Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dia amenaza a los bancos con no ejecutar la ampliación de capital si no le dan nueva liquidez

El fondo del magnate Mijail Fridman recuerda que el sábado acabó el plazo fijado hace un mes para lograr 380 millones de financiación extra

Dia supermercado
Fachada de una tienda Dia, en Madrid.

El fondo Letterone, dueño de los supermercados Dia, presiona a los bancos para cerrar la financiación que necesita para poner en marcha sus planes de reflote de la cadena. En un hecho relevante remitido a la CNMV, el fondo luxemburgués recuerda a los acreedores que aún no ha cerrado un pacto sobre los 380 millones de nueva financiación que se incluían en el preacuerdo alcanzado el pasado 20 de mayo, asunto que debía resolverse antes del 15 de junio. Por ello, aunque aún no se ha levantado de la mesa de negociación, advierte de que se reserva su derecho a hacerlo y no seguir adelante con la ampliación de capital de 500 millones que el grupo necesita para salir de la situación de quiebra y para implementar el plan de rescate.

Efectivamente, en el acuerdo sobre la financiación que Letterone alcanzó in extremis con el Banco de Santander el pasado 20 de mayo, el llamado "Lock-Up Agreement", se incluía una serie de motivos por los que el acuerdo podría darse por terminado. Uno de ellos era que antes del 15 de junio se hubieran suscrito los "contratos y la documentación vinculante por parte de Dia y de los prestamistas correspondientes en relación con las Nuevas Líneas de Financiación", es decir, de los 380 millones de euros extras que Letterone pidió a los bancos acreedores —a los que ya debía otros cerca de 900 de un préstamo sindicado obtenido en diciembre—, destinados a "financiar las necesidades de liquidez del negocio".

Dicho plazo expiró el sábado sin acuerdo, pese a que, dice el fondo, desde el 20 de mayo Letterone "ha estado realizando sus mejores esfuerzos". También señala que, pese al fin del plazo, se sigue en negociaciones y asegura que "Dia continuará trabajando con Letterone y los acreedores sindicados para tratar de alcanzar un acuerdo lo antes posible".

Pero acto seguido, declara que, aunque "no ha ejercitado su derecho a terminar el Lock-Up Agreement, se reserva su derecho a hacerlo en cualquier momento si considerase que no es posible alcanzar pronto un acuerdo ejecutable" sobre la financiación.

Recuerda asimismo que ese acuerdo es condición para la inyección de 500 millones que Dia necesita, a la que el fondo se comprometió cuando lanzó la opa en el mes de febrero y que fue aprobada por la junta de accionistas de Dia el pasado 20 de marzo. "La ejecución de la ampliación de capital", dice Letterone, "será eficaz, y por tanto estará disponible para la sociedad, una vez se alcance un acuerdo con los acreedores sindicados que garantice una estructura de capital viable a largo plazo para Dia".

Dia necesita esos 380 millones para seguir operando y hacer frente al pago de 306 millones de euros en bonos que vencen el 22 de julio. Este dinero extra se incluyó en el acuerdo de refinanciación por el que los bancos y otras entidades acreedoras accedieron a aplazar hasta 2023 los vencimientos de deuda. El montante se divide en tres tramos (200 millones en tres años, otros 100 millones a tres años cuando se acaben los primeros 200 y otros 80 millones a un año) y en los dos últimos podían participar tanto nuevos prestamistas como los actuales acreedores sindicados. El acuerdo contemplaba que a cambio de poner más dinero para los tramos segundo y tercero, los acreedores sindicados mejoraban la calidad de su deuda, es decir, se situaban en mejor situación de cobro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información