Pensiones

Este es el documento con la propuesta de reforma de las pensiones que Escrivá dice que no ha existido

El texto enviado por el Ministerio de Seguridad Social a los ministros del área económica contemplaba la ampliación a 35 años del periodo de cómputo para el cálculo de la pensión de jubilación

Documento con la propuesta de reforma de las pensiones.
Documento con la propuesta de reforma de las pensiones.

“No sé de qué me habla“, “no sé de dónde sale”, es “un tema que no existe, que no ha existido”, ha asegurado el ministro de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, sobre la propuesta de reforma para la ampliación del periodo de cálculo de las pensiones de 25 a 35 años. El ministro ha protagonizado este miércoles una agria entrevista en Onda Cero donde ha negado que se haya planteado aumentar los años de cotización para calcular la prestación de jubilación. Sin embargo, el ministerio responsable del sistema de pensiones envió hasta dos borradores diferentes a la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos (CDGAE), donde se reúnen los ministros responsables de las áreas económicas, que recogía dicha medida.

El segundo documento enviado el pasado diciembre a los ministros económicos bajo el título Sostenibilidad del sistema público de pensiones en el marco del Pacto de Toledo, de 32 páginas, incluía ocho grandes medidas para reformar las pensiones. Una de las más destacadas para contener el gasto de la Seguridad Social aparece bajo el epígrafe “Ampliación del periodo de cómputo para el cálculo de la pensión de jubilación” y como autor de la propuesta figura inequívocamente el ministerio de Escrivá.

En esta ficha, a la que ha tenido acceso EL PAÍS (se muestra en la imagen de abajo), se precisa que la medida supondrá una reducción media de la pensión del 6,3% y que se espera implantarla de forma progresiva a partir de 2023. En una versión anterior de este borrador, también enviado a La Moncloa, se hablaba de una rebaja media de la pensión del 5,5%.

La descripción de la ficha incluida en el documento enviado a los ministros económicos, con la propuesta que Escrivá ha dicho este miércoles que “no ha existido”, dice así: “Como tercera de las medidas que integran el bloque que tiene por objeto profundizar en la reforma de 2011, se plantea ampliar el periodo de cómputo para el cálculo de la base reguladora de la pensión de jubilación, pasando de los 25 últimos años de referencia en 2022 hasta un máximo 35 años de manera progresiva, contemplando la posibilidad de elección de los años a integrar en la base reguladora cuando se supere este umbral junto con una revisión del procedimiento de integración de lagunas”.

Este borrador presentado por el Departamento de Escrivá a los otros ministros reconoce un recorte de la pensión del 6,3%: “El efecto medio de calcular la pensión sobre un máximo 35 años en lugar de 25 supondrá, a las pensiones comprendidas entre la mínima y la máxima, una reducción media de la pensión inicial del 6,3%, aunque su impacto no es uniforme y depende de las características concretas de cada carrera de cotización”, según reza el texto.

A pesar de ser uno de los elementos troncales de la reforma presentada por Escrivá a sus compañeros del Consejo de Ministros, el titular de Seguridad Social dijo este miércoles: “El periodo de cálculo no es ni de lejos el elemento central de lo que estamos discutiendo”.

El ministerio recuerda en el apartado “Evidencia, análisis y datos que motiven la necesidad de la reforma” de esa ficha que “la extensión del periodo de cómputo para el cálculo de la pensión de jubilación es uno de los cambios paramétricos que se han ido incluyendo en todas las grandes reformas que se han hecho en España desde 1985: en esa ocasión el periodo se incrementa de dos a ocho años; en 1997, a quince años; y la reforma de 2011, lo extiende progresivamente a los últimos 25 años de cotización en 2022 (en 2020 todavía se calcula con los últimos 23)”.

El Ministerio de Seguridad Social explica en la ficha: “La medida pretende aumentar la contributividad del sistema haciendo que la pensión de jubilación refleje en mayor medida la vida laboral del trabajador y reflejando la realidad de un mercado laboral en el que las interrupciones y las lagunas son cada vez menos excepcionales. Aun cuando el efecto en cada trabajador es diferente, aumentando la pensión en algunos casos y disminuyéndola en otros, en términos medios la pensión se reduce, si bien el efecto es paulatino en el tiempo y se moderaría por la posibilidad de elección de años”.

A pesar de que el ministro renegó este miércoles de la medida —”No sé de dónde viene”, llegó a decir en la entrevista —, el documento que La Moncloa ha enviado esta misma semana a Bruselas con las líneas generales de la reforma de la Seguridad Social reconoce que “se plantea ampliar el período de cómputo para el cálculo de la base reguladora”. No obstante, en este último texto oficial desaparece la referencia explícita a los 35 años.

El ministro fue preguntado durante la entrevista en Onda Cero sobre si finalmente va a aumentar los años de cómputo para calcular las pensiones hasta los 35 años y visiblemente irritado contestó: “Tenemos que hacer muchos cálculos y muchos estudios más a nivel de microdato y en eso estamos, esa es la parte más difícil de precisar de todo lo que hay y esto es lo que está en el Pacto de Toledo, lo que hemos contado y lo que hemos mandado a Bruselas”. Y ha tratado de justificar el embrollo en que se ha metido: “En medio de esos cálculos intermedios, alguien los ha cogido y ha hecho una narrativa de confrontación” que ha dicho “no es real”. Mientras, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, cantaba victoria por que no se hubiera enviado finalmente a Bruselas una propuesta que consideraba “inaceptable“ y que desde su partido han criticado abiertamente.

Lo más visto en...

Top 50