Demanda y balas de plata

Hablar de reconstrucción futura no nos da licencia para dejar que la destrucción se abra paso estos meses

Varias turistas caminan por la Plaza Cataluña de Barcelona.
Varias turistas caminan por la Plaza Cataluña de Barcelona.Quique Garcia / EFE

Llegó la covid-19 y el confinamiento obligó a cerrar la mayor parte de la oferta. Persianas abajo y a esperar. La demanda se hundió en paralelo. Con la vuelta de la actividad hemos comprendido, sin embargo, que es el virus —y no nosotros— el que marca el paso de la economía. Todos los propietarios de negocios saben que es importante permanecer abiertos ya que otro cierre sería catastrófico. Son conscientes también de que, si los rebrotes y el miedo se extienden, la demanda...

Más información