LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Fitch baja la calificación de Italia y la acerca al bono basura

La nota, que ha pasado de BBB a BBB-, refleja las dudas de la agencia de ‘rating’ sobre la capacidad del país para encajar el varapalo económico del coronavirus

Un hombre pasa por delante de la plaza de España, en Roma.
Un hombre pasa por delante de la plaza de España, en Roma.ANGELO CARCONI / EFE

La agencia de calificación Fitch ha lanzado un jarro de agua fría inesperado sobre la economía italiana, tercera de la eurozona, al bajar un peldaño la clasificación de la deuda del país y colocarla a solo un nivel por encima del grado especulativo de los bonos basura. La nota, que ha pasado de BBB a BBB-, refleja las dudas de la calificadora sobre la capacidad de Italia para encajar el varapalo económico del coronavirus. La prima de riesgo ha reaccionado con una escalada hasta los 230 puntos básicos que ha anulado la ligera mejoría de los primeros días de la semana.

Poco antes del inicio de la pandemia en febrero, Fitch había confirmado la calificación BBB para Italia y no debería haberse pronunciado sobre el cuadro macroeconómico del país transalpino hasta julio. La decisión de hacerlo con antelación refleja la preocupación por el estado de las cuentas italianas. La agencia ha señalado que “los acontecimientos justifican la desviación en el calendario”. “Los fundamentos de la economía y las finanzas públicas de Italia son sólidos”, ha replicado el ministro de Economía, Roberto Gualtieri.

La agencia anticipa en su análisis una contracción del PIB para este año del 8%, a consecuencia del cerrojazo económico implantado para poner coto a la pandemia. Una previsión en la línea del Ejecutivo de Giuseppe Conte, que ya avanzó la semana pasada un pronóstico idéntico. Fitch asume que la situación se presenta incierta. Cree que el brote de coronavirus podría controlarse en Italia en la segunda mitad del año, “lo que conduciría a una recuperación económica relativamente fuerte en 2021”. Pero también advierte de que en el caso de que se produzca una segunda oleada de contagios y se reanuden de forma generalizada las medidas de bloqueo, los resultados económicos de 2020 y 2021 se verían lastrados.

La calificadora prevé además que la deuda se dispare este año hasta alcanzar el 156% del PIB, lo que supondría un incremento de unos 20 puntos porcentuales. A este aspecto, que ya de por sí resultaría suficiente para una rebaja de la clasificación, la agencia añade que el ratio de endeudamiento “se estabilizará a este nivel tan alto a medio plazo, subrayando los riesgos de sostenibilidad de la deuda”.

Por otro lado, Fitch ha mejorado la perspectiva de Italia de “negativa” a “estable” porque cree que el plan de compra de 750.000 millones de euros de activos públicos y privados del Banco Central Europeo contribuirá a mejorar la situación de la economía italiana o al menos, ayudará a no empeorarla. A falta de saber si la institución europea presidida por Christine Lagarde incrementará la cuantía de las compras de deuda y de que llegue la luz verde de la Comisión Europea y del Consejo Europeo para el fondo de reconstrucción, Fitch alerta de que el respaldo del eurobanco no será suficiente. Y menos si el Gobierno italiano no aplica una estrategia fiscal y de crecimiento económico “creíble” que permita recuperar la confianza de que el nivel de endeudamiento bajará con el tiempo. La agencia duda de que la reducción de la deuda vaya a convertirse en una prioridad política, lamenta que Italia no haya hecho los deberes en este campo y recuerda que el país cerró 2019 con una deuda del 134,8% del PIB, solo un 0,5% menos que cuatro años atrás.

El Ejecutivo italiano cree que esta agencia “no tiene en cuenta las importantes decisiones adoptadas en la Unión Europea” y que “parece no valorar adecuadamente” el impulso del BCE. También ha subrayado que otras calificadoras, como S&P, que el pasado viernes decidió mantener intacto el rating BBB de Italia, han sido más “prudentes”.

Ahora la atención está puesta en la tercera gran agencia de calificación, Moody’s, que deberá pronunciarse sobre Italia el próximo 8 de mayo. Su nota actual coincide con la nueva calificación de Fitch y está en Baa3, un escalón por encima de los bonos basura, por lo que cualquier rebaja implicaría colocar a Italia en el grado de especulación. Se espera que no cambie su puntuación, puesto que el viernes pasado emitió un comunicado en el que señaló que aunque la pandemia está causando una grave impacto económico “que hará que la deuda pública de Italia alcance niveles sin precedentes este año”, se prevé que “la solvencia del país permanezca sustancialmente inalterada dado el carácter temporal de la recesión y los bajos costos de financiación”. Aunque también ha alertado de que la coyuntura podría cambiar “si la recuperación económica de Italia se retrasara hasta 2021 o si fuera mucho más débil”.

Estas clasificaciones de las agencias son uno de los criterios que utiliza el BCE para decidir si compra deuda pública de un país, aunque en general se guía por la mejor nota y rechaza los títulos de deuda soberana solo cuando las cuatro grandes calificadoras los contemplan como bonos basura.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50