Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

WeWork aplaza el estreno bursátil presionada por los inversores

La compañía confía en que la oferta pública de acciones pueda realizarse este año

Oficinas compartidas de la compañía WeWork
Oficinas compartidas de la compañía WeWork EFE

El estreno bursátil de WeWork tendrá que esperar. La dirección de la compañía cedió a la presión de los inversores y decidió en el último minuto aplazar la oferta pública de acciones. La colocación estaba plagada de dudas, tanto por la sostenibilidad de su negocio como por cuestiones de gobierno corporativo. No se ha dado la fecha concreta de su debut pero confían en que sea este año.

La idea de WeWork era haber iniciado los últimos preparativos de la oferta esta misma semana, con la presentación de los méritos de la operación a los inversores para sobre la base de la demanda poder fijar el primer rango de la oferta. La semana pasada eligió incluso el Nasdaq como el mercado en el que iba a cotizar. La respuesta al plan inicial, sin embargo, fue muy negativa y se habló incluso de la suspensión.

WeWork, que se dedica al alquiler de espacios de oficina amueblados, estaba valorada en 47.000 millones de dólares cuando se realizó la última ronda de financiación a comienzos de año. La presión hizo que sus dueños discutieran reducir esa valoración a la mitad o incluso más. Una de las grandes dudas está relacionada con sus deudas masivas y cómo podría capear una crisis económica con ese lastre.

“Esperamos con ansia nuestra próxima salida a Bolsa”, afirma la compañía en una breve nota de prensa, en la que señala que espera que “se complete para finales de año”. “Queremos agradecer a todos nuestros empleados, miembros y socios por su compromiso”, concluye. Entre sus principales accionistas se encuentra el conglomerado Softbank. El estreno está vinculado a una línea de crédito de 6.000 millones.

Ante tanta negatividad, la opción del aplazamiento se hizo evidente este pasado lunes. Softbank, por su parte, trató de mantener viva la operación comprometiéndose a comprar acciones en el momento del estreno bursátil por valor de 750 millones. Pero si se hubiera producido la colocación, la compañía no había recaudado ni 2.000 millones, la mitad de lo que esperaba.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información