La escuela de cocina de las estrellas

Scoolinary, con 1.000 suscriptores, ofrece 100 cursos de cocina ‘online’ para aficionados y profesionales

Jordi Ber, cofundador de Scoolinary.
Jordi Ber, cofundador de Scoolinary.

Hasta hace algunas décadas ser cocinero no era una profesión de prestigio. Desde hace unos años y tras el bum de la cocina española y mediterránea, y de la posición mediática de muchos cocineros, se ha convertido en un oficio de éxito. Premisas que han provocado que el sector de la hostelería demande más formación y se reinvente en busca de nuevas oportunidades. Pero, aun así, parece que la educación por internet, ahora en pleno auge, no ha calado lo suficiente en este sector.

Estas y otras razones llevaron a Jordi Ber, junto con su antiguo socio Martín Caleau (ambos fueron cofundadores de Habitissimo), y otros nombres relacionados con el sector como Vicente Fortea, Lorena Hidalgo, Inés Calle y María Parareda, a lanzar en julio de 2020 una ciberescuela que cubriera este hueco. “Muchos trabajadores de la hostelería que han estado en casa durante la pandemia demandaban formación. Nosotros llegamos para satisfacer esa necesidad y además a buen precio”, afirma Ber.

Más información
Los cursos de cocina para aficionados son el nuevo hobby de los jóvenes

Para ponerla en marcha realizaron una inversión inicial de 500.000 euros, reunidos a partes iguales entre fondos propios y una ronda de inversión entre familiares y amigos. En la actualidad imparte 100 cursos, a los que suma uno nuevo cada semana, para todos los niveles, tanto aficionados como profesionales. “Descomponemos lo que puede durar un curso de un año en píldoras. Por ejemplo, de cocina al vacío tenemos siete entre carne, pescado, iniciación…, y cada uno elige el que más le conviene”, explica Ber. La media de duración de cada curso es de 90 minutos, que se dividen en lecciones de dos o tres minutos. “Esto te permite ver una clase en cualquier momento y casi en cualquier lugar”, añade.

Cuentan con 1.000 suscriptores que han comprado más de 10.000 cursos, que van desde cocina vegetariana a cómo hacer el gin-tonic perfecto o cómo montar un plan de negocio para el bar o restaurante. Unos cursos que tienen un precio medio de 20 euros y que pueden adquirirse sueltos, mediante paquetes que incluyen varios cursos o a través de una suscripción anual que cuesta 15 euros al mes. Entre sus profesores cuentan con más de 15 estrellas Michelin, como Pepe Solla, Ramón Freixa y Paco Pérez, entre otros. “Nos diferencia la diversidad y el volumen de contenido, además de la calidad del profesorado”, asegura el cofundador. Scoolinary cuenta con ocho empleados y ha facturado 250.000 euros, sin beneficios de momento.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS