Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empleo en el sector turístico bate récords pese a que crece al menor ritmo en los últimos seis años

La temporalidad en estas actividades se mantiene en el 32,8%

empleo turismo
Un camarero sirviendo bebidas en una terraza en Madrid

El sector turístico sigue generando empleo. Ha sido el motor que más ha tirado del mercado laboral durante la recuperación y con ese empuje ha batido sus récords de ocupación varias veces en los últimos años. Lo ha vuelto a hacer en este segundo trimestre, llegando a casi 2,7 millones de ocupados. No obstante, ya no crece al ritmo que lo hacía. El aumento anual de empleo del 1,5% es el incremento más bajo de los últimos seis años, según los datos de Turespaña, a partir de la encuesta de población activa del segundo trimestre de 2019.

Esta evolución va en paralelo con lo que está sucediendo en el conjunto del mercado laboral. Las últimas estadísticas muestran una clara desaceleración en la creación de empleo. Sigue aumentando la ocupación, pero no como lo hacía desde que comenzó la recuperación. Y eso exactamente es lo que sucede en el sector turístico, ya que hay que retroceder hasta 2013 para encontrar una cifra peor. Entonces se destruyó empleo.

La evolución paralela ha hecho que se mantenga el peso del sector turístico en el mercado laboral. esos 2,69 millones de trabajadores en el sector representan el 13,6% de todo el empleo que hay España, un porcentaje similar al del año pasado. 

Dentro de las diferentes actividades que se desarrollan en el sector turístico, el transporte de viajeros ha sido clave para que aumente el empleo, ya que tanto en hoteles como en bares y restaurantes menguó. Especialmente significativo es el retroceso del empleo en agencias de viajes, que cayó en un 21,2%.

Si el análisis se hace desagregando el empleo entre asalariados y autónomos, el resultado es desigual. Mientras los primeros suben hasta los 2,2 millones, un 2,3% más que en el mismo trimestre del año anterior; los segundos bajan. Esto tiene como resultado una tasa de salarización (ratio entre asalariados y total de ocupados) del 82,4%.

Un elemento positivo en la evolución del último año es la evolución del empleo indefinido, que ha ganado terreno en un sector en el que, tradicionalmente, hay mucha inestabilidad. La ganancia de unos y el retroceso de otros, los temporales, ha llevado a que la temporalidad se sitúe en el 32,8%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >