LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El Ejecutivo prepara nuevas medidas fiscales para aliviar a pymes y autónomos

El Consejo de Ministros debate este martes cambios en el sistema de módulos y en los pagos del impuesto de sociedades

Comercios cerrados en la calle de la Ribera de Curtidores, en Madrid.
Comercios cerrados en la calle de la Ribera de Curtidores, en Madrid.©Jaime Villanueva / EL PAÍS

El Gobierno prepara una nueva batería de medidas fiscales para aliviar a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos ahogados por el parón de la actividad por el coronavirus. En concreto, el Consejo de Ministros debatirá este martes un paquete económico en el que se incluye la posibilidad de que los autónomos en régimen de módulos puedan pasar de forma excepcional al sistema de estimación directa, según informan fuentes gubernamentales. También está encima de la mesa que las pymes puedan modificar su sistema de pago fraccionado del impuesto de sociedades y tributar en función de sus resultados reales, una petición que ya habían lanzando las patronales, economistas y asesores fiscales. En ambos casos, la intención es brindar mayor liquidez para sortear la crisis.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ya adelantó la semana pasada, tras aprobar una moratoria fiscal de un mes para 3,4 millones de pymes y autónomos con facturación inferior a los 600.000 euros, que “en breve” se introducirían cambios para los trabajadores en régimen de módulos. Este sistema implica que no se tribute en función de los ingresos y gastos reales, sino que se abone una cantidad fija de acuerdo con ciertas características del negocio, como los metros cuadrados del local. Este sistema, permitido solo para determinadas actividades y hasta un cierto tope de facturación, siempre ha sido considerado más simple y beneficioso. Ahora, en el medio de una crisis sin precedentes, se ha convertido en un perjuicio más que en una ventaja, al no reflejar las pérdidas sufridas.

La normativa actual permite que los autónomos en este régimen puedan renunciar a ello antes de que empiece el ejercicio o presentando el pago fraccionado y de IVA del primer trimestre en estimación directa, sistema en el cual deben permanecer durante los tres años siguientes. Se prevé que el Gobierno también introduzca criterios más flexibles en el plazo de permanencia.

Las pymes, por su parte, podrían modificar la opción de cálculo del pago fraccionado del impuesto de sociedades y pasar al sistema que emplean las grandes empresas, una posibilidad que normalmente pueden escoger solo hasta febrero. También en este caso, la diferencia radica en que las pequeñas y medianas empresas suelen tributar en función de los resultados del ejercicio anterior y no sobre las cuentas reales del trimestre. Un sistema que simplifica su contabilidad pero que, una vez más, no refleja la merma en los ingresos.

En este caso, la medida beneficiaría sobre todo a las empresas más pequeñas. Las que facturan por encima de los 600.000 euros ya han tenido que abonar el primer pago de los impuestos este lunes 20 de abril, al haberse quedado fuera de la moratoria aprobada la semana pasada en el Consejo de Ministros.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Lo más visto en...

Top 50