Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez sienta en el banquillo a Rato por cobrar comisiones de la publicidad de Bankia

El magistrado abre juicio oral contra el expresidente de la entidad financiera y exvicepresidente del Gobierno

Rato, en una comparecencia en el Congreso.
Rato, en una comparecencia en el Congreso.

Rodrigo Rato, exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia, volverá a sentarse en el banquillo de los acusados. El Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid ha dictado auto de apertura de juicio oral contra el exbanquero por el presunto trato de favor en la concesión de contratos publicitarios de la entidad financiera a dos agencias llamadas Zenith y Publicis, según ha informado este miércoles el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. En esta causa, pieza separada de una investigación más amplia sobre el origen de su patrimonio y bautizada como caso Rato, se le imputa la comisión de un delito de corrupción en los negocios. Y la Fiscalía le pide una pena de cuatro años de cárcel y una multa de 2,5 millones de euros.

Los tribunales vuelven a cercar así a la figura del PP que encarnó el supuesto "milagro económico" gestado por los Gobiernos de José María Aznar. En prisión desde el pasado octubre por una condena de cuatro años y medio por apropiación indebida en el caso de las tarjetas black, Rato aún tiene varias causas pendientes. De hecho, desde el pasado noviembre, el expresidente de Bankia se sienta en el banquillo de la Audiencia Nacional acusado de engañar a inversores por falsear las cuentas de la entidad de marzo de 2011 antes de su salida a Bolsa. En este proceso, el ministerio público solicita cinco años de cárcel para él.

En la resolución del juzgado, fechada este martes y conocida este miércoles, el magistrado Antonio Serrano-Arnal también envía al banquillo a otras 12 personas. Son José Manuel Fernández Norniella, exconsejero ejecutivo de Bankia y exsecretario de Estado de Comercio; Alberto Portuondo, presunto testaferro de Rato; Teresa Arellano, secretaria personal del exvicepresidente del Gobierno; Miguel Ángel Montero, administrador de numerosas empresas familiares del exministro de Economía; Domingo Plazas, asesor fiscal del exdirigente popular,  y siete directivos de Zenith y Publicis.

A todos ellos, incluido a Rato, el juez les ha impuesto paralelamente una fianza de responsabilidad civil de 4.522.154 euros. En caso de que no se abone, se "procederá al embargo de sus bienes hasta completar la cantidad reclamada", les advierte el juez en su auto, al que ha tenido acceso EL PAÍS.

La investigación del caso Zenith y Publicis puso en el punto de mira una supuesta comisión de 2,02 millones de euros cobrada a raíz de los contratos firmados por Bankia en los ejercicios 2011 y 2012 con estas dos agencias de publicidad. Anticorrupción señala que Rato, desde su llegada a Caja Madrid, colocó a varias personas de su máxima confianza dentro de la entidad financiera, con el objetivo de asegurarse su control y poder obtener un beneficio de los acuerdos de publicidad que iban a ponerse en marcha con motivo de la expansión de la marca Bankia y de su salida a Bolsa.

"Conocedor de que los gastos en contratación de publicidad iban a ser elevados, con desprecio al principio de lealtad a que le obligaba su cargo, Rato decidió sacar provecho económico personal", describió la Fiscalía en su escrito de acusación provisional, donde señala que el presidente de Bankia se valió de personas con quienes mantenía lazos personales y profesionales para "cobrar comisiones".

Para poner en marcha su plan, además, el exvicepresidente del Gobierno y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) recurrió a Albisa Inversiones, una sociedad controlada por Portuondo, su presunto testaferro. Según los investigadores, esa empresa transfirió 835.024,64 euros a una de las compañías controladas por el expolítico, Kradonara 2001. Esa sería su parte en la comisión.

El magistrado rechaza, por su parte, la solicitud de la Fiscalía de abrir juicio oral contra Miguel Robledo, responsable de comunicación externa en Caja Madrid-Bankia, y Beatriz Colomer García, colaboradora de Portuondo, a la que colocó en Bankia para estar al tanto de sus negocios con la entidad crediticia, según los investigadores. El juez recuerda que ya decretó el archivo de la causa abierta contra ellos en un auto del pasado 20 de febrero.

Tres causas por su papel en el banco

  • Las tarjetas black. Rodrigo Rato lleva siete meses en prisión por su condena de cuatro años y medio por el caso de las tarjetas opacas, sobre el que dictó sentencia el Supremo en octubre de 2018. Responsables de la entidad y beneficiarios de tarjetas (63 condenados) dispusieron "a su antojo" del dinero de la entidad para gastos personales "sin control de ninguna clase y sin reflejo fiscal".
  • Las cuentas de Bankia. Rodrigo Rato se sienta estos meses en el banquillo, junto a otros 34 acusados, por el caso Bankia, donde se juzga si los inversores que acudieron a la salida a Bolsa del banco en 2011 lo hicieron engañados por unas cuentas falseadas (las de marzo de 2011) que no reflejaban la imagen fiel de la entidad. 
  • La publicidad de Bankia. El juez acaba de abrir juicio oral contra Rato y otras 12 personas para determinar si cobraron comisiones y se aprovecharon de su posición para intermediar en contratos de publicidad con las agencias Zenith y Publicis. Este caso deriva de una investigación más amplia sobre su patrimonio.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información