La crisis del coronavirus

El Gobierno lanzará un primer plan de avales a pymes con 20.000 millones de euros

El Ministerio de Economía ultima un programa de garantías ampliable hasta los 100.000 millones, cifra que reclaman la banca, la CEOE y el Banco de España

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, responde a una pregunta en el Senado. En vídeo, las medidas económicas que aprobará el Gobierno. (Foto: Europa Press | Vídeo: Atlas)

El Gobierno prepara una línea de avales a préstamos de empresas por valor de unos 20.000 millones de euros en respuesta a la crisis del coronavirus. Se trata de un montante que podría aumentarse hasta un importe mucho mayor, de unos 100.000 millones. Es casi el 10% del PIB que están reclamando los bancos, la CEOE y el Banco de España. Este último tiene todos los datos del crédito.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez se enfrenta a una caída del PIB muy aguda debido a las medidas tomadas para hacer frente a la Covid-19. Por este motivo, la banca y la patronal han presionado al Ministerio de Economía para que articule una línea de avales con la suficiente potencia como para despejar cualquier duda. Según fuentes conocedoras de este asunto, la cifra que demandan asciende a los 100.000 millones de euros, en torno al 10% del PIB. Todo para intentar que no falte circulante a las empresas y que estas no tengan que echar el cierre.

Esos 100.000 millones pondrían el crédito a pymes en España con una cobertura de avales igual a la que brinda el plan alemán puesto en marcha la semana pasada, el bazuca, dotado con hasta 500.000 millones y que cubre hasta un 80% del riesgo. Los 100.000 millones también equivalen a la línea que abrió Europa a España para que rescatase a la banca en 2012. Aunque de esta luego solo se usó la mitad.

La tensa discusión del Gobierno por el llamado “escudo social” se ha desarrollado en paralelo a esta por los avales que prepara Economía. Hasta ahora solo se habían anunciado unos 400 millones del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Y hoy se espera que el Consejo de Ministros apruebe un nuevo paquete. En estos momentos y a la espera de lo que decidan en la reunión del Gabinete, se barajan, según fuentes gubernamentales, unos 20.000 millones gestionados por el ICO. Y esta cifra podría ampliarse hasta los 100.000 millones que solicitan las entidades, la CEOE y el Banco de España. Muchas han sido las llamadas para intentar influir, aseguran diversas fuentes al tanto de las conversaciones.

Se empieza con unos 20.000 millones. Y eso a pesar de que el sector financiero ha presionado a la vicepresidenta Calviño para que haga cuanto antes lo mismo que Alemania y ponga un bazuca mucho mayor de avales con intención de garantizar que no se cae la financiación a las empresas.

Sin embargo, la titular de Economía se ha resistido. Cree que esas garantías públicas acabarán en buena medida siendo utilizadas y, en consecuencia, generando déficit y deuda. Si se descontrola el déficit, el riesgo de que el mercado sitúe a España junto a Italia es elevado. Entonces, la prima de riesgo podría dispararse, haciendo imposible la recuperación y reeditándose la crisis soberana del 2010.

No obstante, el Banco de España, la patronal y las entidades argumentan que si no se hace más la economía puede sufrir un daño en parte irreversible. Sostienen que si la recesión rompe el canal crediticio, la recuperación no será en V. El problema consiste en que las entidades ya se encuentran muy justas de capital. Y si las empresas empiezan a quedarse sin ingresos, en ese caso la banca tendrá que provisionar por esa pérdida esperada, reduciendo sus niveles de capital. Solo que es imposible captar nuevo capital con las Bolsas hundiéndose. De modo que las entidades se verán obligadas a cerrar el crédito para no perder solvencia, dejando a numerosas empresas sin liquidez suficiente para aguantar el parón. Lo que a su vez haría que la contracción fuese mucho peor. Muchas empresas cerrarían y no serían capaces de retomar más adelante la actividad. El daño sería entonces más permanente.

La propuesta del sector financiero consiste en que los créditos tengan unos avales del Estado que permitan a los bancos no provisionar. Alemania y Francia ya han tomado medidas de liquidez en este sentido. Berlín anunció una línea por valor de hasta 500.000 millones, el 15% del PIB alemán.

El papel del BCE

Y también es crucial el papel que desempeñe el BCE. A pesar del patinazo que protagonizó Christine Lagarde diciendo que no cerraría primas de riesgo, el incremento de compras de deuda va a facilitar la financiación de esos déficits generados por la crisis del coronavirus, explican fuentes financieras.

El BCE también presiona para que las iniciativas de los Gobiernos vayan en esta línea. De hecho, ya ha adoptado medidas para que las entidades lo tengan más fácil. Ha anunciado que pospone los tests de estrés y las inspecciones in situ. Ha liberado los colchones anticíclicos de los bancos para que dispongan de más capital —aunque las entidades españolas ahora mismo lo tienen a cero y en consecuencia no obtendrán nuevos recursos—. Y no exigirá los colchones previstos para momentos de dificultades. Con ello se busca que la banca tenga menos restricciones a la hora de financiar a unas empresas que van a sufrir un severo desplome de la facturación. Pero aun así: con esto no bastará frente a una caída de la economía muy abrupta. De ahí que el eurobanco pida los avales.

Lo más visto en...

Top 50