Heineken recortará 8.000 empleos por la bajada de ventas de la pandemia

La medida supone el 10% de la plantilla mundial de la cervecera, que espera ahorrar además 2.000 millones de euros para 2023 mejorando sus métodos de producción

El logo de Heineken en una imagen de archivo.
El logo de Heineken en una imagen de archivo.Nguyen Huy Kham / Reuters

La cervecera Heineken, una de las empresas emblemáticas de los Países Bajos, vendió un 8% menos en 2020 debido a la pandemia, y ha anunciado este miércoles un recorte de 8.000 empleos, el 10% de su plantilla. El cierre de bares y restaurantes en todo el mundo afecta al 70% de los que sirven sus cervezas, y en 2020 su facturación disminuyó un sexto hasta quedarse en 23.800 millones de euros, según portavoces de la compañía.

Con el ajuste de empleos espera ahorrar 350 millones anuales en costes. Por su parte, la aplicación del plan denominado EverGreen (verde perenne), centrado en la mejora de las operaciones, así como en la producción de nuevas bebidas sin alcohol, debe suponer un ahorro cercano a los 2.000 millones de euros para 2023. La firma ya apuntó en octubre pasado que el cambio de hábitos derivado de la covid-19 podría traducirse en la desaparición de puestos de trabajo.

Heineken es la segunda cervecera mundial gracias a su propia marca y a otras de su catálogo, como Amstel, Tiger y Sol, pero la prolongación de la crisis ha obligado a su vez a prestar ayuda a los propietarios de cafés y bares de su propiedad o que tiene en alquiler.

En el Reino Unido, donde posee varios pubs, ha tenido que amortizar su valor. En el comunicado publicado para anunciar estas cifras, Heineken admite el daño de la pandemia sobre sus cuentas de 2020. “Un impacto ampliado en nuestro caso debido a la amplitud geográfica de nuestro negocio, pero hemos sido diligentes a la hora de adoptar medidas para mitigar sus efectos”, ha añadido la cervecera.

Como las restricciones se prolongan en el tiempo, incluidas medidas como toques de queda nocturnos, la dirección no descarta que los despidos puedan ser forzosos, en lugar de pactados, como había previsto. Heineken ha reservado 450 millones de euros para hacer frente al recorte de personal, y los sindicatos neerlandeses se preguntan si es necesario ser tan duro, porque el cierre del sector hostelero se irá relajando y la facturación mejorará a medida que avance la vacunación y haya menos infecciones. Les parece también que podría buscarse un equilibrio entre accionistas y empleados, “porque los segundos están pagando ahora por los primeros”, ha dicho Roel van Riezen, uno de sus representantes.

Presentada por Dolf van den Brink, director ejecutivo de la cervecera desde el año pasado, la operación EverGreen juega con el color verde de las botellas de la marca e incluye inversiones en la venta de cerveza a través de Internet así como el aumento de la producción de bebidas sin alcohol. La Heineken 0.0, lanzada en los Países Bajos en 2016, puede adquirirse ya en Brasil, México y Estados Unidos. Otras modalidades bajas en alcohol, en el mercado en China o Vietnam, convierten a la empresa “en el mayor proveedor mundial de bebidas de esta clase sin alcohol”, según fuentes de la firma.

Más información

Lo más visto en...

Top 50