La crisis del coronavirus

El Gobierno recomienda a los apartamentos turísticos guardar un registro de sus clientes durante un mes

Sanidad da el visto bueno al protocolo elaborado por el Instituto para la Calidad Turística Española con el consenso de los agentes sociales

Un grupo de turistas entra en un edificio de Barcelona, el pasado julio.
Un grupo de turistas entra en un edificio de Barcelona, el pasado julio.JUAN BARBOSA /

Registrar a todos los ocupantes del apartamento y guardar ese registro durante 30 días para facilitarlo a las autoridades en caso necesario. Esta es una de las recomendaciones que se recogen en el nuevo protocolo para viviendas de uso turístico que ha elaborado el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) a petición del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Entre las medidas, figura también la de entregar mascarillas y gel o guantes a los clientes a su llegada al alojamiento. Cuando este forme parte de un bloque colectivo, dicha entrega deberá realizarse antes de entrar en el edificio, obligando a los visitantes a hacer uso de los equipos de protección.

El documento es una mera recomendación sin carácter obligatorio ni un régimen sancionador aparejado, pero ha nacido con el consenso de la Administración, la patronal Fevitur (que agrupa unos 185.000 apartamentos) y los sindicatos. Se trata del 22º protocolo que elaboran los técnicos de ICTE (tras otros 21 dedicados a otros actores del sector turístico: desde hoteles hasta las oficinas de atención a visitantes) a petición de la Secretaría de Estado de Turismo, que forma parte de la junta directiva de esa asociación empresarial que gestiona la marca Q de calidad turística. Ha recibido ya el visto bueno de Sanidad y está en manos de las comunidades autónomas, que puesto que tienen las competencias transferidas colaboran en su implementación para aquellas empresas que quieran adherirse a esas buenas prácticas.

Para ayudar a contener la expansión del coronavirus, también se recomienda prescindir en la medida de lo posible de alfombras, textiles y otros objetos decorativos en los pisos turísticos. Las llaves deben ser entregadas tras un proceso de desinfección. Las basuras, tener doble bolsa y un accionamiento no manual y las almohadas o mantas que se guarden en armarios deben estar correctamente protegidas. Tras cada cambio de cliente hay que desinfectar todas las perchas.

La guía también contiene un alto número de recomendaciones dirigidas a los empleados de los apartamentos turísticos. Se encomienda, por ejemplo, la elaboración de planes para garantizar la seguridad de los trabajadores y el respeto de las distancias mínimas de seguridad, además de facilitarles los EPI (equipos de protección individual) adecuados. También se describe cómo debe ser la limpieza de los alojamientos, cuya frecuencia debe incrementarse. Al propietario de la vivienda le corresponde asegurarse de que el personal de limpieza cuenta con las protecciones adecuadas incluso en los casos en que esa labor se encuentra subcontratada. También se hace hincapié en las medidas informativas, tanto a clientes como a empleados.

El último protocolo del sector

De hecho, el protocolo se dirige exclusivamente a las viviendas que tienen personal contratado, no a los pisos que gestiona directamente un particular, puesto que se elabora en el marco de la prevención laboral. La otra limitación del nuevo documento es que no contempla en su aplicación las viviendas que se alquilan por habitaciones. “Aunque están reguladas por algunas comunidades autónomas”, explica Miguel Mirones, presidente de ICTE, “serían más asimilables a otro modelo de negocio que ya existe, como por ejemplo una pensión”.

Mirones describe un proceso largo, por eso es el último de los 22 protocolos encargados por el Ministerio en ver la luz, a causa precisamente de la diversificación normativa que existe sobre la materia y también de las diferentes tipologías de alojamiento que aparecen bajo el paraguas de las VUT (viviendas de uso turístico) en las legislaciones autonómicas. Pese a ello, se ha conseguido sacar adelante el trabajo con el visto bueno de los sindicatos UGT y CC OO. También de Fevitur, que muestra su satisfacción por el hecho de que los apartamentos turísticos cuenten con su propio protocolo, lo que consideran “un paso más de normalización” para dicha actividad.

Aunque no sean de obligado cumplimiento, las normas pretenden ayudar a gestionar mejor las viviendas turísticas en plena epidemia. La obligación de registro de clientes, por ejemplo, pretende ayudar a las labores de rastreo del virus en caso necesario, la estrategia que están siguiendo las autoridades sanitarias para tratar de contener los últimos brotes de covid-19. Para identificar a los establecimientos que siguen las buenas prácticas, ICTE ha desarrollado el sello Safe Tourism Certified (certificado de turismo seguro) al que ya se han acogido más de medio millar de empresas tras pasar por una auditoría independiente y cumplimentar el proceso de certificación.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad



Más información

Lo más visto en...

Top 50