Las compras del comercio minorista cayeron un 4,3% en noviembre pese al Black Friday

La venta de ropa se recortó casi un 32% frente al mismo mes del año pasado, mientras la venta de electrónica del hogar subió un 10%, según los datos del INE

Una mujer pasea frente a una tienda que anuncia descuentos el día del Black Friday.
Una mujer pasea frente a una tienda que anuncia descuentos el día del Black Friday.Juan Herrero (EFE)

Fabricantes y vendedores marcaron en su calendario el 27 de noviembre como la jornada que les permitiría remontar el freno económico de 2020. El comercio online estaba llamado a coronarse en el Black Friday tras un año en que las ventas en Internet se han disparado debido a la pandemia. Sin embargo, el comercio minorista cayó un 4,3% en noviembre respecto al mismo mes del año anterior, el mayor retroceso de las ventas al gran público de los últimos seis meses. Según datos publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los productos que más han sufrido la bajada del consumo han sido los de vestido y calzado (-31,8%) y las compras en estaciones de servicio (-15,5%) debido a la reducción de los desplazamientos por carretera.

Entre los productos que sí vieron aumentadas sus ventas, los aparatos del hogar continuaron disparando su consumo un 10,2% respecto a noviembre de 2019, un crecimiento similar al que registran cada mes desde el fin del primer estado de alarma en junio. En este apartado se incluyen tanto equipamiento tecnológico (televisores, ordenadores, electrodomésticos) como muebles y artículos del hogar. También crecen respecto al año pasado las compras en alimentación, que subieron un 1,2% durante ese mes.

En términos mensuales, y corregido de efectos estacionales y de calendario, la facturación del comercio minorista retrocedió un 0,8% respecto a octubre, la mayor caída desde abril. Por productos, la tasa mensual de compra de vestimenta es la que más cayó en noviembre (-12,6%), mientras que la venta de equipamiento y tecnología del hogar se mantuvo estable (0,2% de incremento) pese a las ofertas del Black Friday y el Cyber Monday. Por modos de distribución, grandes cadenas (-2,6%) y grandes superficies (-2%) disminuyeron sus ventas, mientras que empresas unilocalizadas (+0,2%) y pequeñas cadenas (+1,6%) aumentaron respecto a octubre.

En cuanto al lugar donde se realizan esas compras, los datos del INE arrojan en noviembre una caída de más de cinco puntos porcentuales respecto a octubre en las ventas en las grandes cadenas comerciales, así como un retroceso de la afluencia en las grandes superficies, como hipermercados o centros comerciales. Sin embargo, estos grandes establecimientos son los únicos que han aguantado hasta el momento el golpe de la pandemia. Las grandes cadenas incrementaron en noviembre sus ventas un 2,1% en tasa anual –respecto a ese mes en 2019– y las grandes superficies mantuvieron entre junio y octubre cifras similares de consumo que el año anterior –en noviembre cayeron un 3,9%–.

En el lado contrario se encuentran los pequeños establecimientos, que no han logrado recomponerse desde su tropiezo en marzo. Las pequeñas cadenas de tiendas, que hasta el año pasado registraban un crecimiento de ingresos similar al de los grandes centros comerciales, mantienen en noviembre una caída del 13,9% anual en sus transacciones. Lo mismo ocurre con los negocios que solo tienen un local, el vendedor de barrio, que ha visto reducida su clientela un 5,3% este último mes frente a 2019.

Las ventas solo crecen en Madrid

A nivel nacional, Madrid es la única Comunidad donde el consumo se ha visto incrementado en noviembre. Un sutil 0,6%. Le siguen Galicia (-1,4%), Comunidad Valenciana (-1,8%), País Vasco (-2%) y Castilla La Mancha (-2,7%). En el otro extremo se encuentran Melilla (-24,4%), Ceuta (-19,5%), Canarias (-14,1%) y Andalucía (-10,5%).

En el ámbito de la ocupación, el empleo en el comercio minorista disminuyó durante ese mes en todas las comunidades y en casi toda clase de establecimientos. De media, se empleó a un 6,3% menos de personas que en noviembre del año anterior. Las pequeñas cadenas redujeron su número de trabajadores un 6,3% frente a 2019, al igual que los negocios de una sola tienda y las grandes superficies –recortaron las plantillas cerca del 2%–. Solo aumentaron sus trabajadores las grandes cadenas un 0,8%. Canarias (-7,4%), Baleares (-7,2%) y Ceuta (-4,2%) son las regiones que más despidos sufrieron en los comercios.




Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS