Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA para la venta de la Operación Chamartín a Merlin

La entidad reconoce que hubo conversaciones con la socimi, pero señala que en este momento "no continúan"

Vista aérea de los terrenos donde se desarrollará la conocida como Operación Chamartín en Madrid En vídeo, así será Madrid Nuevo Norte.

El BBVA deja en suspenso la venta a Merlin Properties de Distrito Castellana Norte (DCN), también conocido como Operación Chamartín. El banco presidido por Carlos Torres reconoce que la socimi, entre otros inversores, mostró interés por hacerse con los derechos de explotación del mayor proyecto inmobiliario de España con 3,3 millones de metros cuadrados, y que mantuvieron conversaciones preliminares que ya “no continúan”.

La entidad financiera remitió el domingo a última hora de la tarde de ayer un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para confirmar las negociaciones y su entrada en vía muerta. En el comunicado el BBVA señala que por la “importancia y singularidad del proyecto”, y tras la reciente aprobación por parte del Ayuntamiento de Madrid, “es lógico” que inversores financieros e industriales muestren interés en el mismo. “Como accionista mayoritario de DCN, la prioridad de BBVA hoy es avanzar en el proceso de aprobación del proyecto y garantizar su éxito”, concluye el escueto comunicado enviado al supervisor bursátil.

Aunque las conversaciones estaban en sus primeras etapas, la inmobiliaria Merlin Properties había ofrecido al BBVA intercambiar las 700 oficinas de su propiedad que tiene alquiladas al banco a cambio de los derechos de explotación de la Operación Chamartín, el proyecto urbanístico del norte de Madrid. Para el banco, el canje tenía el atractivo de volver a ser propietario de las sucursales sin un desembolso y evitar el consumo de capital por ser inquilino que marca la ley.

Hasta ahora, el BBVA controla el 75% del capital de DCN y la constructora San José el 25% restante. El proyecto, del que tres cuartas partes se destinarán a usos públicos, tendrá viviendas, oficinas, locales comerciales, equipamientos y zonas verdes. Está desarrollado en 45.000 folios y 1.200 planos, lo que da una idea de la magnitud del proyecto.

El Ayuntamiento de Madrid aprobó el proyecto el 29 de julio pasado por unanimidad de todos los grupos políticos, que dieron el visto bueno a la modificación del plan general, pendiente de los últimos trámites de la Comunidad de Madrid. Esta aprobación supone el desbloqueo de un proyecto largo y lleno de altibajos en el que está implicado el BBVA desde hace 26 años.

Un largo proceso

Los derechos de esta codiciada zona en el norte de Madrid estaban en manos de la antigua Argentaria que, tras la fusión con el BBV, se convirtió en uno de los proyectos estrella del BBVA, aunque posteriormente sufrió más contratiempos de los previstos y se convirtió en una pesadilla en la que invirtió cantidades relevantes de dinero sin un retorno claro. El anterior presidente de DCN fue Antonio Béjar, destituido por el BBVA poco antes de que se aprobara el proyecto por el Ayuntamiento tras ser investigado por la Audiencia Nacional por su presunta vinculación con el caso Villarejo. Álvaro Aresti fue su sustituto.

Los terrenos sobre los que se va a desarrollar el proyecto de la denominada Operación Chamartín se extienden a lo largo de una franja de terreno alargada de más de 5,6 kilómetros de longitud y hasta un kilómetro de ancho, que atraviesa el norte de la ciudad de Madrid, desde la calle Mateo Inurria, junto a Plaza de Castilla, hasta la M-40. En total, abarca una superficie de 3,3 millones de metro cuadrados, de los cuales, y tras descontar el espacio que ocupan las vías del tren y la M-30, únicamente se actuará sobre 2,3 millones, según el proyectio final de DCN.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >