Estafas

Los estafadores también se adaptan a la pandemia

Los fraudes en los seguros del hogar se dispararon un 18% durante el año 2020, mientras que las estafas a mutuas de coches se redujeron

Imagen de archivo de un investigador siguiendo una pista.
Imagen de archivo de un investigador siguiendo una pista.Andrey Popov

Durante el año 2020, las restricciones de movimiento afectaron a prácticamente todos los sectores, también a la delincuencia. Los estafadores de aseguradoras transformaron su negocio ilegal y los intentos de fraude en el hogar se dispararon un 18%, mientras que cayeron los relacionados con los automóviles, según datos de AXA Seguros. Igualmente, la fotografía general del año muestra un incremento de las estafas a compañías de mutuas, que supusieron el 2,2% del total de siniestros reclamados, la tasa más alta de la última década en España. “La crisis, como ocurrió en 2008, crea un caldo de cultivo en el que más personas se pueden sentir tentadas a cometer estafas”, explica Arturo López-Linares, director de siniestros de AXA España.

López-Linares califica de “boom” el fraude en los hogares registrado durante el pasado año. El más común es la conocida en el sector como estafa con ocasión del daño agua. La reclamación proviene de una avería real, que no fue provocada, pero se inflan los costes para cobrar un mayor seguro. Están relacionadas con clásicas averías de goteras, roturas de cañerías y otros tipos de fugas. Representaron el 44% de los intentos de estafa en el hogar.

También destacaron el año pasado los intentos de fraude a aseguradoras en domicilios por fenómenos climatológicos, principalmente en los daños por tormentas, que pasaron de suponer el 18% al 28% de las falsas reclamaciones de los hogares. En tercer lugar se sitúa el engaño por avería eléctrica, un fraude “histórico”, en palabras de López-Linares, que se ha visto reducido al 17% del total de estafas en domicilios por la mejora en la capacidad de encontrar la causa de que una televisión o un frigorífico se rompan.

Más información

El incremento de la tasa de fraude en España hasta el 2,21% (frente al 1,94% de 2019) es superior al del pasado: “Comparado con años anteriores, es un crecimiento bastante relevante”, comenta López-Linares. Si bien es cierto, la tasa crece sin parar desde 2010, cuando se situó en el 0,85%. En la misma línea aumentó en 2020 el monto que se intentó estafar a AXA hasta los 67 millones de euros, un 2% más que el año anterior.

Los confinamientos y las restricciones de movimiento forzaron a la baja el fraude en los seguros de automóvil, una caída que se observa desde hace cinco años, aunque continúa siendo “el rey” entre las reclamaciones falsas. En los últimos cinco años han pasado de suponer 7 de cada 10 estafas a mutuas a 5 de cada 10. “[El descenso] no es producto en exclusiva de la covid-19”, concreta el experto de AXA, sino que cada vez es menos lucrativo y más complicado reclamar una indemnización por daños corporales en incidentes de tráfico: “El baremo que nació en 2016 para evaluar las lesiones hizo menos atractivo el fraude”.

La estafa sanitaria, residual y sin cambios pese al virus

Otro hecho que destaca en el sector asegurador es que en 2020, pese a la irrupción de la pandemia, las estafas en las mutuas sanitarias permanecieron congeladas y continuaron siendo residuales: apenas supusieron “dos o tres” millones de euros frente a los 67 descubiertos el año anterior. “Era una de las preguntas que nos hacíamos y claramente no [aumentó]”, ha reconocido el directivo de la aseguradora. “El usuario ha estado muy focalizado en la salud de verdad, al igual que en el mundo de las empresas, y no hemos observado ningún repunte”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50