Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia pide explicaciones al Gobierno holandés tras su “incomprensible” entrada en Air France-KLM

París espera al ministro de Finanzas holandés para que “aclare sus intenciones”, dice el presidente Macron

El presidente de Air France-KLM, Benjamin Smith (derecha) y el jefe de KLM, Pieter Elbers
El presidente de Air France-KLM, Benjamin Smith (derecha) y el jefe de KLM, Pieter Elbers REUTERS

La entrada por sorpresa del Gobierno holandés en el capital de Air France-KLM no ha sentado nada bien a la compañía aérea europea, que este miércoles se desplomó en Bolsa, ni a Francia, cuyas autoridades, empezando por el presidente, Emmanuel Macron, han reclamado una explicación a una maniobra “incomprensible” y realizada sin avisar a París.

El Gobierno (francés) no ha sido informado de esta decisión y de su aplicación. Tomo nota. Le corresponde ahora al Gobierno holandés aclarar sus intenciones en este caso”, dijo Macron durante una comparecencia en el Elíseo junto a la canciller alemana, Angela Merkel. Poco antes, el ministro de Economía, Bruno Le Maire, había calificado de “incomprensible” e “inesperada” la decisión de La Haya y anunció la visita este viernes a primera hora de su par de Finanzas holandés, Wopke Hoekstra, para que dé las explicaciones que hasta ahora no ha recibido París.

La decisión de entrar en el capital de la aerolínea franco-holandesa provocó este miércoles una caída en la Bolsa de París que en horas de la mañana llegó hasta el 13% del valor de Air France-KLM.

La noticia fue anunciada la pasada noche por Hoekstra, quien en rueda de prensa explicó que el Gobierno francés se ha hecho con el 12,68% de las acciones de la aerolínea, por un valor de 680 millones de euros. El objetivo, agregó, es lograr una “posición equivalente” en la compañía a la del Gobierno francés, que ostenta el 14,3% de Air France-KLM.

Lo que La Haya busca, explicó, es “poder influir directamente en el desarrollo futuro de Air France-KLM para asegurar de la mejor manera posible el interés público holandés”.

Esta decisión “espectacular”, según la define el diario económico Les Echos, se produce tras largas semanas de tensiones entre el nuevo director general de Air France-KLM, el canadiense Benjamin Smith, y el director general de KLM, Pieter Elbers.

Air France y KLM se fusionaron en 2004, aunque siguen operando de manera bastante independiente. Una prueba fueron las huelgas que la rama francesa de la compañía realizó el año pasado y que no fueron secundadas por sus colegas holandeses. Las protestas acabaron con el hasta entonces director general del consorcio, Jean-Marc Janaillac, sustituido en agosto pasado por Smith.

Según Les Echos, el canadiense buscaba imponer su presencia en el consejo de administración de KLM para reforzar el control del grupo sobre la compañía holandesa y llegó a amenazar a Elbers con no renovar su mandato en abril si no aceptaba sus condiciones. Finalmente, agrega el diario económico galo, el martes pasado se logró una solución de compromiso justo antes de que la compañía anunciara sus resultados anuales, que revelaron un beneficio neto de 409 millones de euros en 2018, más del doble que el año precedente, pese a las huelgas en Air France y el aumento del precio del carburante. De acuerdo con el pacto alcanzado, Elbers salvaba su puesto e incluso recibía el título de director general adjunto del grupo Air France-KLM junto a su homóloga de Air France, Anne Rigail. A cambio sin embargo, los administradores de KLM debían aceptar la entrada de Smith en su consejo, algo interpretado por parte de la compañía holandesa como una “concesión peligrosa”, señala Les Echos. Y eso, por su parte, empezó a hacer elevar las voces de quienes reclamaban una intervención del Gobierno holandés para contrarrestar la influencia de la parte francesa de la aerolínea y hasta del Estado francés.

Un trasfondo que, a juicio del ministro francés Le Maire, sigue sin justificar la inesperada maniobra de La Haya. “Estamos en un sector muy competitivo y tenemos que tener un solo objetivo, el refuerzo de la competitividad de Air France-KLM”, dijo en rueda de prensa junto con el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, en París.

“En el transporte aéreo, Air France-KLM es un éxito y es mejor consolidarlo. Y se consolida mejor mediante el diálogo y la transparencia que por sorpresa”, subrayó, visiblemente molesto.

Tras una reunión celebrada este miércoles para discutir la maniobra holandesa, el consejo de administración de Air France-KLM dijo “tomar nota” de la adquisición de capital por parte del Gobierno de La Haya y se aprestó a “confirmar sus compromisos” ante el Estado holandés de “reforzar el desarrollo del (aeropuerto) de Schiphol como hub europeo y apoyar el desarrollo de KLM”. No obstante, advirtió de que permanecerá “muy vigilante” sobre las consecuencias de esta acción “para el grupo, sus colaboradores, su gobernanza y la percepción del mercado”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información