Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La revolución tranquila de Global Dominion

El grupo tecnológico espera duplicar sus beneficios en cuatro años apostando sobre todo por los servicios

Trabajadores de Global Dominion
Trabajadores de Global Dominion

El grupo vasco se servicios y soluciones tecnológicas Global Dominion quiere duplicar sus beneficios en cuatro años con una oferta más amplia para crecer en los mercados ya consolidados y en los nuevos en todo el mundo. Además asegurá que lo hará sin olvidar su compromiso con la comunidad en la que nació y, de forma especial, con sus accionistas a quienes promete unos dividendos de un tercio de los beneficios a partir de este ejercicio. Así lo explica en el plan estratégico que ha presentado recientemente y que supone una hoja de ruta para el periodo 2019-2022. Actualmente, el grupo opera en 30 países, cuenta con una plantilla de 8.000 empleados y en 2018 logró un beneficio neto de 25,8 millones de euros, un 5,5% más que en 2017, con unas ventas que crecieron un 32% hasta sumar 1.084 millones. Los resultados del primer trimestre sugieren que la empresa, de momento, está en el buen camino para lograr los objetivos que se ha marcado para los próximos cuatro años: el beneficio neto mejoró un 14% hasta los 6,7 millones con una cifra de negocio ajustada de 212,6 millones, el 11% más.

Si en el plan estratégico Dominion se marca como objetivo crecer un 5% en ventas, la compañía ya ha dicho que al menos en 2019 los ingresos van a crecer al 7%. Y ha puntualizado que el objetivo de duplicar el beneficio no hay que calcularlo sobre los 25,8 millones de 2018, sino sobre los 32 millones del neto recurrente, es decir, la meta es ganar 64 millones en 2022. “Hay que tener en cuenta que Dominion ha heredado una extraordinaria capacidad de gestión de CIE Automotive [la compañía de la que fue filial y cuyo 50% entregó a sus accionistas el pasado año] y que, en su caso, lo importante no es lo que hacen, sino cómo lo hacen, su eficacia para conseguir buenos resultados incluso en sectores extremadamente competitivos y con un endeudamiento prácticamente cero”, asegura el analista de Norbolsa, Andrés Viedma.

Cultura propia

Crecer puede difuminar una organización. Y eso supone un riesgo de perder la identidad y la cultura propias. Uno de los objetivos del plan estratégico de Dominion hasta 2022, es precisamente evitarlo. Cuando se refiere a su organización interna y a la relación con los grupos de interés, especifica que va a afrontar un proceso de selección de lo que denomina Top 100 de personas extraordinarias. “Nosotros no tenemos activos como plantas de producción, nuestros activos son las personas y por lo tanto las personas son nuestros embajadores”, explica la directora de desarrollo corporativo y de relación con los inversores, Patricia Berjón.

En Global Dominion son ya unas 8.000 personas y con mucho personal sobre el terreno, con proyectos concretos, o en tiendas en el caso de los procedentes de Phone House. “Somos una compañía de personas y nuestra cultura, nuestra forma de hacer, es lo fundamental. Nuestras señas de identidad las transmitimos a través de las personas y, en ese sentido, esas personas son los guardianes de esta cultura”. El Top 100 hace referencia a esa situación. “Nos tenemos que rodear de talento y el que ya tenemos lanzarlo como los embajadores de esta cultura”, dice Berjón, “para que la cultura dominante allí donde vamos sea la nuestra”.

La compañía basa su éxito en la diversificación de sus productos en telecomunicaciones, seguros, energía y servicios de hogar, dirigidos para los clientes finales, nuevos servicios a empresas con soluciones tecnológicas en el ámbito de la industria 4.0, y con una estrategia de estar cada vez más cerca del cliente final. Es decir, ofrece servicios, como ellos mismos definen, “apalancados en soluciones”. El 60% del negocio está en Europa y África, el 29% en América y el 11% en Asia y Oceanía. En Europa más de 45% de su negocio son los servicios. Dentro de este área, como define la directora de desarrollo corporativo y de relación con los inversores, Patricia Berjón, lo que se busca es “la recurrencia a largo plazo, no es el pelotazo, el trabajo continuo, y centrar esos servicios en un mundo digital, en el que la tecnología es un medio para lo que quieres conseguir”. Dominion no busca tecnificar toda la industria sino digitalizar aquello que aporta valor a la compañía pública o privada, como cuando diseña soluciones para mejorar la eficiencia energética en la industria que se lo demanda.

El equipo directivo de la compañía sabe que para desenvolverse en un entorno tan cambiante es fundamental ser muy flexibles, no tener estructuras pesadas sino muy dinámicas, y sobre todo ser fieles a su cultura financiera e industrial e implantarla allí donde van. “Hemos crecido en el entorno industrial vasco, creemos y aplicamos la disciplina financiera. Creemos en una cultura en la que lo que no son cuentas son cuentos”, ratifica Berjón.

Global Dominion contempla el crecimiento en Asia, preferentemente en India, sobre todo después de que en diciembre del pasado año adquiriera el 51 % de la firma india de soluciones industriales Bygging India Limited (BIL) por 5,1 millones. Esta firma facturó unos 20 millones. El equipo directivo cree que es una buena plataforma también para crecer en Vietnam e Indonesia, sin dejar de lado países de África, entre ellos Marruecos, Túnez y Angola. La corporación quiere aprovechar la progresiva digitalización de la economía para ganar presencia en todos los sectores. “Me parece relevante que Global Dominion se esté diversificando tanto, pero con una apuesta clara y central por los servicios basados en soluciones concretas. Aunque los servicios te dejan menos margen, te dan más seguridad con ingresos recurrentes”, explica Viedma.

Nueva plataforma

El experto de Norbolsa también cree que los mercados están expectantes ante la apuesta de la compañía por la plataforma Smart House. La compra de Phone House ha facilitado una parte de la infraestructura a esa plataforma para que los clientes puedan consultar con una sola herramienta todos los servicios de que disponen en sus hogares, como ADSL, teléfono, luz, agua, seguros del coche, de vida, y además disponer de asesoramiento y recomendaciones de la mejor tarifa de luz en función del tipo de consumo que tienen, o del mejor precio para el seguro del coche y de los vencimientos de sus pólizas, por ejemplo.

Global Dominion compró el pasado marzo el 60% de la firma española Flip Energía, gestor de consumos de energía que desarrolla su actividad bajo la marca Alterna, por valor de 5,9 millones de euros para atraer nuevos clientes. Cuando en julio de 2017 compró Phone House España, el consejero delegado de la empresa vasca, Mikel Barandiaran dijo: “Nos hemos anticipado a la transformación digital y consolidación de los servicios en el mundo industrial; y queremos posicionarnos también como integrador de los servicios de valor añadido para el hogar”. Viedma cree que la evolución de Smart House “puede marcar la diferencia”.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >