Crisis del coronavirus

Casi la mitad de los 900.000 afectados por ERTE trabajan en hostelería y hoteles

La cifra media de asalariados con la jornada suspendida o reducida crece en 91.500 personas

Una terraza cerrada en Barcelona el pasado febrero.
Una terraza cerrada en Barcelona el pasado febrero.Albert Garcia

A finales de enero y comienzos de febrero, la cifra de afectados por ERTE comenzó a crecer de nuevo. Las restricciones para contener la tercera ola de contagios empeoraron la situación en el mercado laboral y cada vez más empresas comenzaron a detener su actividad. Eso se tradujo en un incremento de los trabajadores con la jornada suspendida, que en febrero ha alcanzado una media de 909.661 (91.500 más que en enero). Es otro de los indicadores que evidencia el empeoramiento del mercado laboral en febrero a consecuencia del recrudecimiento de los contagios como consecuencia de las reuniones navideñas.

Si se analiza la evolución diaria de la cifra de afectados por ERTE, se ve una evolución paralela a las medidas que han ido tomando las comunidades autónomas durante la tercera ola de la pandemia. Conforme fueron endureciendo las restricciones en enero, se fue frenando la actividad y creció el volumen de trabajadores afectados. Se llegó al máximo de las últimas semanas el 29 de enero (933.940) y después ha bajado a duras penas, según los datos de la Seguridad Social.

Más información

Las cifras conocidas este martes vuelven a mostrar que son la hostelería y los hoteles —y, por tanto, sus empleados— los grandes damnificados de la crisis del coronavirus. Las persianas de los bares y restaurantes bajadas y las puertas de hostales y otros establecimientos cerradas tiene como consecuencia que de esos casi 910.000 afectados que hubo de media en febrero, prácticamente la mitad trabajan en las ramas de actividad encuadradas como servicios de alojamiento y servicios de bebidas y comidas. En concreto, lo están 442.000 trabajadores.

También el comercio ha sufrido lo suyo durante esta tercera ola. Varias comunidades autónomas han cerrado centros comerciales y otros tipos de establecimientos y eso ha llevado a que cerca de 150.000 trabajadores del sector estén incluidos en un ERTE.

Estas ramas más golpeadas por la crisis tienen una característica común: más mujeres que hombres resultan afectadas por los ERTE. Y eso tiene un resultado en la suma total: son ellas las más afectadas por estas medidas paliativas del impacto del coronavirus sobre el mercado laboral. Así, en febrero hubo una media de 477.132 mujeres con la jornada de trabajo suspendida o reducida frente a 422.251 hombres.

Por comunidades autónomas, Cataluña sigue siendo la que encabeza el número de afectados por ERTE. Los algo más de 190.000 que hubo el mes pasado representan el 21,1% del total. Esta comunidad aplicó medidas bastante restrictivas para combatir la tercera ola y eso explica, en buena medida, estos datos. También es cierto que en Cataluña la incidencia de la pandemia cayó bastante durante el mes pasado. Frente a ella está el caso de Madrid, una comunidad con un peso de su economía similar en el conjunto de España. En ella, la cifra de afectados por ERTE queda en casi 120.000. Las medidas más laxas del Gobierno de Díaz Ayuso contra la pandemia ayudan a entender esta diferencia, como también que la incidencia de la pandemia siga siendo más alta.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50