CRISIS DEL CORONAVIRUS

El miedo a la recesión se apodera de Wall Street

El Ibex y el resto de grandes Bolsas europeas cierran en rojo a la espera de lo que decida el BCE

Interior de la sede de la Bolsa de Madrid.
Interior de la sede de la Bolsa de Madrid.Bernat Armangue / AP

Wall Street entró este miércoles, de nuevo, en pánico. El temor a la recesión se ha convertido en una pesadilla recurrente desde la expansión del coronavirus fuera de China. A dos horas del cierre de la sesión, el Dow Jones perdía algo más del 6% en la que es la segunda mayor caída desde 2008. ¿La primera? Este mismo lunes. “El impacto de la Covid-19 más la caída del precio del petróleo podrían desencadenar una recesión”, sostienen en Allianz Global Investor.

El Banco de Inglaterra ha sido el último organismo en mover ficha al anunciar una bajada de tipos en la línea de lo que hiciese hace una semana la Fed de EE UU, aunque el efecto en los mercados al otro lado del Atlántico ha sido escaso. “La respuesta actual a la crisis debe ser esencialmente fiscal, aunque creemos que la política monetaria aún tiene un papel importante que jugar”, defiende Gilles Moëc, economista jefe de AXA Investment.

Desde los Gobiernos también se intenta actuar. En EE UU, Donald Trump forzó primero a la Reserva Federal a la bajada de tipos y este martes esbozó un paquete de medidas, aunque sin concretar. La incertidumbre provocó un nuevo batacazo este miércoles: el Dow Jones bajaba a dos horas del cierre más de un 6%, el S&P 500 un 4,96% y el Nasdaq un 5,28%.

En Europa, los principales parqués abrieron con nuevas alzas. Pero no fue más que un déjà vu porque, al igual que un día antes, las Bolsas invirtieron su tendencia y acabaron en rojo. La sesión bajista de Wall Street tampoco ayudó a que las grandes plazas del Viejo Continente remontaran el vuelo. El índice español, Ibex 35, acabó con un retroceso mínimo, del 0,33%, pero se trata de otra jornada en rojo después de 20 días de turbulencias y grandes pérdidas. Eso, pese a empezar impulsado por la subida la sesión anterior en la Bolsa de EE UU y por el movimiento del Banco de Inglaterra. “No creemos que sean suficiente para contrarrestar el shock provocado por el virus”, asegura Jeremy Gatto, gestor de renta variable en Unigestion. Los mercados lo interpretaron en la misma línea y a partir de media mañana las noticias de los parqués no eran nada halagüeñas.

En el resto de principales plazas europeas reinó el nerviosismo y la volatilidad por la incertidumbre sanitaria y por el impacto que pueden tener medidas tan restrictivas como las decretadas recientemente en Italia. El Euro Stoxx acabó con una pérdida del 0,15%, el CAC francés se dejó un 0,57%, el DAX alemán un 0,35% y el FTSE británico un 1,40%. La Bolsa de Milán ha sido la única aguantó el tipo (mínimamente), con una subida del 0,33%. En Asia, el Nikkei japonés se dejó un 2,27% y Shanghái un 0,94%. Pero globalmente la peor parada fue Brasil, cuya autoridad bursátil se vio obligada a echar de nuevo temporalmente el cierre cuando se desplomaba un 10%.

Las bajadas de las Bolsas europeas resultaron pequeñas. El problema es que son una gota más en un vaso (el de los mercados) que ya rebosa ante una situación que recuerda a épocas negras del pasado. Los parqués quedan al albur del BCE, obligado a realizar un movimiento de calado para aliviar la incertidumbre sanitaria —y económica—. Así lo aseguró su presidenta, Christine Lagarde, que reconoció que es necesaria una respuesta urgente y coordinada para que la epidemia no provoque una crisis semejante a 2008. No había peor comparación posible.

Los analistas aseguran que faltan todavía datos sólidos para conocer el impacto real sobre la economía, por eso la volatilidad continuará unas semanas. Eso sí, la mayoría de organismos privados ya vaticinan que las principales economías van a ver frenada su actividad y algunas están incluso en riesgo de recesión. “Trabajamos bajo el supuesto de una recuperación en forma de U y no de V”, reconoce Frank Häusler, estratega jefe de Vontobel Asset Management.

Guerra por el petróleo

La guerra desatada por el precio del petróleo en el seno de la OPEP tras el encontronazo entre Arabia Saudí y Rusia sigue latente. Este martes lo que se pagaba por el barril brent rebotó un 10%, hasta los 37 dólares, aunque sigue lejos de compensar el desplome de un día antes. Este miércoles ha perdido parte de lo recuperado (ha bajado un 4%) y aguanta cerca de los 36 dólares.

El conflicto está lejos de solventarse y la petrolera estatal de Arabia Saudí Aramco aumentará su producción de 12 a 13 millones de barriles de crudo diarios a petición del Gobierno, tras anunciar este martes un incremento de 300.000 barriles a partir del 1 de abril, según ha informado la firma en un comunicado a la Bolsa del país. Según esta nota, “Aramco ha recibido directrices del Ministerio de Energía para elevar la producción hasta el máximo nivel sostenible de 12 a 13 millones de barriles diarios”.

En cuanto a la prima de riesgo española (el diferencia del bono a 10 años respecto del alemán), ha bajado con fuerza hasta los 96 puntos básicos, un 12% menos. El bono español a 10 años se sitúa en el 0,22%, mientras que el bund alemán se ha depreciado de forma leve (aunque sigue en terreno negativo) y se queda en el -0,74%.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante el coronavirus

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50