Las importaciones inundan el sector del aceite

Esta campaña se incrementarán un 60% y han crecido un 500% sobre los registros de hace una década

Una mujer mira varias botellas de aceite de oliva en un supermercado.
Una mujer mira varias botellas de aceite de oliva en un supermercado.SANTI BURGOS

Las importaciones de aceite de oliva en la campaña que termina el próximo 30 de septiembre se incrementarán en más del 60%, según los datos manejados por la Administración agraria. Frente a las 141.000 toneladas de la campaña anterior, las previsiones, a la vista de los datos hasta el mes de julio, se estiman en 230.000 toneladas con un fuerte impacto negativo sobre los mercados en origen y las cotizaciones. Estas cifras suponen un incremento de casi el 500% sobre las 47.000 toneladas de hace una década.

Con una producción media de 1,5 millones de toneladas, España supone casi el 50% de la producción mundial de aceite de oliva, pero a la vez se ha convertido en tercer importador de aceite solamente por detrás de Italia, tradicionalmente importador con unas 500.000 toneladas, especialmente de aceite español para hacer frente a sus necesidades del mercado interior y para la exportación bajo sus propias marcas y de Estados Unidos con 320.000 toneladas.

La implantación de aranceles la pasada campaña por parte de las autoridades norteamericanas solamente al aceite de origen español envasado, se ha traducido en un aumento de las importaciones de aceite por parte de las industrias españolas, especialmente desde Portugal y de los países del norte de África para entrar en EE UU sin pagar los nuevos impuestos. Sin embargo, señalan desde la organización agraria UPA, no se trata de una situación nueva que se haya producido de la noche a la mañana por el mercado norteamericano, sino que se trata de una tendencia que se registra desde hace una década pasando de las 47.000 toneladas de 2009 a las 208.000 que se han importado ya hasta el mes de julio. Según un estudio de esa organización, las elevadas importaciones de aceite de oliva se han registrado tanto en campañas al alza como a la baja. En la misma línea, los datos concluyen que el incremento de las importaciones en la década han crecido en unos porcentajes muy superiores al de las producciones.UPA destaca el fuerte aumento sobre todo en la comercialización exterior por la posición agresiva de la industria. Desde la organización, a la vista de los datos, se entiende que no se puede hablar del olivar como un sector de excedentes estructurales. Aunque en España se mantiene la demanda interior, con muy ligeras oscilaciones, en una media en el entorno de las 500.000 toneladas, las ventas en el exterior han pasado de una media de menos de 700.000 toneladas a la cifra récord de 1,1 millones de toneladas en 2013 y que se espera superar en este ejercicio.

Autorregular el mercado

Este comportamiento de las importaciones coincide con el mantenimiento del mercado interior de aceite de oliva con precios hundidos actualmente en 2,1 euros kilo para un aceite virgen extra, 1,8 euros para un virgen y de 1,7 euros para un lampante o de menos calidad. Agricultura anunció en julio una hoja de ruta para dar respuesta a los problemas del sector. Entre otras acciones se contemplaba la puesta en marcha de una política de almacenamiento para autorregular el mercado que aún no se ha concretado, la recolección en verde para producir menos y mejorar la calidad, limitar los rendimientos o dar más apoyo al olivar tradicional. Unión de Uniones señala que esas medidas no van a solventar el problema y denuncia el fuerte aumento de las importaciones.

A la espera de la aplicación y los efectos de esas medidas, la campaña se iniciará el uno de octubre con un stock de menos de 500.000 toneladas frente a las 755.000 que había en la campaña anterior y unas previsiones de cosecha de 1,5 millones frente a los 1,2 del pasado año, aunque quedan dos meses de interrogantes para ver cómo se comporta el clima. Los datos sobre el consumo manejados por los envasadores de aceite suponen un incremento superior al 5% en lo que va de campaña. Por su parte la exportación al mes de julio ya ascendía a 927.000 toneladas con un incremento del 8%, lo que supone la posibilidad de llegar a final de campaña por encima de 1,1 millones de toneladas. En otros países mediterráneos se prevén cosechas a la baja que deberían implicar mejoras de los precios en el mercado español.

Lo más visto en...

Top 50