Eurus, de Acciona, se encuentra ubicado en el Estado de Oaxaca (México).

Muy poco tiene que ver aquella constructora Entrecanales y Távora (germen de Acciona) que dos ingenieros de Caminos crearon en 1931 con la Acciona de 90 años después que el próximo 1 de julio sacará a la Bolsa su filial de energía, valorada entre 8.900 y 9.800 millones de euros. Una venta destinada exclusivamente a grandes inversores y que se convertirá en la segunda mayor colocación en España desde 2015, cuando se produjo el estreno bursátil de Aena.

Ya a finales del pasado siglo, Acciona comenzó un cambio de modelo de negocio orientado hacia las infraestructuras (agua, autopistas, trenes…) y el salto definitivo se produjo en 2007 cuando acompañó a Enel para hacerse, mediante una opa, con Endesa. Su apuesta por las energías renovables y especialmente la eólica fue ganando cada vez más peso en la compañía: de los 508 millones que Acciona ganó en 2020, 441 millones de euros venían de vender electricidad, o sea, el 86%.

Más información

La salida a Bolsa de Acciona Energía va a provocar una de esas paradojas financieras tan frecuentes en el mundo bursátil. El total del grupo Acciona está valorado en el mercado en 6.900 millones, mientras que solo la división de energía valdrá como mínimo 8.900 millones. Este es uno de los motivos que el presidente del grupo, José Manuel Entrecanales, esgrimía este mismo año para lanzar al mercado su hijo predilecto: “Creemos que aumentar la visibilidad independiente de nuestros negocios reducirá el coste del capital y reforzará nuestro balance, permitiendo al mismo tiempo que el mercado les asigne un valor más eficiente”.

Esa búsqueda de una mejor valoración del mercado explica en buena medida la operación que, como indica el analista de Renta 4, Luis Padrón, tendrá también un efecto positivo sobre la matriz. “Cuanto más se valore Acciona Energía, también contagiará a la matriz que seguirá disponiendo de una amplia mayoría del capital”. Acciona Energía pasará a ser el gigante de los activos verdes del mercado español. No obstante, la colocación de sus acciones, que finaliza en estos días, no oculta las dificultades en un mercado y un sector que no viven su mejor momento. Por ello, además de que la operación la coordinan gigantes financieros estadounidenses como Citi, JP Morgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley, se han fijado grandes horquillas tanto en el precio —la tasación definitiva se conocerá el próximo 29 de junio— como en el porcentaje del capital que saldrá al mercado. Así, Acciona espera colocar entre el 15% y el 28,7% del capital (el resto seguirá en manos de la matriz), con un precio que oscila entre los 27,73 euros por acción y los 29,76 euros. Manga ancha para que la operación sea un éxito, donde la matriz conseguirá ingresar como mucho 2.817 millones de euros.

Aránzazu Bueno, analista de Bankinter, explica las razones de una menor valoración de Acciona Energía que, cuando se anunció la colocación, hablaba de una valoración de hasta 12.000 millones de euros para el conjunto de la empresa. “El 20% de sus proyectos menos maduros ya no se valoran porque el mercado busca realidades. Además, su negocio se ha visto afectado con el anteproyecto de ley que elimina los beneficios caídos del cielo para hidráulica, nuclear y eólica antes de 2005, y también hay que valorar que renovables y tecnológicas fueron los únicos sectores con ganancias en plena pandemia y ahora deben competir con otras compañías que se están recuperando”, comenta Bueno.

Más información

Por su parte, Padrón destaca el complicado momento de los valores renovables, como lo ha evidenciado la marcha atrás en numerosas salidas a Bolsa previstas para este año. Considera que tanto la larga experiencia como la gestión de Acciona en los últimos años son buenos avales para que el inversor muestre interés por la compañía. Sin embargo, a diferencia de los años de euforia, ahora el precio será clave: “Con nuestras estimaciones si sale a 27,73 euros, supone un descuento atractivo en torno al 20%, mientras que si lo hace a 29,76 euros, el descuento será solo del 10%; creo que optarán por algo intermedio”, explica.

Otro de los objetivos de la operación es que Acciona Energía sea financieramente independiente de la matriz. Antes de la operación, la filial soportaba una deuda neta de 3.248 millones. Según datos del folleto informativo presentado esta semana al supervisor (CNMV), la compañía nace con una deuda financiera neta de 1.777 millones de euros, aunque antes de dar este salto en solitario, la matriz capitalizó 1.895 millones. Acciona Energía suscribió un préstamo por 2.500 millones de euros, con lo que finalmente quedaba desligada de la matriz. A partir de aquí, y con los ambiciosos planes de crecimiento, la deuda seguirá creciendo, pero con el compromiso de que no se supere a largo plazo cuatro veces su ebitda.

El objetivo es crecer a toda marcha y el inversor no debe esperar dividendos muy generosos. Prevén repartir entre sus accionistas entre el 25% y el 50% de sus ganancias anuales, lejos de 56% pagado el pasado año por la matriz. Eso sí, se muestran flexibles dependiendo de las necesidades de financiación y de los resultados conseguidos.

Capacidad de producción

Actualmente, su producción renovable (hidráulica, solar, eólica o biomasa) alcanza los 11 gigavatios (GW), con cifras a cierre del pasado marzo, y prevén alcanzar los 20 GW en 2025 y llegar a los 30 GW a medio plazo. Para doblar su tamaño hasta 2025, la compañía estima una inversión en torno a los 7.800 millones que espera conseguir en gran parte con los ingresos de su propio negocio. Pero ya cuenta con programa de deuda a medio plazo de unos 3.000 millones más otros 2.000 millones en pagarés que cubrirán las necesidades más inmediatas de recursos.

Su principal mercado es el español, con una capacidad instalada a cierre de 2020 de 5,6 GW frente a los 5,3 de su división internacional, con presencia en 19 países, siendo EE UU, México, Australia, India, Italia y Canadá, los más importantes. La producción de energía eólica es la más destacada, ya que suma 8,5 GW de los 11 totales, mientras que la solar fotovoltaica aporta 1,4 GW.

Gonzalo Sánchez, director de análisis de Gesconsult, destaca que la compañía es un activo conocido desde hace muchos años, aunque el proceso “inflacionario les ha perjudicado al estar en un sector regulado frente a las empresas más cíclicas, lo que explica que ya se hayan ajustado las valoraciones”. Y añade: “Ahora el inversor va a tener delante dos negocios diferenciados, el de la matriz y el de la filial energética, y se decantará por una o por otra”.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50