Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empleo en el turismo llega al nivel de la construcción en el ‘boom’

Los ocupados del sector suponen el 13,7% del empleo total en España, cinco décimas más que los del ladrillo en 2007

El turismo ha sido uno de los principales motores que ha sacado a la economía española de la crisis. Y también se ha convertido en la cabeza tractora del empleo. Tanto ha sido así que en primavera, el sector turístico empleaba a 2,65 millones de personas, según los cálculos de Turespaña a partir de la Encuesta de Población Activa. Esta cifra roza el máximo que llegó a marcar la construcción en pleno boom y supone un 13,7% del total del empleo que hay en España ahora, seis décimas más que el ladrillo en 2007. No obstante, la temporalidad, por encima del 35%, es mayor que en el conjunto del mercado laboral.

A la par que el sector turístico ha ido batiendo récords de llegada de turistas y de ingresos en los últimos años, también ha aumentado la mano de obra que necesitaba. En 2014, Turespaña calculaba que en 2014 esta actividad empleaba a algo más de 2,2 millones en el segundo trimestre. Cuatro años después, supera de largo los 2,6 millones, en torno al 20% más.

El empleo en el turismo llega al nivel de la construcción en el ‘boom’

Lo más probable es que esta cantidad crezca bastante en el tercer trimestre, el que incluye el verano, la época en que las empresas vinculadas al sector turístico contratan a más trabajadores. Por tanto, es fácil que con la siguiente edición de la EPA, la cifra que extrae Turespaña se acerque todavía más a los tres millones de ocupados en esta actividad.

Esos dos millones y medio de ocupados (2,17 millones de asalariados y 483.861 autónomos) representan un 13,7% de la fuerza laboral española (19,34 millones). Desde 2009, estas cifras convierten al turismo en el principal sector empleador del país, sustituyendo a la construcción, actividad que reinó en el empleo en los años del boom inmobiliario. En 2007, cuando la burbuja del ladrillo estaba a punto de estallar, la construcción llegó a emplear a 2,7 millones de personas, según los datos del INE. No obstante, entonces la población ocupada rebasaba los 20,5 millones, por lo que el porcentaje se quedó en el 13,1%.

Un motor laboral menos potente en salarios

El sector turístico sustituyó a la construcción como motor del empleo en España, pero se trata de un motor de menor cilindrada, al menos en lo que a salarios se refiere. En 2008, los 2,5 millones de trabajadores de la construcción recibían un salario medio anual de 20.706,7 euros, según la encuestra de estructura salarial del INE, un 48% más que un ocupado de la hostelería, que no llegaba a los 14.000.

Según la misma encuesta, en 2016, último año con datos disponibles, los ocupados de la hostelería apenas ganan un 1,2% más, 14.125,3 euros. Los salarios en la construcción han mejorado más, un 7%, hasta 22.163,46 euros.

Admite Exceltur en su estudio que el altísimo porcentaje de empleados de base en el sector turístico (el 89,9%) sesga a la baja los datos sobre salario. La elevada temporalidad, con contratos de escasa duración —incluso de días u horas— y el trabajo a tiempo parcial lastran los sueldos. Así, el coste salarial medio por hora trabajada en el primer trimestre de este año fue de 9,32 euros en la hostelería, por 11,73 euros la hora en la construcción.

El tirón del sector turístico durante la recuperación e, incluso, en buena parte de la crisis ha elevado el peso de la mano de obra del sector servicios a su punto más alto en las series estadísticas, el 75,5% del total en 2017. La otra causa hay que buscarla en la pérdida de protagonismo de la construcción, que pese a recuperar empleo desde hace tiempo sigue muy por debajo del elevado listón que dejó antes de su hundimiento.

El lado negativo de este gran volumen de empleo está en la alta temporalidad, provocada por la alta estacionalidad inherente a la propia actividad. Entre abril y mayo, el 35,2% de todos los asalariados del sector tenían un contrato con fecha de caducidad, 9,6 puntos porcentuales más que la media del sector servicios y casi 8,5 puntos más que la media de todo el mercado laboral español, que ya de por sí destaca en Europa por ser el país con una mayor tasa de temporalidad. Esta tasa, además, ha ido creciendo desde que Turespaña recopila los datos de empleo: en el segundo trimestre de 2009, era el 31,4%. No obstante, en el último año han crecido a mayor ritmo los contratos indefinidos (un 6,7%) que los temporales (2,7%) por lo que el 35,2% de temporalidad de este año es casi un punto porcentual inferior que el del mismo periodo de 2017.

La estacionalidad de la actividad y, por tanto, la temporalidad se traducen en una importante volatilidad del empleo en el sector que da trabajo centenares de miles de personas más en verano que en invierno. Por poner un ejemplo, en el tercer trimestre de 2017, el turismo empleaba a 2.660.915 personas. Tres meses después, a 141.000 personas menos, y 240.000 menos seis meses más tarde, ya en 2018, en el primer trimestre, el más flojo para el empleo turístico.

Precisamente la alta temporalidad fue la brecha por la que se coló la gran destrucción de empleo que hubo en la primera recesión de la crisis pasada. En aquellos primeros compases el desplome afectó, sobre todo, a la construcción, que también suele tener una tasas de temporalidad más altas que el del resto de la economía.

El empleo en el turismo llega al nivel de la construcción en el ‘boom’

El lobby turístico Exceltur, que agrupa a una veintena de grandes empresas del sector turístico, admitía en un reciente informe sobre empleo que la temporalidad y el trabajo a tiempo parcial afectaban en mayor medida al empleo turístico que al resto del mercado laboral, así como que resultaba más difícil diseñar programas de formación, pero justificaba estos fenómenos en la propia naturaleza del sector, con una demanda muy variable entre épocas del año, días de la semana e incluso entre distintos momentos del día. Aún así, subrayaba que esa variabilidad de la demanda era muy superior a la del empleo en el sector.

Turespaña considera que las ramas propias del sector turístico son la de servicios de comidas y bebidas, es decir, bares, restaurantes o servicios de catering, la de alojamientos (hoteles, campings y albergues) , la de transporte de viajeros, y un cajón de sastre que presenta como otras actividades en la que incluye el alquiler de vehículos o las agencias de viajes. Dentro de este desglose, las dos primeras, que componen la hostelería, son las que más mano de obra emplean, 1,75 millones, de los que 1,32 corresponden a la restauración –según el mencionado estudio de Exceltur, solo el 27% del empleo en restauración está directamente relacionado con el turismo-.

Por comunidades, Cataluña, la comunidad autónoma que más turistas recibe (19 millones de viajeros extranjeros más unos cinco millones de nacionales en 2017, según el INE) es la comunidad con más personas ocupadas en el turismo, 457.944 en el segundo trimestre de este año, un 1,2% más que el mismo periodo del año pasado. Aunque no es el segundo destino en número de turistas, Andalucía es la segunda región con más ocupados, 433.853, un 7,5% más. Aunque en número de visitantes Madrid no se acerca a las cifras de Baleares o Canarias, supera con creces a estas comunidades en empleo: casi 400.000 trabajadores frente a 169.000 y 244.000, respectivamente.

Más información