Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles ya consumen en los bares tanta cerveza como antes de la crisis

El crecimiento del canal hostelero en 2018 lleva que se superen por primera vez los 40 millones de hectolitros

Un camarero sirve cervezas en un bar de Sevilla.
Un camarero sirve cervezas en un bar de Sevilla.

Pese a un inicio renqueante, 2018 terminó siendo "un buen año" para el sector cervecero español, que aumentó su producción y sus exportaciones en un entorno de crecimiento del consumo. De hecho, por primera vez se bebieron en España más de 40,16 millones de hectolitros, 26,91 de ellos (el 67%) en bares y restaurantes, lo que supone superar el volumen de consumo en hostelería de 2007, antes del estallido de la crisis. El impulso se debió sobre todo al crecimiento de la exportación, que volvió a batir sus marcas, y a la llegada de turistas. Para este año, al comienzo de la temporada alta para la bebida, el sector se muestra optimista y confía en superar las cifras del año pasado.

Según el Informe socioeconómico del sector de la cerveza publicado este martes por la patronal Cerveceros de España junto con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y presentado en el ministerio, en 2018, se produjeron en España 38,4 millones de hectolitros de cerveza, un 2,2% más que el año anterior. Según ha destacado Jacobo Olalla, director general de Cerveceros, "en la última década, la producción ha crecido un 13,6%, de modo que España se afianza como el cuarto productor de la Unión Europea, muy cerca de Polonia, el tercero" (40,38 millones de hectolitros), y el 11º del mundo. Alemania es el líder europeo, con algo más de 93 millones, y China, el líder mundial, con 440 millones.

La patronal obtiene la cifra de consumo sumando a la producción las importaciones (4,7 millones de hectolitros) y restándole las exportaciones (2,97). Así, calcula que por primera vez se consumieron en España más de 40 millones de hectolitros, 40,16, un 1,5% más que en 2017 y el sexto año consecutivo de aumento. En este punto, tanto Olalla como el ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, han destacado la importancia de la llegada de turistas extranjeros, que el año pasado alcanzó un nuevo récord con 82,8 millones, en el tirón del consumo cervecero. También la coyuntura económica favorable y la estabilidad fiscal (la cerveza está clasificada oficialmente como alimento y se grava con un IVA del 10%) están detrás del aumento del consumo.

El ministro ha subrayado especialmente el hecho de que se haya recuperado especialmente el consumo de cerveza en el canal hostelero, que recuperó el nivel de antes de la crisis. En los bares se bebió más cerveza que nunca, 26,91 millones de hectolitros, el 67% del total y un 7,9% más que el año anterior. El aumento del consumo en bares contrasta con el descenso del registrado en el hogar, que cayó a 13,25 millones de hectolitros, un 9,4% menos. Durante la crisis, el consumo de cerveza fuera del hogar se retrajo, hasta tocar suelo en 2013 con 21,83 millones de hectolitros (62%). "El crecimiento del consumo fuera del hogar es una buena muestra de la evolución socioeconómica de España, de cómo nos va; está en relación con el empleo y la renta disponible", ha apuntado el ministro.

También ha celebrado esta cifra Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España, la patronal de los bares y restaurantes, que ha añadido que el 86% del gasto en cerveza se realiza fuera del hogar.

Sector exterior

Un año más, los cerveceros han destacado el dato de la exportación, que en 2018 volvió a registrar máximos históricos. Las productoras españolas exportaron 2,97 millones de hectolitros, un 2,9% más que el año anterior y más de cuatro veces más que hace una década. Los principales destinos de la exportación de cerveza española fueron Portugal (765.774 hectolitros), China (542.181) y el Reino Unido (467.132).

El ministro Planas ha afirmado que el dato de exportación, que supone 225 millones de euros, es "fundamental" y "demuestra el dinamismo del sector", si bien ha explicado que la balanza comercial cervecera es aún deficitaria. En 2018, se importaron 4,7 millones de hectolitros, por valor de 292 millones de euros, por lo cual la diferencia entre exportaciones y exportaciones es de 67 millones de euros. Planas ha destacado, no obstante, que el año anterior la diferencia fue de 84 millones, por lo que "hemos mejorado, estamos en el camino del equilibrio".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información