Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Air France-KLM no levanta vuelo e incrementa sus números rojos

En los tres primeros meses del año, la aerolínea franco-holandesa elevó sus pérdidas en un 19% hasta los 320 millones de euros

Un avión de Air France, en el aeropuerto Charles-de-Gaulle (París).
Un avión de Air France, en el aeropuerto Charles-de-Gaulle (París). REUTERS

Air France-KLM lleva un año turbulento y según sus datos de facturación, el 2019 no muestra un mejor panorama. De acuerdo a las cifras, presentadas este viernes, la aerolínea registró en los tres primeros meses del año unas pérdidas de 320 millones de euros, lo que supone un 19% más con respecto al mismo periodo de 2018. Según ha explicado el propio grupo franco-holandés, estas cifras se deben principalmente al alza del precio de los carburantes.

Concretamente, entre enero y marzo, la facturación del grupo, que incluye Air France, KLM, HOP!, Transavia y Joon, aumentó un 3,1%, hasta los 5.986 millones de euros. El beneficio bruto antes de explotación (Ebitda) fue de 424 millones de euros, un 31,7% menos que en los tres primeros meses de 2018, mientras que el resultado operativo del primer trimestre se saldó con unas pérdidas de 303 millones de euros, frente a los 118 millones de euros, también negativos, de un año antes. El principal motivo fue la disminución de los ingresos unitarios del 1,9% que la empresa relacionó con el hecho de que las vacaciones de Pascua en 2019 fueron en abril y con el aumento de las capacidades de las compañías aéreas.

Por separado, Air France registró un Ebitda de 204 millones de euros, un descenso de 91 millones, con un aumento del 4,1% de su facturación, hasta los 3.698 millones de euros. El resultado de explotación de la aerolínea gala fue también negativo, con unos números rojos de 256 millones de euros. KLM, por su parte, obtuvo un Ebitda de 208 millones de euros (-107 millones) y unos ingresos de 2.385 millones de euros, lo que supone un descenso del 0,1%. El resultado de explotación se situó en -56 millones.

En el conjunto del grupo Air France-KLM, el número de pasajeros aumentó un 3% , pero al mismo tiempo el coeficiente de ocupación de los aviones bajó un 0,3%. La factura de carburante, incluyendo las coberturas, ha ascendido hasta 1.201 millones de euros, un 13,2% más en cifras absolutas, lo que significa 140 millones más, de los cuales 44 millones fueron por el encarecimiento del precio y 34 millones por el alza de volúmenes.

A 31 de marzo su deuda neta se sitúa en 5.761 millones de euros, un descenso de 403 millones de euros comparada con el último trimestre del ejercicio de 2018. Con estos datos, el ratio deuda/Ebitda se sitúa en 1,4 veces, estable en comparación con diciembre. 

CONTEXTO INCIERTO

Estos resultados se producen meses después de una crisis interna que terminó con la dimisión del entonces consejero delegado, Jean-Marc Janaillac y su remplazo por el canadiense Benjamin Smith. El conflicto empezó en febrero de 2018 con unas protestas salariales de su plantilla que llevaron a la aerolínea a cancelar cientos de vuelos programados y a perder cerca de 270 millones de euros.

Tras meses de incertidumbre, y en una maniobra que el ejecutivo francés calificó de “incomprensible” e “inesperada”, el Gobierno holandés se hizo con el 14% de la empresa el pasado marzo, lo cual lo coloca casi en el mismo nivel que la administración francesa que cuenta con el 14,3% del capital de la compañía. Poco después París y La Haya lanzaron un comunicado conjunto en el que afirmaban estar reforzando su cooperación para lograr la “buena gobernanza del grupo, su desarrollo, su crecimiento y la mejora de sus resultados” en un mercado “muy competitivo” como es el de las aerolíneas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >