El supervisor bursátil de EE UU investiga las prácticas comerciales de BMW

La SEC sospecha que el fabricante alemán habría inflado sus datos de ventas

Agencias

La Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) ha abierto una investigación sobre las prácticas comerciales del fabricante alemán de automóviles BMW, según ha reconocido un portavoz de la compañía en declaraciones al diario The Wall Street Journal. Según el rotativo, la SEC estaría examinando si la multinacional habría inflado sus datos de ventas al contabilizar los concesionarios como vendidos vehículos aún pendientes de comercialización. FCA fue multado en septiembre en EE UU por prácticas parecidas.

Oficinas centrales de BMW en Múnich (Alemania).
Oficinas centrales de BMW en Múnich (Alemania).CHRISTIAN BRUNA / EFE

El supervisor bursátil de EE UU ha abierto una investigación sobre las prácticas comerciales del fabricante de automóviles BMW, según reconoció el lunes un portavoz de la compañía alemana en declaraciones al diario The Wall Street Journal. “La SEC se ha puesto en contacto con nosotros y cooperaremos completamente con su investigación”, indicó el portavoz de la empresa alemana.

Más información

Según el rotativo, la SEC estaría investigando al fabricante bávaro por inflar supuestamente los datos de sus ventas en EE UU, al contabilizar los concesionarios como vendidos vehículos aún pendientes de ser comercializados. No sería la primera vez que el supervisor sanciona a un fabricante de automóviles por prácticas de este tipo. El pasado septiembre, el conglomerado Fiat Chrysler Automobiles (FCA) se vio forzado a abonar una multa de 40 millones de dólares (unos 36 millones de euros) por haber contabilizado en sus cuentas mensuales como vendidos coches que aún no habían sido comercializados.

Para BMW, esta investigación supone un nuevo dolor de cabeza. El beneficio del fabricante alemán sufrió una caída del 74% en el primer trimestre del año en relación con el mismo periodo del anterior. Este resultado se explica por la provisión de 1.400 millones de euros para hacer frente a una posible multa de la Comisión Europea, que la acusa de violar las reglas de competencia comunitarias. Bruselas sospecha que el fabricante bávaro llegó a acuerdos con sus competidores Daimler y Volkswagen para frenar el desarrollo de variantes más limpias.

El mes pasado, BMW también acordó pagar una multa de 28 millones de euros en Alemania. En este caso, la sanción zanjaba una investigación antimonopolio sobre las prácticas de compra de acero de la industria entre 2004 y 2013.

A los problemas regulatorios se añade la caída generalizada en las ventas de vehículos en mercados clave que está afectando a todos los grandes actores de la industria. El beneficio de BMW retrocedió un 37,1% entre enero y septiembre, aunque en el tercer trimestre mejoró su marca: gracias a la puesta en marcha de una intensa política de reducción de costes, logró repuntar un 11,7% sobre el mismo periodo de 2018.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50