Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo soberano de Noruega se convierte en el segundo accionista de CaixaBank

Norges Bank aprovecha la caída de la acción y eleva su participación por encima del 3%

caixabank
La sede de Caixabank en Barcelona

Norges Bank, que gestiona el fondo soberano de Noruega, reveló ayer que cuenta con un 3,011% del capital de CaixaBank, participación que le convierte en el segundo accionista del banco. Solo Criteria Caixa, que controla un 40% del capital, le supera, mientras que el fondo de inversión estadounidense Invesco Limited es el tercero, con un 2,025%, según los datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

El fondo de las pensiones noruego es un accionista tradicional de la entidad catalana. Al cierre del año pasado controlaba un paquete equivalente al 0,89%, que valoraba en 192,8 millones de dólares (170,8 millones de euros), según su memoria de inversiones. Con la valoración de las acciones de CaixaBank al cierre de la sesión de ayer (2,47 euros), Norges contaría con una inversión valorada en torno a los 450 millones de euros.

El mayor inversor europeo ha aprovechado la caída del precio de la acción de CaixaBank en la primera mitad del año para reforzar su inversión. Desde finales del año pasado los títulos del banco han perdido un 20% de su valor, una caída similar a la ocurrida en el conjunto del sector, afectado por el contexto de bajos tipos de interés, que presionan su margen de negocio. El valor de la entidad catalana volvió ayer a caer un 2,21%.

CaixaBank está inmerso en la implementación de su nuevo plan de negocio para el periodo 2019-2021, en el que prevé elevar la rentabilidad sobre recursos propios hasta el 12% y ganar 2.700 millones en 2021 (ante los 1.985 millones del año pasado).

Ese plan contemplaba el cierre de 800 oficinas, lo que ha obligado a negociar con la mayoría de los sindicatos un recorte de plantilla que supondrá la salida de 2.023 personas de la entidad. CaixaBank comunicó al regulador que las indemnizaciones vinculadas a ese recorte laboral le supondrá un impacto en las cuentas de 890 millones de euros.

En un acto ayer en Pamplona, el presidente de CaixaBank hizo una lectura positiva del contexto económico en España, pero advirtió de la necesidad de “seguir perseverando en líneas de actuación que nos han permitido estos años tener unos resultados mejores que el conjunto de la zona euro”, como la productividad. Avisó que “no nos dejemos engañar o deslumbrar por primas de riesgo muy bajas, como las de las últimas semanas; o deslumbrar por tipos de interés a largo plazo muy bajos que nos están viniendo por la evolución de la política monetaria global y por los riesgos geopolíticos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >