Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump se dispone a aplazar seis meses la decisión sobre los aranceles a los coches europeos

EE UU prepara en paralelo el proceso para retirar los gravámenes al acero y el aluminio que aplica a México y Canadá

El presidente Donald Trump en el jardín de la Casa Blanca
El presidente Donald Trump en el jardín de la Casa Blanca AP

El espectro del alza de los aranceles de Estados Unidos a las importaciones de vehículos desde Europa se disipa, al menos durante 180 días. El presidente Donald Trump, en plena batalla comercial con China, ha optado por relajar la presión a sus aliados aplazando la posibilidad de aplicar un impuesto aduanero de hasta un 25% para proteger a sus fabricantes domésticos. Espera así crear el margen necesario para que pueda avanzar la negociación.

La decisión de Trump no es oficial aún, pero fue adelantada por medios financieros estadounidenses citando a fuentes de la industria. El aplazamiento de seis meses tampoco es una sorpresa, porque la medida proteccionista contaba con una fuerte oposición por el daño económico que podía provocar. Los fabricantes de EE UU tampoco habían reclamado este tipo de ayuda a la Casa Blanca.

El plazo que se fijó Trump para adoptar una decisión vence el próximo sábado, cuando está previsto que anuncie el aplazamiento. El presidente ya amenazó durante la campaña electoral con imponer los aranceles, con el argumento de la seguridad nacional. Pero la asociación que representa a la industria en EE UU ya elaboró un estudio en el que advirtió que el impuesto aduanero elevaría el precio de los coches y afectaría las ventas.

Las matriculaciones en EE UU empiezan a moderarse, tras tocar techo hace dos años. Se calcula que el arancel podría encarecer el precio final de los automóviles en hasta 6.800 dólares. Las caídas en las ventas, además, afectarán al empleo. La Unión Europea, por su parte, advirtió que responderá a la acción proteccionista con la imposición de aranceles a productos importados estadounidenses.

El proceso para aplicar los aranceles se inició en mayo, pero el Departamento de Comercio no envió su primer borrador de recomendación hasta noviembre. “Sería inusual que tome una acción que indudablemente afectará al bolsillo del consumidor a un año de que arranque la campaña”, señala el Center for Strategic and International Studies. La medida también puede enfurecer a los concesionarios, políticamente muy influyentes.

Metales

La tregua se anuncia en plena escalada de la batalla arancelaria con China. El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, dijo en una comparecencia pública en el Congreso que tiene “esperanza” de que se pueda llegar finalmente a un acuerdo que evite el enfrentamiento total. De momento no hay fijada una fecha para una nueva ronda de negociaciones. En paralelo, EE UU trata de cerrar el frente que tiene abierto con México y Canadá por las importaciones de acero y aluminio.

El representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, tenía previsto reunirse este miércoles con la ministra canadiense de Exteriores, Chrystia Freeland. Durante el encuentro estaba previsto que discutieran los pasos que se van a dar para retirar el impuesto aduanero. Los dos socios comerciales de EE UU lo consideran esencial para poder avanzar en el proceso de ratificación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, NAFTA por sus siglas en inglés. “Estamos cerca de un entendimiento”, añadió Mnuchin, “es una prioridad”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >